Adolescentes embarazadas en México, en mayor riesgo de exclusión: Save the Children

Campaña de sensibilización sobre el embarazo adolescente. Foto: Margarito Pérez Campaña de sensibilización sobre el embarazo adolescente. Foto: Margarito Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las adolescentes embarazadas o con hijos están en mayor riesgo de exclusión en México, país donde ocurren 77 nacimientos por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años, aseguró la organización Save the Children.

En un estudio titulado “Estado de las Madres en México: Embarazos y Maternidad Adolescente”, destaca que México es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con la mayor tasa de natalidad en mujeres adolescentes.

Y entre 2007 y 2012, añade, los nacimientos en una mujer menor de 20 años se incrementaron en cerca de 15%, registrando un promedio de más de 460 mil nacimientos anuales.

“Recientemente Save the Children presentó su nueva campaña global Hasta el Último Niño y Niña, en la que destaca que las y los adolescentes son una población excluida, pues no existen políticas públicas integrales que favorezcan su desarrollo y el ejercicio de sus derechos. Y en este marco, uno de los temas que hemos identificado como central es el embarazo adolescente”, afirmó María Josefina Menéndez, directora ejecutiva de Save the Children en México.

De acuerdo con el reporte –lanzado previo a la conmemoración del Día de las Madres–, las y los adolescentes enfrentan retos en el acceso a la información y a servicios de salud sexual y reproductiva: 90% reporta haber escuchado sobre métodos anticonceptivos, pero 14.7% de los hombres y 33.4% de las mujeres no usaron protección en su primera relación sexual; además existe una disparidad en el uso de métodos anticonceptivos entre las diferentes entidades del país.

“Una de cada dos adolescentes de entre 12 y 19 años que inicia su vida sexual se embaraza por causas relacionadas con la violencia sexual, la nupcialidad temprana, el no uso o uso incorrecto de anticonceptivos, y en general la poca educación integral en sexualidad que tienen las y los adolescentes especialmente a edades tempranas. De no trabajar con estos factores de raíz, las adolescentes embarazadas o con hijos seguirán enfrentando niveles altos de exclusión en su educación, economía y por supuesto en la toma de decisiones sobre su vida”, enfatizó la directora de la organización.

El estudio de Save the Children revela que aproximadamente una tercera parte de los embarazos en adolescentes no son planeados, no obstante, un alto porcentaje de ellos son deseados por causas relacionadas con la falta de oportunidades de desarrollo y de contextos en donde la maternidad es el único rol valorado de las mujeres en sus comunidades.

La organización destaca que entre 2006 y 2014 hubo casi 100 mil nacimientos de mujeres menores de 15 años que probablemente están relacionados con abuso o violencia. Sin embargo, la violencia sexual hacia adolescentes no se mide adecuadamente en nuestro país.

Respecto a la nupcialidad temprana, al menos una de cada cinco mujeres contrae una unión conyugal antes de cumplir los 18 años de edad, y las jóvenes hablantes de una lengua indígena presentan proporciones de matrimonio infantil superiores a 40% en los estados de Chiapas, Guerrero y Veracruz.

El reporte también pone énfasis en los retos que enfrentan las adolescentes con hijos respecto a su salud, educación y economía. De acuerdo con datos oficiales, el 83.9% del total de egresos hospitalarios en mujeres de 15 a 19 años se relacionan con el embarazo, parto y/o puerperio.

Asimismo, desde 2010 existe un alza sostenida en la mortalidad materna adolescente, presentándose la mayoría (70%) bajo atención médica. Respecto a la educación, el embarazo es una de las principales causas de deserción escolar entre las mujeres adolescentes: 59% con antecedente de embarazo sólo cursó hasta la secundaria.

Las cifras están íntimamente relacionadas con las condiciones y oportunidades de desarrollo económico que se les ofrece a las mujeres adolescentes con hijos: el 33% de las mujeres de 20 a 24 años que fueron madres adolescentes en México se encuentran en el quintil más pobre, según el estudio.

En este sentido, Save the Children llamó al Estado y a la sociedad mexicana a trabajar en tres garantías por y para las adolescentes. En primer, lugar, contar con financiamiento justo, es decir, que se asigne a la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente (ENAPEA) un presupuesto progresivo y transparente, y una asignación presupuestaria progresiva y suficiente para el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.

En segundo término, que se eliminen las barreras de discriminación que afectan los derechos de las y los adolescentes, es decir, armonizar programas y estrategias locales sobre educación y servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes conforme a su reconocimiento en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (NNA).

Asimismo, asegurar que en todos los códigos civiles esté homologada la edad mínima para el matrimonio, ya que a la fecha existen 25 entidades de la República que no lo han hecho tal como lo estipula la Ley General de los Derechos de NNA, y poner en marcha programas que incrementen la participación económica, social y política de las mujeres adolescentes.

El último punto tiene que ver con rendir cuentas y mejorar la participación de los adolescentes, ello a través de contar con datos desagregados que permitan conocer a profundidad el tema de embarazo adolescente y de las adolescentes con hijos para crear políticas públicas que respondan de manera eficiente a un problema multicausal, así como contar con diagnósticos que favorezcan escuchar las voces de las y los adolescentes para comprender los retos que enfrentan y definir las soluciones clave.

Save the Children también presentó el Ranking de las Madres, herramienta que permite conocer cuáles son las oportunidades más favorables o los mayores retos para asegurar el desarrollo y supervivencia infantil y materna dentro de las 32 entidades federativas de México.

Load More