Virtual empate entre Clinton y Trump

Hillary Clinton con sus seguidores, tras su victoria en Carolina del Sur. Foto: AP / Gerald Herbert Hillary Clinton con sus seguidores, tras su victoria en Carolina del Sur. Foto: AP / Gerald Herbert

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En junio pasado el multimillonario Donald Trump anunció su intención de aspirar a la candidatura republicana para buscar la presidencia de Estados Unidos. Entonces estaba 24 puntos detrás de Hillary Clinton, la precandidata demócrata, y hoy las encuestas nacionales registran un empate virtual entre ambos.

Muy pocos pensaban que Trump tenía opciones reales de competir con la exsecretaria de Estado, pero a mediados de julio la distancia entre él y la exprimera dama se recortó a 16 punto,s y ahora uno y otro tienen las mismas posibilidades de llegar a la Casa Blanca.

El promedio de las principales encuestas nacionales registran por primera vez que Trump ha logrado empatar, y em algunas de las individuales incluso superar a Clinton en las preferencias del electorado a nivel nacional, según cálculos de RealClearPolitics, que borra el margen de ventaja que mantenía la demócrata durante los últimas meses, de acuerdo con información publicada en el diario La Jornada

La nota destaca que tanto Trump como Clinton son vistos negativamente por la mayoría del electorado, y las encuestas más recientes marcan un nivel de repudio tal vez inédito.

En la encuesta del Washington Post-ABC News de este fin de semana, Clinton era vista de manera favorable sólo por
41% de los empadronados, mientras 57% la percibían de manera desfavorable. En el caso de Trump, 40% lo ven de manera favorable, pero un mismo 57% lo ven de manera negativa.

Ambos son percibidos como no sinceros y no confiables por casi dos tercios de los votantes, según la encuesta del New York Times/CBS News.

Por ahora, la competencia electoral es un concurso para ver quién es el menos peor.

La nota del corresponsal David Brooks señala que para los que ven con ansiedad el avance de Trump, las encuestas ofrecen un poco de alivio, ya que importantes sectores del electorado siguen férreamente opuestos a él: en la encuesta más reciente de CBS News, sólo 21% de mujeres lo ven de manera favorable y también 14% de los jóvenes, pero 65% de ellos lo ven negativamente y sólo 12% de los votantes no blancos lo perciben de manera positiva.

El problema para los demócratas es que Clinton no puede gozar de esta oposición porque enfrenta sectores –incluidos votantes blancos y hombres– que la repudian.

Mientras tanto, el socialista democrático Bernie Sanders es más visto de manera positiva que negativamente por los ciudadanos. En la encuesta del Post, 49% lo ven favorablemente, contra 41% que no, y eso va mejorando al avanzar esta pugna.

Más aún, mientras Clinton derrotaría a Trump sólo por dos puntos si la elección fuera hoy, Sanders le ganaría a Trump por 10 puntos, según los promedios calculados por HuffPost Politics.

Por otra parte, aunque ha concluido la contienda primaria de los republicanos con Trump como virtual candidato, la batalla continúa entre los demócratas.

Clinton y la cúpula demócrata insisten en que que ella tiene una ventaja inalcanzable de delegados, y ha capturado 3 millones más votos que él. Sanders rehúsa ceder, y deplora lo que llamó la designación de Clinton como la candidata.

Ha intensificado sus críticas contra su contrincante y el liderazgo del partido, sobre todo la presidenta del Comité Nacional Demócrata, a quien acusa de favorecer a Clinton, y ha reiterado que se mantendrá en la batalla hasta la convención en julio.

Por su lado, Clinton no quiere debatir más en televisión con su rival en el partido Demócrata y ha rechazado una invitación para ello del canal de televisión Fox News.

“Creemos que el tiempo de Hillary Clinton se empleará mejor si se reúne con los votantes en California”, informó la noche de ayer el cuartel de campaña de la exprimera dama.

La precandidata quiere centrarse en la campaña presidencial, según se indicó, y asegurarse que la Casa Blanca se quedará en manos demócratas tras Barack Obama.

Load More