#TelevisaPapers, la furia y las contradicciones del consorcio

Emilio Azcárraga, presidente de Televisa. Foto: Octavio Gómez Emilio Azcárraga, presidente de Televisa. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Para ser un simple “anónimo” que sólo contiene “información imprecisa, falsa y engañosa”, Emilio Azcárraga Jean y sus ejecutivos de Televisa han hecho todo para sobredimensionarlo y elevarlo a categoría de “documento maldito”, no por su carácter mentiroso sino por el contenido explosivo de sus revelaciones, quizás algunas ciertas y otras colocadas ahí exactamente para abrir pistas incómodas sobre la riqueza de los Cuatro Fantásticos.

Primero, Azcárraga Jean admite el 5 de mayo ante The Wall Street Journal la existencia del documento y revela que ordenó una investigación al bufete de abogados de Nueva York denominado Watchell, Lipton, Rosen and Katz, y advirtió que “ejercerá todas las acciones legales a que haya lugar contra los responsables de la carta”.

El viernes 6, como si no fuera suficiente la nota en The Wall Street Journal, Televisa envía un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores para subrayar que el documento “parece ser un esfuerzo coordinado para causar daño a la reputación de la Compañía y sus efectivos”.

Es decir, Televisa desmiente, pero investiga al mismo tiempo. No queda claro si ordenó la investigación antes o después de la existencia del documento anónimo fechado el 20 de abril de este año.

En su mismo comunicado a la Bolsa indicó que la investigación ordenada “al día de hoy ha confirmado la naturaleza ficticia, sin excepciones, de las acusaciones que aparecen en la carta, por lo tanto la Compañía considera que la carta y las acusaciones de irregularidades son falsas y no materiales”.

Tres días después, en un comunicado leído por Joaquín López Dóriga en el noticiario estelar de Canal 2, Televisa vuelve a mencionar una investigación “en curso” cuyos resultados aún no son definitivos:

“Las imputaciones contenidas en la carta anónima son falsas como en su momento quedará demostrado por la investigación que está siendo practicada por auditores independientes a solicitud de la propia Televisa”.

¿Si son independientes por qué Televisa adelanta ya el resultado de una investigación? ¿No sería más fácil que hubieran contratado a Virgilio Andrade para que los exonerara a modo?
Televisa lo que no quiere es que se divulgue el contenido de un anónimo que le llegó a tres órganos reguladores y de investigación de Estados Unidos en la misma fecha: 20 de abril.

Se trata de un texto de 15 cuartillas más un dossier de más de 30 documentos de soporte que le llegaron a la Securities and Exchange Comission (dependiente del Departamento del Tesoro), al Departamento de Justicia y a la División de Estudios Criminales.

El segundo ensayo de respuesta de Televisa se produjo después de que Proceso publicara partes del contenido del documento en su edición de esta semana y éstos fueron retomados por el periódico Reforma en notas informativas del fin de semana.

En ese momento, el consorcio no sólo intenta desacreditar al autor o autores del “anónimo” sino frenar la divulgación del contenido del documento, en un ejercicio vergonzoso de intento de censura por la vía de amedrentar con amenazas por la vía civil o penal.

El “control de daños” sólo magnifica el daño porque fue la propia empresa la que dio pie a analizar y a revisar las denuncias muy delicadas de triangulación de fondos, de no reportar hasta el 10 por ciento de ingresos por la vía de la venta irregular e ilegal de espacios en la pantalla para figuras políticas, y de otras transacciones que configuran un posible delito de lavado de dinero.

Si todo esto es falso, ¿por qué la furia? Del tamaño de su molestia es el tamaño del desatino en su respuesta o de la división y fractura interna en la cúpula de Televisa. Datos, montos, citas y mecánicas reveladas en este “anónimo” sólo pueden ser conocidas por alguien de adentro de la propia empresa y de muy alto nivel.

Extraoficialmente Televisa ha dicho a través de Joaquín López Dóriga (en su columna de Milenio, 6-mayo-2016) que “el anónimo incluye datos personales de Alfonso (de Angoitia), datos que dan una línea para descubrir al patrocinador o patrocinadora, y a los operadores de esta ofensiva que tienen como común denominador el rencor a esta casa y sus antecedentes en la misma”.

A buen lector, pocas palabras: López Dóriga sugiere que se trata de alguien de adentro, que estuvo en Televisa y que le tiene rencor.

Sin embargo, el lunes 9 el vicepresidente de Televisa, Javier Tejado Dondé, en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula sugiere que la divulgación del documento anónimo se relaciona con la disputa en telecomunicaciones.

“Hay algunos indicios, la verdad, de que pensamos quién puede estar detrás de eso. En el escrito se develan temas de telecomunicaciones. En estos momentos se está revisando nuestro régimen de preponderancia y el IFT (Instituto Federal de Telecomunicaciones) pronto publicará sus informes de preponderancia”, afirmó Tejado Dondé.

Quizá este es el tema que le preocupa al señor Tejado Dondé, experto en telecomunicaciones, pero el documento no habla de la disputa por el mercado del triple play sino de un presunto fraude a accionistas de Televisa, de una serie de maquinaciones para encubrir cantidades millonarias que ingresan a la compañía y no son reportadas ante los organismos reguladores. Televisa cotiza en la bolsa de valores de Estados Unidos, por eso está sujeta a regulaciones como el acta Sarbanes-Oxley.

En la noche del mismo lunes 9, López Dóriga ya no dio su opinión sino que leyó a prisa y a trompicones un comunicado de Televisa para anunciar que actuará “con toda firmeza” en los ámbitos penal y civil para que se establezcan responsabilidades que correspondan y en su caso “reparen los daños causados a la empresa”.

El mismo comunicado vuelve a la contradicción:
“A pesar de que se trata de un anónimo carente de veracidad y sin soporte alguno, fueron los directivos de Televisa quienes ante este caso solicitaron la investigación independiente”. ¿Hay que aplaudirlos por eso?

“La aparición de las cartas anónimas y la difusión que se ha dado por medios nacionales, no obstante la evidente falta de veracidad de sus imputaciones, evidencia que estamos ante una campaña de desprestigio que pretende dañar la imagen de Televisa y sus directivos. Se trata de los mismos medios que se han acreditado (sic) como promotores de campañas de desprestigio contra esta empresa”.

Al viejo estilo priista, Televisa no se atreve a dar públicamente los nombres de esos “medios que se han acreditado” como sus “desprestigiadores”.

Sin embargo, llama la atención que las palabras “falsas, imprecisas y engañosas”, utilizadas en las primeras comunicaciones sobre el documento anónimo, se han sustituido por la frase “evidente falta de veracidad” para mencionar al anónimo maldito que ha desatado la santa furia al interior de los Cuatro Fantásticos.

www.homozapping.com.mx

Comentarios

Load More