Acapulco, el Irak guerrerense (Video)

Los rastros del enfrentamiento entre policías y sicarios en Acapulco. Foto: Xinhua / Javier Verdín Los rastros del enfrentamiento entre policías y sicarios en Acapulco. Foto: Xinhua / Javier Verdín

Las videograbaciones de dos tiroteos ocurridos el 24 de abril en la costera Miguel Alemán se difundieron masivamente en internet y evidenciaron la violencia exacerbada que asuela Acapulco. Ese día la avenida dedicada al turismo sufrió lo que padecen las colonias y barrios periféricos del puerto, que son cotidianos campos de batalla entre hordas de niños y jóvenes sicarios a las órdenes de algún cártel local. Pese a ello, las autoridades acapulqueñas insisten en minimizar los hechos, acusan de todo a las redes sociales y afirman que la ciudad “no es Irak”. Pero la terca realidad los contradice.

ACAPULCO, Gro. (Proceso).- La calle central de la colonia Renacimiento nada tiene que ver con la costera Miguel Alemán. Aquí el aire es seco y los árboles son tan escasos como los turistas después de una balacera. Es el otro Acapulco, insalubre, pobre y marginado, donde apenas se oculta el sol la gente se refugia en sus casas ante el peligro de ser presa de sicarios o halcones.

Todos los días las colonias y barrios de las orillas de Acapulco son campo de batalla entre hordas de niños y jóvenes sicarios a las órdenes de alguno de los cárteles locales. La ciudad tiene el primer lugar en el cuadro de terror de todo el país con 312 desaparecidos en 2015. Los números rojos de asesinatos se volvieron ultravioletas desde 2012, cuando empezó a disputar el primer sitio en ese rubro con Cuernavaca, Tijuana, Ciudad Juárez o Ecatepec. El año pasado Acapulco fue considerada la segunda ciudad más peligrosa del mundo, con casi mil 200 asesinatos.

Los habitantes de las colonias marginales se han acostumbrado a los tiroteos diarios y a las ejecuciones que ya son plática cotidiana. Pero la noche del 24 de abril esa violencia periférica bajó hasta la zona turística de la costera Miguel Alemán creando una ola de pánico como nunca se había visto aquí.

“El lunes Acapulco parecía como si fuera un día después de la fiesta de Navidad. No había nadie en las calles, todos los negocios estaban cerrados. Los taxis no salieron a trabajar, ni los bolilleros que venden el pan todas las mañanas salieron”, dice una muchacha de la colonia Coloso, otra de las zonas más peligrosas del puerto.

Ese 25 de abril las calles principales de Acapulco estaban desiertas. “Fueron 3 mil 800 negocios los que cerraron ese día, nunca había visto algo así”, precisa Alejandro Martínez, representante de la Cámara Nacional de Comercio en Acapulco.

La noche anterior había habido un par de balaceras a lo largo de la costera. Empezó por la playa de La Condesa, en el restaurante Tamales Licha, donde según la versión oficial un grupo de policías federales se enfrentó con cobradores de cuotas de un cártel. La balacera siguió en el hotel Alba Suites, donde se hospeda la Gendarmería, y luego siguió en las oficinas de la Policía Federal en la Costera 125.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2062, ya en circulación

Comentarios

Load More