Documenta la CDHDF anomalías que provocaron dos suicidios en juzgados

Perla Gómez Gallardo, titular de la CDHDF. Foto: Octavio Gómez Perla Gómez Gallardo, titular de la CDHDF. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) documentó los casos de dos personas que se suicidaron a menos de una hora de haber sido puestos bajo custodia de juzgados de Justicia Cívica del gobierno capitalino.

En la Recomendación 3/2016, el organismo determinó que en ambos casos se violaron sus derechos a la libertad personal, al debido proceso y a la vida. Además, señaló como responsables a la Consejería Jurídica y de Servicios Legales y a la Secretaría de Seguridad Pública por su actuar en los casos registrados en 2011 y 2013.

Durante la presentación de esta recomendación, la ombudsman  Perla Gómez explicó que en el primer caso, la Comisión constató que la persona agraviada fue detenida y presentada en un Juzgado Cívico de la delegación Coyoacán por elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI).

La aprehensión fue con el argumento de que traía un bote de pegamento PVC, pese a que esa acción no está establecida como conducta infractora en la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal.

Peor aún, el juez ordenó su arresto al determinarlo responsable de inhalar solventes en la vía pública, sin advertir que el certificado médico de su estado físico determinó que no presentaba olor característico ni se encontraba intoxicado.

Más: el juez instruyó el procedimiento contra la víctima, sin la presencia del secretario que lo debe de asistir para darle legalidad a sus actos. Ante toda esta cadena de violaciones, la persona determinó quitarse la vida.

La presidenta de la CDHDF expuso que en el segundo caso violatorio, personal de Justicia Cívica en la delegación Tláhuac omitió atender la recomendación del personal de salud que solicitó poner una vigilancia estrecha a la persona que estaba en el juzgado cívico “por la condición física que presentaba”. La consecuencia fue que ésta se privó ella misma de la vida.

En ambos casos, el organismo destacó la falta de prevención y adopción de las medidas “adecuadas, oportunas y eficaces para salvaguardar la vida de las personas detenidas” para evitar el suicidio.

Recomendaciones

Gómez Gallardo destacó que aunque las causas del suicidio en las galeras sean complejas, “algunas personas parecen ser especialmente vulnerables a este acto cuando tienen que hacer frente a eventos difíciles de la vida o a una combinación de factores de estrés; por lo que el desafío para la prevención es identificar a las personas que son más susceptibles”.

Por todas estas razones, la CDHDF recomendó a las dependencias responsables cumplir con la reparación integral a la familia de los fallecidos y hacer un diagnóstico para identificar las necesidades del personal, acondicionamiento o remodelación de los espacios de custodia en los juzgados cívicos.

También sugirió la implementación de sistemas de monitoreo de personas en custodia a través de cámaras, el diseño de un programa de atención a suicidios y capacitación para el personal que labora en la Dirección de Justicia Cívica del gobierno local.

En este contexto, Gómez Gallardo recordó que en el 2004 la Comisión publicó el Informe especial sobre la situación de los juzgados cívicos en el Distrito Federal, cuya conclusión fue que “las severas deficiencias en el funcionamiento de los juzgados cívicos radicaba en tres factores principales: presupuesto insuficiente, comportamiento indebido de los servidores públicos e inadecuado diseño institucional”.

Y aunque reconoció que el gobierno capitalino ha invertido “una cantidad importante” de recursos para mejorar su funcionamiento, los casos representados en la Recomendación 3/2016 “son una muestra de que las acciones han sido insuficientes y de que las fallas que aún persisten deben atenderse”.

 

Load More