Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas celebra 70 años de su fundación

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) celebrará este 28 de mayo sus 70 años de fundación en la 58 entrega del Ariel 2016 en el Auditorio Nacional.

El público en general podrá ver la ceremonia por el Canal Once a partir de las 19:00 horas.

La AMACC fue fundada en 1946 con la finalidad de promover la difusión, investigación, desarrollo y defensa del cine mexicano. También reconoce el trabajo de los talentos mexicanos en diferentes rubros a través del Ariel.

Y este año, la Academia entregará el Ariel de Oro a la actriz Rosita Quintana, una de las protagonistas más importantes de la llamada Época de Oro del Cine Mexicano, así como al director Paul Leduc, considerado como uno de los máximos representantes del cine independiente.

Dos cineastas de los cinco nominados a Mejor Dirección, Julio Hernández por la película Te prometo anarquía y Anwar Safa por el largometraje El Jeremías opinan en entrevista sobre los 70 años de la AMACC.

Para Hernández la importancia de esta Academia es que “difunde el cine mexicano en el país y crea un espacio de diálogo acerca de las producciones de cada año en el gremio, ya sea de desacuerdo con las nominaciones o su respaldo”.

El director no cree que el público esté conectado con la entrega del Ariel:

“Simplemente porque el cine mexicano es de nicho. Algunas películas tienen mayores audiencias, pero su aporte cinematográfico es sólo para las estadísticas de taquilla”, dice.

–¿Cree que su premio, el Ariel, ya sea más valorado en el medio del cine y la cultura?

–Sí. Por eso la polémica con las nominaciones. A lo mejor le falta una mejor curaduría, pero eso es subjetivo. En México hay una división entre el cine de taquilla y el cine de búsqueda. Sin embargo, ambas son válidas y necesarias para enriquecer la cinematografía nacional.

–¿Qué problema respecto al cine mexicano le gustaría que atacara la AMACC?

–Creo que el cine mexicano es dominado por los productores y no por los directores. Los directores tienen su fuerza en el exterior, pero en el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) los productores son los que mandan. Los valores en muchos casos para seleccionar los proyectos tienen que ver más con un excel que con lo que se dice o la propuesta artística.

“Obviamente el lugar común de la queja del gremio es la distribución. No entiendo si el cine mexicano se produce con el dinero de todos ¿por qué no hacerlo visible para todos? En las escuelas, las bibliotecas, las universidades, los centros culturales, en los poblados en el campo, en fin. El cine mexicano es financiado por todos. Creo que hay contenidos suficientes para que la televisión pública ponga solo producción nacional”, agrega.

Luego, propone:

“El Imcine podría crear espacios para descentralizar las cinetecas y que cada lugar o poblado tenga su pantalla con cine nacional. Así se creará público, las películas interactuarán como espejo, reflexión o como memoria, además de entretener en algunos casos”.

Safa coincide con Hernández en que la AMACC es muy importante:

“Es significativo para nuestro medio el poder reconocernos, como el slogan de este año lo dice: ‘Reconocernos’. Es sustancial tener la oportunidad año con año de acercarnos más entre nosotros y aplaudir lo mejor de nuestro trabajo”.

Según este director, el Ariel ya es más apreciado que antes:

“Sobre todo entre cineastas, cada vez se cotiza más y los miembros de la Academia se toman más en serio su labor de ver las películas y votar. La plataforma digital actual ayuda a que si sean evaluados correctamente nuestros trabajos. Culturalmente, creo que nos falta lograr acercar al público y poder tener una ceremonia con espectáculo, dinámica, entretenida y transmitida en más de un canal de televisión”.

Sugiere que la AMACC tenga una categoría de “Ensamble de talento” para reconocer a los directores de casting.

Los otros nominados a Mejor Dirección son Gabriel Ripstein por  600 millas, David Pablos por Las elegidas, y Rodrigo Plá por Un monstruo de mil cabezas. En total serán premiadas 26 categorías.

La trayectoria

En 1945, en México se habían producido nada menos que 82 películas, cantidad nunca antes igualada. Había por lo tanto una amplia infraestructura artística, técnica e industrial y un buen mercado interno y latinoamericano.

