El ingreso familiar de los mexicanos, muy por debajo del promedio: OCDE

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó hoy una serie de informes para comparar los indicadores de bienestar y de niveles de vida entre los 31 países que la integran, y en prácticamente todos ellos México se ubicó en los últimos lugares.

Entre los indicadores de la “iniciativa para una vida mejor” –que publica cada dos años–, la OCDE mide entre otros el ingreso, los niveles de desempeño escolar, la seguridad personal o la calidad del hogar, los cuales reflejan “los aspectos de la vida que más importan a las personas y que conforman su calidad de vida”.

En materia de ingreso ajustado por hogar, por ejemplo, el país se colocó en el último lugar, con un ingreso promedio de 12 mil 806 dólares anuales, contra 29 mil 16 dólares en promedio en el OCDE. Lo mismo pasa por el ingreso promedio anual de un empleado a tiempo completo: apenas se eleva a 12 mil 850 dólares en México, contra 40 mil 974 dólares en la OCDE.

La expectativa de vida de los mexicanos, al nacer, se eleva a 74.6 años; casi una década menor a la expectativa de vida de los japoneses –83.4 años– y lo más bajo de la OCDE, cuyo promedio alcanzó 79.91 años.

La tasa de homicidios en México disparó el promedio de la OCDE en la materia, con 24.3 homicidios por cada cien mil habitantes. Eso elevó la tasa de homicidios de la OCDE a 4 por cada cien mil habitantes, aunque sólo Chile y Estados Unidos tienen tasas superiores a dos por cada cien mil habitantes.

Por lo anterior, seis de cada diez mexicanos se sienten inseguros al caminar solos por la noche, contra poco más de 3 de cada diez habitantes de los países de la OCDE.

México también se colocó en el último lugar en materia de “apoyo social percibido”. Según los datos de la OCDE, sólo 75.28% de los mexicanos siente que puede contar con “amigos o familiares” en tiempos difíciles. En promedio, esta cifra se eleva a 88.22% en la OCDE.

En materia de participación electoral, México se ubicó en la parte inferior de la OCDE, pero no en los últimos lugares. Con una participación promedio de 63.14%, los mexicanos resultaron más participativos que los polacos, los chilenos, los húngaros o los japoneses, pero muy por debajo de los australianos.

Los mexicanos cuentan con un promedio de 0.96 cuarto por persona en su hogar, con lo que el país alcanzó el último lugar de la lista. En promedio, los habitantes de la OCDE gozan de 1.78 cuartos por persona en su casa. Junto con ello, México resultó el tercer país con la peor tasa de satisfacción sobre la calidad del agua, con uno de cada tres mexicanos que estima que el vital líquido que le llega es de mala calidad.

Uno de cada tres trabajadores mexicanos –28.28%– labora más de 50 horas semanales. Si bien esta tasa se encuentra por debajo de la de Turquía –con 39.26%–, posiciona a México en el segundo lugar de los países con mayores horas trabajadas, muy por encima del 13.02% del promedio de la OCDE.

A nivel educacional, solamente 33.70% de los adultos de entre 25 y 64 años cuenta con una educación media superior –contra 76.35% en la OCDE–, y 47.72% de los jóvenes de entre 25 y 34 años cuenta con ese nivel educativo contra 83.55% en la OCDE.

Un niño mexicano estudia en promedio 14 años, tres menos que en el resto del organismo, lo que se repercuta en la prueba PISA –la cual mide las aptitudes de lectura, matemáticas y ciencias–, donde México se coloca en el último lugar con 417 puntos.

En materia de ‘ninis’, México se ubicó de nuevo entre los lugares más bajos de la clasificación de la OCDE: 15.46% de los jóvenes mexicanos no estudian ni trabajan –contra 7.10% en la OCDE–, la tasa de privación escolar es ocho veces superior a la de la OCDE y la de homicidio infantil rebasa cinco veces al promedio del organismo.

Además, la OCDE observó que en México todos estos indicadores de bienestar fluctúan de manera importante, según el nivel de ingreso de los hogares y la región, lo cual coloca al país entre los más desiguales del organismo internacional.

Sin embargo, en percepción de bienestar, los mexicanos se ubicaron por encima de los habitantes de Estonia, Grecia, Hungría, Italia, Japón, Corea, Polonia, Portugal, Eslovenia o Turquía, y colocaron al país en el promedio de la OCDE.

Los adolescentes mexicanos también se mostraron más propensos a votar en las elecciones –86.13%, contra 78.67% en la OCDE– y la mitad de ellos participa en organizaciones o voluntariados.

Comentarios