Con Peña creció casi 35% el padrón de contribuyentes: SAT

Enrique Peña Nieto, titular del Ejecutivo. Foto: Miguel Dimayuga Enrique Peña Nieto, titular del Ejecutivo. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los asalariados del país siguen siendo el sostén del fisco federal. Conforman el grueso de los contribuyentes activos del país. Y los impuestos que pagan –que les retienen los patrones, más bien– son los que generan más ingresos al erario público.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) difundió casi a la medianoche del pasado domingo su Informe tributario y de gestión correspondiente al primer trimestre de 2016.

En él se da cuenta de que hay 51 millones 909 mil 738 contribuyentes activos, de los que 30.2 millones, cerca de 58% –casi seis de cada 10–, son asalariados, personas físicas que trabajan para un patrón.

Otros 19.9 millones, el 38%, son otras personas físicas. Y un millón 800 mil contribuyentes son personas morales, empresas, que significan 3.5% del total de contribuyentes.

Dicha estructura –en el sentido de que tributan más los asalariados que las empresas– es la misma en cualquier régimen tributario. Lo que es relevante aquí es que si bien ningún asalariado se escapa del fisco –su pago de impuestos no es voluntario, sino que se los retiene el patrón– las empresas cuentan con toda una gama de posibilidades –legales e ilegales– para no pagar impuestos.

Valga contrastar este dato: según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en su último censo económico, en 2013 había 4 millones 230 mil 745 “unidades económicas”, es decir empresas de todos los tamaños.

Pero según el padrón de contribuyentes activos que acaba de dar a conocer el SAT, sólo 1.8 millones de ellas paga impuestos. Si se pudieran comparar las cifras, podría decirse que ni siquiera la mitad de las empresas –en su mayoría pequeñas y medianas; muchos verdaderos “changarros”– paga impuestos.

Si se tuviera el dato a 2016 –que no lo hay, pues los censos económicos se realizan cada cinco años y el próximo se levantará hasta 2018–, sin duda que el porcentaje de “unidades económicas” que tributan sería mucho menor.

La cifra de contribuyentes activos –51.9 millones– en los primeros tres meses del año, dice el SAT, resultó superior en 3.8 millones, un aumento de 7.9%, respecto del registrado en el mismo periodo de 2015.

Sin embargo, en la actual administración ha sido explosivo el aumento de contribuyentes registrados en el padrón, impulsado sobre todo a partir de 2014, año en que entró en vigor la reforma hacendaria.

Datos del SAT señalan que en diciembre de 2012, cuando inició el gobierno de Enrique Peña Nieto, el padrón de contribuyentes era de 38 millones 473 mil 767 personas.

Es decir, al cierre de marzo había aumentado en 13 millones 435 mil 971 contribuyentes, un aumento de casi 35% respecto de la primera fecha.

Más contribuyentes, pero también un trabajo más efectivo de fiscalización y todo el nuevo instrumental de la reforma fiscal han hecho posible un aumento sensible en la recaudación, a grado tal que los impuestos han compensado la caída de los ingresos públicos por una extraordinaria baja en los precios petroleros y una reducción de la producción petrolera nacional de exportación.

Según el Informe Tributario, los ingresos por vía de impuestos se establecieron, en la Ley de Ingresos de 2016, en un monto de 629 mil 545 millones de pesos para el primer trimestre del año. Sin embargo, resultaron de 723 mil 130 millones, un monto superior en 93 mil 585 millones de pesos, un 14.9% nominal más, y 6.1% en términos reales, es decir, descontada la inflación.

El impuesto líder fue el Impuesto sobre la Renta (ISR), que recaudó 73 mil 862 millones de pesos más que los programados para el primer trimestre. Se esperaban 344 mil 940 millones y se obtuvieron 418 mil 803 millones de pesos; un aumento nominal de 21.4% y 8.3% real.

El otro impuesto líder, el IVA (Impuesto al Valor Agregado), tuvo un desempeño más moderado. Se había programado una recaudación de 184 mil 678 millones de pesos, y apenas se obtuvieron 3 mil 98 millones más, para dar 187 mil 776 millones, un aumentito nominal de 1.7%.

Tan endurecido está ahora el SAT, que hasta las devoluciones de impuestos son menores ahora. En el primer trimestre de 2015 se hizo una devolución total de impuestos por 81 mil 890 millones de pesos; en el mismo periodo de este año, la devolución fue de 77 mil 466 millones, es decir, una devolución menor en 4 mil 424 millones 200 mil pesos, una reducción de -5.4% nominal y de -7.9% real.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso