Hombres armados violan a hija de familia que iba de vacaciones a Mazatlán

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La noche del pasado jueves 24, una familia sinaloense se dirigía a disfrutar del feriado de Semana Santa en el Puerto de Mazatlán, pero no llegó. Un grupo armado les salió al paso en las inmediaciones de El Quelite, en la carretera libre Culiacán-Mazatlán y violó a una de las hijas.

En ese territorio hay fuerte presencia de grupos delincuenciales, pero por el periodo vacacional se montó un operativo estatal en el que el gobierno del panista Mario López Valdéz presumió un despliegue de 13 mil elementos y mil 200 vehículos para la vigilancia.

“Yo quiero justicia, que esto no le pase a otras personas. ¿Quién sabe cuántas familias han pasado por esto?, ¿Y quién sabe cuántos han desaparecido ahí?”, acusó la madre de la víctima.

Relató que ese jueves Santo la familia salió alrededor de las seis de la tarde de su casa para recoger al primo de su esposo.

“Yo iba atrás con mis dos hijas, una es menor, estaba dormida pero me desperté porque la camioneta se detuvo. Vi que había un restaurante y una gasolinera, me dijo mi esposo que su primo iba a orinar y en ese momento nos llegaron. Salió un grupo de cinco hombres, dispararon, todos estaban armados y encapuchados”, narró la mujer cuyo nombre se omite.

Los delincuentes subieron a su esposo a la camioneta, y a su primo le dispararon. Creyeron que había muerto porque se quedó tirado al pie de la carretera.

“Yo me puse arriba de mis hijas para protegerlas, y ahí aventaron a mi esposo; los hombres se subieron en la parte de adelante y se dieron la vuelta en ‘u’. Nos metieron a un camino”. Ahí ocurrió la agresión sexual, recordó.

“Siempre nos apuntaron con armas largas, a mi esposo lo separaron, le detuvieron las manos y le taparon la cabeza. A mí me arrebataron a mi hija y se la llevaron atrás, abusaron sexualmente de ella. Yo me aferré a la otra niña y le tapé los oídos, pero yo estaba llorando de impotencia”, siguió.

El secuestro duró cerca de dos horas y el grupo armado los dejó ir, pero la pesadilla continuó. Lastimados y asustados llegaron a El Quelite a pedir ayuda, pero se las negaron y dejaron claro por qué: tenían miedo.

Era de madrugada cuando encontraron apoyo en una tienda en la entrada de Mazatlán. Más tarde acudieron a poner su denuncia en la Subprocuraduría de Justicia de la zona sur.

Por su parte, el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Sinaloa, Juan José Ríos Estavillo, informó que iniciarán una investigación por la agresión a la familia.

Afirmó que buscarán a todas las partes involucradas para documentar la agresión, de la que no dieron cuenta las autoridades, sino la familia afectada.

Comentarios

Load More