Defensores de migrantes exigen alto a las agresiones de guardias de Ferromex

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Organizaciones defensoras de migrantes exigieron un alto a las reiteradas agresiones que los cuerpos de seguridad de Ferrocarril Mexicano (Ferromex) han cometido contra personas defensoras que colaboran en la Estancia del Migrante González y Martínez, AC de Tequisquiapan, en Querétaro.

Por dichas agresiones existen varias denuncias penales y una queja ante la Comisión de los Derechos humanos del estado, sin que el gobierno de esa entidad o el federal hayan frenado hasta el momento los ataques.

El personal de la estancia se encuentra en alto riesgo, y a pesar de que desde septiembre del año pasado la Estancia fue incorporada al Mecanismo de protección para personas defensoras de derechos humanos y periodistas, las autoridades estatales han sido omisas en proporcionar las garantías de seguridad para quienes atienden a las personas en tránsito.

En un pronunciamiento respaldado por decenas de refugios, grupos de investigación y organismos aglutinados en el Colectivo de defensores de migrantes y refugiados (CODEMIRE), el Grupo de trabajo sobre política migratoria (GTPM) y el Colectivo migraciones para las Américas (COMPA), se expuso que se tienen documentadas por lo menos ocho denuncias contra los grupos de seguridad de Ferromex por lesiones por arma de fuego, detenciones ilegales, privación de la libertad, agresiones e incluso, el intento de homicidio de uno de los defensores de la estancia.

Todo ello ha ocurrido en el corredor ferroviario de Lechería (Estado de México) a Guadalajara.

Ninguna de las denuncias ha avanzado ni se ha actuado en contra de los responsables, señalaron.

Los actos intimidatorios y las agresiones han corrido a cargo primero del Cuerpo de guardias de seguridad del Valle de Toluca CUSAEM (que estuvo a cargo de la seguridad de Ferromex en Querétaro hasta principios del presente año) y SEICSA (Servicios Especializados y Custodia, S.A. de C.V.) que fungen actualmente como encargados de la vigilancia, con los cuales las agresiones no han cesado.

El primer evento intimidatorio documentado ocurrió el 6 de septiembre de 2015, mientras las personas defensoras de derechos humanos de la Estancia llevaban a cabo su labor de atención a personas migrantes. Ocho agentes de la CUSAEM les apuntaron directamente con sus armas de alto calibre, en la Estación de Viborillas en el municipio de Colón.

Por este hecho se inició el expediente de queja DDH/078/2015/OQ en la Defensoría de los Derechos Humanos Querétaro, y se interpuso una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia de Querétaro en la agencia de Colón, el 22 septiembre 2015, por delito de amenazas. La denuncia quedó asentada con número de carpeta de investigación 5-06180–15, NIC 1-5-113-6180-15.

El último y más grave ataque se cometió el 27 de abril pasado, cuando personal de la Estancia (creada en el 2000 y actualmente con 12 integrantes) acudió para efectuar sus actividades de asistencia humanitaria a los migrantes y desde arriba de los vagones del tren, los custodios de SEICSA realizaron disparos apuntando directamente a los defensores, lo que casi le cuesta la vida a uno de ellos.

Por estos hechos, se interpuso una denuncia ante el Ministerio Público de Tequisquiapan por delito de amenazas el 29 de abril de 2016, con número de carpeta de investigación NIC 1-17-108-2931-16.

Las organizaciones responsables de este pronunciamiento señalaron que la Estancia se encuentra en riesgo de cerrar ante la hostilidad y agresividad que en su contra ha ejercido la custodia ferroviaria, cuyos actos han contribuido a generar un clima de violencia en la zona.

“El estado de Querétaro, a pesar de nuestra insistencia, no ha protegido a las personas migrantes en condiciones de vulnerabilidad, no hay un reconocimiento público de la labor de las y los defensores de la Estancia del Migrante, ni un cumplimiento puntual a las medidas de protección que dictaminó la Junta de Gobierno del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras y Periodistas para dicha asociación civil” se expuso en el pronunciamiento.

Las organizaciones firmantes exigieron preservar los derechos a la vida y a defender derechos, de las y los defensores de La Estancia González y Martínez AC; el reconocimiento público por parte del estado de Querétaro hacia quienes colaboran en la Estancia del Migrante como personas defensoras, y que las medidas realizadas por parte del estado y la federación para la protección de las personas migrantes y defensoras alrededor de las vías del tren, impliquen una propuesta integral.

Esto último se refiere a la protección de las personas defensoras, la ayuda humanitaria emergente para la población migrante en Querétaro que transita en condiciones de vulnerabilidad y planes de desarrollo para las comunidades cercanas a las vías del tren, que contengan un enfoque de derechos y seguridad humana.

También demandaron que se dé seguimiento a las denuncias interpuestas, se garantice la no repetición de los delitos, y que los guardias de seguridad contratados por Ferromex “actúen con altos estándares de derechos humanos”.

Comentarios

Load More