Aprueba el Senado ley sobre zonas económicas especiales en el país

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con el objetivo de dar facilidades fiscales, aduaneras y tributarias a inversionistas que apuesten por el crecimiento económico de las regiones más pobres del sur-sureste del país, el Senado aprobó con 88 votos a favor y ocho en contra la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales y una adición al artículo 9 de la Ley General de Bienes Nacionales.

En la discusión, los legisladores modificaron la minuta proveniente de la Cámara de Diputados para aclarar o complementar cuestiones relacionadas con las actividades que pueden realizarse en estas Zonas Económicas Especiales (ZEE), así como la especificación de los beneficios fiscales y el régimen aduanero, las reglas aplicables a los Administradores Integrales e Inversionistas, entre otros puntos.

La mayoría del Senado rechazó las reservas que presentaron los senadores Mario Delgado, del PRD, y Marco Antonio Blázquez Salinas y Manuel Bartlett, Díaz, del PT, en tanto que la senadora del PRD, Dolores Padierna, presentó un voto particular y rechazó que esta reforma tenga algún beneficio social.

Padierna también criticó a las ZEES porque se dan concesiones de áreas geográficas hasta por 40 años, prorrogables a otros 40.

La bancada más dividida frente a esta minuta fue la del PRD. En tanto Padierna y Delgado expresaron críticas, legisladores como Armando Ríos Pitter y Zoé Robledo, del mismo partido, apoyaron esta nueva ley.

Al fundamentar el dictamen, el senador José Yunes Zorrilla, presidente de la Comisión de Hacienda, afirmó que la creación de las ZEE tiene por objetivo propiciar condiciones de convergencia económica a favor de la población que habita en el sur y centro del país, sin generar perjuicios a los mexicanos.

Con esta ley, argumentó, “se generará mayor infraestructura que permita superar las barreras geográficas de lo que se produce en los mercados, generar condiciones para que exista un mejor valor agregado en esas regiones y, particularmente, se puedan encadenar productivamente”.

La ley le otorga amplios poderes a la Secretaría de Hacienda, ya que será esta dependencia la que genere un dictamen de viabilidad para que una zona pueda ser susceptible de las “bondades y beneficios”, que incluyen fomento económico, facilidades para obtener licencias y medidas administrativas, así como beneficios fiscales.

Además, se crea la figura de un “administrador integral”, quien tendrá un alcance de coordinación con los niveles de gobierno y generará las condiciones que permitan la participación del Estado, el sector social y la iniciativa privada.

A su vez, el presidente de la Comisión de Comercio, el panista Héctor Larios, afirmó que las ZEE deben tener apoyos subsidiarios y fiscales, facilidades aduaneras y de promoción para que tengan éxito y generen “empleos de calidad”.

Al argumentar a favor del dictamen, el senador del PRD Armando Ríos Piter destacó que este dictamen “abre la puerta para concebir a un país con un desarrollo y crecimiento más equilibrado”, y permitirá eliminar condiciones de marginación en entidades como Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Campeche, Tabasco y Quintana Roo.

La presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos, la senadora del PRI Graciela Ortiz González, dijo que se trata de abandonar viejos esquemas y dar paso a nuevos planes para generar crecimiento económico.

Luis Armando Melgar, senador del Verde y presidente de la Comisión Especial de Productividad, también detalló los beneficios para las personas físicas o morales, pero admitió que ésta “no es una panacea”, pero sí una “apuesta certera” para avanzar.

Las críticas

Al presentar su voto particular, la senadora del PRD Dolores Padierna afirmó que sufragaría en contra porque la iniciativa regala la riqueza, extensiones de tierra, exenciones fiscales y tasas de interés preferenciales, sin garantías de cumplimiento.

“Si el propósito de la ley fuera impulsar el desarrollo en las regiones con mayor rezago social, entonces las ZEE deberían establecerse en estos tres estados (Guerrero, Chiapas y Oaxaca), y dentro de ellos en los municipios con nivel de marginación más alto, lo cual no se cumple en ninguna de las tres zonas económicas especiales anunciadas por el Ejecutivo”, argumentó Padierna.

“Las zonas económicas especiales se basan en el viejo dogma, ese sí, viejo dogma ideológico neoliberal, de crear riqueza para luego ‘distribuirla’, cuando sabemos que después eso nunca ha llegado. Esta iniciativa no incluye una sola línea para distribuir la riqueza”, fustigó la legisladora perredista.

Mario Delgado, exsecretario de Finanzas del DF, afirmó que “el error que comete la iniciativa es partir de la consideración de que en todas las circunstancias los agentes privados son mejores que los administradores públicos”.

A su vez, Manuel Bartlett, senador del PT, indicó que la creación de las ZEE constituye la claudicación de la obligación del Estado mexicano a impulsar el desarrollo bajo su rectoría.

“Es vergonzoso que se apoye esta ley, cuando los desarrolladores se convertirán en administradores de estados y regiones completas, con la facultad de expropiar la tierra de los mexicanos. Vamos con toda claridad hacia la entrega del territorio nacional”, acusó Bartlett.

 

Comentarios