Pablo Escandón evade tema de empresa de su esposa en #PanamaPapers

El empresario Pablo Escandón Cusi. Foto: Especial El empresario Pablo Escandón Cusi. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El dueño de Nacional de Drogas (Nadro), Pablo Escandón Cusi, evadió responder sobre la operación que realizó su esposa Marina Matarazzo, a través de la firma panameña Mossack Fonseca para adquirir Marzam.

Después de asistir al seminario Lograr el crecimiento incluyente en México, en el que Escandón Cusi estaba programado para participar como panelista de la mesa “Transformando los programas de salud en oportunidades para el crecimiento incluyente de México”, el también miembro del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN) se negó a dar una declaración al reportero Enrique Hernández de la revista Forbes y a este reportero de la agencia Apro.

Incluso, ambos periodistas fueron agredidos por su personal de seguridad.

Al salir del Centro Cultural Tlatelolco, donde se llevó a cabo el seminario promovido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Colegio de México (Colmex) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el empresario se fue caminando de prisa, flanqueado por dos de sus empleados, una mujer y hombre.

Sin detener su camino, los reporteros le cuestionaron sobre el tema de Marzam a lo que Escandón Cusi se limitó a responder:

“Puedo hablar sobre Funsalud, esto es lo que tengo pendiente ahorita en la Fundación Mexicana para la Salud…”.

Inmediatamente, el joven que acompañaba al dueño de la farmacéutica empezó a forcejear con el reportero de Forbes, mientras que Escandón Cusi aceleró el paso para abordar una camioneta Land Rover oscura.

Este reportero le reviró a la gente de Escandón Cusi que no tenía por qué agredir al compañero. Entonces el joven alto, delgado, vestido de jeans azul y camisa rosa encaró y empujó a este reportero.

Después, el empleado de Escandón Cusi caminó unos pasos y volteó sólo para insultar al reportero de Forbes: “Bola de grasa, no escuchaste lo que acaban de decir de la obesidad”. Partió por separado en una camioneta Jeep negra de lujo, junto con la mujer.

Critica a negocios

El presidente del Consejo Directivo de la Fundación Mexicana para la Salud no participó en la mesa en la que estaba programado. Sin embargo, en la sesión de preguntas y respuestas y desde su asiento tomó el micrófono para criticar al modelo de negocios que prevalece en México sobre miles de consultorios establecidos junto a farmacias de diferentes cadenas.

Aún más, acusó que existe “gran conflicto de interés” en el tema, lo que no beneficia a los mexicanos. Así lo dijo, a pesar de que su esposa estuvo involucrada en septiembre pasado en la operación que realizó el fondo de inversión Moench Coöperatief que adquirió 50% más acciones de Grupo Marzam por mil 350 millones de pesos, como lo informó Proceso en su edición del pasado 13 de abril.

Marina Matarazzo fue partícipe del Proyecto Interstellar, en el que se articulaban 12 compañías anónimas, una fundación, un fideicomiso y tres bancos esparcidos entre Holanda, Suiza y Nueva Zelanda, de acuerdo con #PanamaPapers, los cuales fueron filtrados al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), el periódico alemán Süddeutsche Zeitung y otros 109 medios de comunicación del mundo, entre ellos Proceso.

Aunque la OCDE condenó la creación de empresas offshore a través de Mossack Fonseca, Pablo Escandón Cusi apareció en el seminario, donde se abordaron temas como la corrupción y la falta de transparencia en el sector salud.

Más aún, Carlos Mena, titular de la Autoridad Investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) aseguró, en un artículo publicado en el periódico Reforma en marzo pasado, que las manipulaciones de licitaciones o concursos se dan de las más diversas maneras y las empresas logran un acuerdo que limita la competencia.

“Con este tipo de estrategias ganan los que se coluden y las instituciones públicas pagan precios más altos por lo adquirido o contratado. De acuerdo con estudios internacionales, estas prácticas incrementan en promedio 35 por ciento los precios, en el caso mexicano han llegado a más del 70% en ciertas licitaciones”, alertó el funcionario.

Comentarios

Load More