En la práctica, el trabajo de la AMACC a lo largo de su historia se limitó casi exclusivamente al reconocimiento público del cine mexicano, mediante un premio ideado especialmente: el Ariel.

La estatuilla fue realizada por el escultor mexicano Ignacio Asúnsolo y se inspira en un ensayo de José Enrique Rodó. Muestra a un hombre en actitud de vuelo, representación del triunfo del espíritu y símbolo a la vez del anhelo de ascensión.

Máxima distinción otorgada a los mejores trabajos cinematográficos mexicanos en el orden artístico, técnico y científico, el Ariel se entregó ininterrumpidamente desde la primera ceremonia que llevó a cabo la Academia, el 15 de mayo de 1947, hasta 1958, cuando la situación crítica que vivía el cine mexicano llevó a la suspensión de su entrega.

Con la celebración de los 40 años del cine sonoro, en México se viven en el cine nacional tiempos de renovación, no sólo en lo que tiene que ver con los sistemas de producción, sino también con los temas y las formas expresivas. En este marco, se retomó la entrega de reconocimientos al cine mexicano: La Ceremonia del Ariel se reanudó en 1972 y continúa realizándose hasta la fecha.

En 1998, la Academia tuvo una importante reestructuración: pasó de estar conformada por personas morales a quedar integrada por creadores cinematográficos. Estos fueron seleccionados por la anterior Academia en función de su destacada obra y trayectoria cinematográfica.

El 27 de agosto del mismo año, un cuerpo colegiado de 14 miembros conformó la Asamblea General de la Academia. En el Comité Coordinador fueron nombrados Jorge Fons, presidente; Pedro Armendáriz, secretario; Víctor Hugo Rascón Banda, tesorero; Diana Bracho y Patricia Reyes Spíndola, vocales. Este Comité se mantuvo al frente de la Academia hasta el 2002, conforme a elecciones realizadas en Asamblea.

En su nueva conformación, la Academia se planteó como propósito fundamental recuperar y revalorizar el objeto para el que fue creada: “Promover la difusión, la investigación, la preservación, el desarrollo y la defensa de las artes y las ciencias cinematográficas”.

Esa finalidad quedó descrita en un manifiesto que la Academia ha denominado Espíritu. De acuerdo a sus estatutos, en agosto de 2002 la Academia celebró las elecciones del Comité Coordinador. Fue nombrada entonces presidenta de la Academia Diana Bracho, y ratificados en sus cargos de secretario Pedro Armendáriz y de tesorero Víctor Hugo Rascón Banda. Y se integraron como vocales Vicente Leñero (escritor, guionista de cine y fundador del semanario Proceso) y Carlos Carrera. El 3 de agosto de 2004, el mismo Comité Coordinador fue reelecto para un segundo periodo de funciones.

A partir de esta reestructuración, según su página de internet, la Academia ha mantenido una revisión integral de sus estatutos para estar acorde con las necesidades actuales de la cinematografía mexicana y del mundo.

“Esta revisión ha dado como resultados la actualización de las categorías que se consideran para ser reconocidas para el Ariel; la conformación de un Comité de Elección de Ganadores del Ariel y de un Comité de Elección de las películas que representan a la cinematografía mexicana en los Premios de las Academias de España y de Estados Unidos”, se lee.

Actualmente, son aproximadamente 650 los cineastas ganadores del Ariel quienes, además de los Miembros Honorarios y los Miembros Activos de la Academia, tienen derecho a integrarse a los Comités de Elección. Desde 2006 y hasta 2010, Pedro Armendáriz, nombrado por la Asamblea General, estuvo al frente de la Academia, en calidad de presidente, encabezando el Comité Coordinador, que durante ese periodo quedó integrado también por Carlos Carrera, secretario; Juan Antonio de la Riva, tesorero; Mariestela Fernández y Oscar Figueroa, vocales.

El comité coordinador de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas para el periodo 2015-2017 está integrado por Dolores Heredia, presidenta; Everardo González, secretario; Mónica Lozano, tesorera; Marina Stavenhagen, Lucía Gajá, Juan Carlos Colombo, Juan José Saravia y Ernesto Contreras, vocales; José Sefami y Nerio Barberis, Comisión de Fiscalización y Vigilancia.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso