Como titular de Conagua, Korenfeld otorgó contratos por más de 32 mdp a asociación que preside

David Korenfeld, extitular de la Conagua. Foto: Víctor Hugo Rojas David Korenfeld, extitular de la Conagua. Foto: Víctor Hugo Rojas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Antes de abandonar la Comisión Nacional del Agua (Conagua), obligado por el escándalo que desató el uso indebido de un helicóptero oficial para fines personales, David Korenfeld otorgó a la Asociación Nacional de Empresas de Aguas y Saneamiento de México, A.C. (ANEAS) contratos por 32 millones 195 mil pesos.

El financiamiento a esa agrupación no paró ahí, pues cuatro meses después de que Korenfeld dejó el cargo, la Conagua entregó a la ANEAS otros cuatro contratos por un total de 61.5 millones de pesos.

Y más: David Korenfeld funge actualmente como presidente consultivo de esa asociación civil, de acuerdo con un comunicado difundido por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

En total suman 93 millones 784 mil 382 pesos en contratos para la ANEAS, que fue presidida por el mismo Korenfeld de 2007 a 2011, y a la que se reintegró tras su salida de la Conagua, después de ser sancionado por la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Según el texto de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, la relación de Korenfeld con la ANEAS resulta tan singular que incluso esa organización ha comprometido un donativo de 450 mil dólares a la Universidad de Nuevo México (UNM), en el Estado del mismo nombre en Estados Unidos, con el fin de que esa casa de estudios instituya el Centro de Estudios David Korenfeld en Investigaciones sobre el Agua, que se inaugurará este jueves.

Y además se presentará un libro del mismo David Korenfeld titulado “¿Cómo evitar la crisis del agua?”, apuntó.
En un correo electrónico, Carlos Rey Romero, vicepresidente asociado para el cumplimiento de la investigación en el Instituto de políticas, evaluaciones e investigación aplicada de la UNM, ese donativo de la ANEAS es el máximo monto que se haya tenido en esa universidad por parte de una compañía mexicana.

Sin embargo, directivos de esa universidad confirmaron ayer que en abril pasado, cuando se discutió la autorización para instituir dicho centro, la primera instancia de la UNM encargada de ese trámite desconocía los antecedentes de Korenfeld como funcionario expulsado del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Marron Lee, quien preside uno de los comités que aprobaron la propuesta, confirmó en entrevista telefónica que el motivo de la salida de Korenfeld del gobierno no fue hecho del conocimiento del Comité cuando éste sesionó.

Incluso como vicepresidenta del Consejo de Regentes de la UNM exhortó a una investigadora de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad a que comunicara estos hechos a otros miembros del consejo.

En sus estatutos para nombrar programas, edificios y becas, la Universidad de Nuevo México advierte que rara vez se considerará para esos propósitos a una persona en vida, y establece que quienes sean puestos a consideración para recibir tal distinción deberán “poseer una reputación incuestionable de honestidad e integridad personal y los más altos estándares de ética personal y profesional”. Y no es el caso de Korenfeld.

Según el extitular de la Conagua, José Luis Luege, la actual administración de esa dependencia ha dado a la ANEAS al menos siete contratos, uno de ellos por 53 millones 633 mil 760 de pesos para “impulsar y reforzar el liderazgo de la Conagua a través de la cooperación internacional en materia de agua”.

En otro contrato firmado por 17 millones 455 mil 222 pesos, con fecha de 20 de mayo de 2014, dijo, la Conagua y la ANEAS convinieron “conjuntar acciones y recursos con el objeto de organizar y coordinar eventos de alto nivel”, como la conferencia IWA (International Water Association) sobre agua, energía y clima”.

De acuerdo con Luege, con el monto que se le entregó a esa Asociación Civil que ahora patrocina el Centro Korenfeld, se pudieron cubrir múltiples acciones de mantenimiento en cárcamos y estaciones de bombeo, que tienen un costo de 200 mil pesos, o el de plantas de tratamiento de agua potable, que cuestan alrededor de cinco millones de pesos.

Comentarios

Load More