Banco Mundial recorta pronóstico de crecimiento para México; lo ubica en 2.5%

Luis Videgaray, titular de la SHCP. Foto: Raúl Pérez Luis Videgaray, titular de la SHCP. Foto: Raúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En línea con el resto de los organismos financieros internacionales, el Banco Mundial recortó hoy sus pronósticos de crecimiento para la economía mundial y la de cada uno de sus países miembros para este año.

En su informe sobre las Perspectivas económicas mundiales, que difundió este martes desde su sede en Washington, bajó a 2.4% el crecimiento del PIB mundial, cinco décimas de punto menos que su anterior pronóstico, de 2.9%, que hizo en enero pasado.

Para el caso de México, la nueva expectativa del Banco Mundial es que la economía mexicana crezca en 2016 un 2.5%, tres décimas menos del 2.8% que pronosticó también en enero de este año.

Antes que el BM la reducción de los pronósticos ya la habían hecho el Fondo Monetario Internacional (FMI), que de 2.6% bajó el crecimiento del PIB mexicano a 2.41% para 2016.

Más drástica fue la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que de mantener desde el año pasado un pronóstico de crecimiento económico para México de 3.1%, lo bajó recientemente a 2.6%.

A la par, las autoridades económicas del país, la Secretaría de Hacienda y el Banco de México han hecho lo propio. Hacienda se había resistido a modificar el rango de 2.6 a 3.6% que estableció desde el año y que en mayo pasado debió resignarse a bajarlo a otro, de entre 2.2 y 3.3%.

El Banco de México, también en mayo, bajó su expectativa de crecimiento parara la economía mexicana a un rango de entre 2 y 3%, desde el rango de 2.5-3.5% previo.

De hecho, estas últimas cifras indican que tanto la autoridad fiscal como la monetaria de nuestro país observan, con más pesimismo que los organismos financieros internacionales, la evolución próxima de la economía nacional.

De acuerdo con la información difundida por el BM –que no difiere de los argumentos esgrimidos por los demás organismos internacionales–, la rebaja en los pronósticos tanto para el mundo como para los países en particular se debe al “lento crecimiento de las economías avanzadas, los precios persistentemente bajos de los productos básicos, el débil comercio mundial y la disminución de los flujos de capital”.

En particular, estos factores han afectado de manera más grave a las economías emergentes y a los países en desarrollo exportadores de productos básicos, toda vez que éstos “han tenido dificultades para adaptarse a la disminución de los precios del petróleo y otros productos clave, y esto representa la mitad de la revisión a la baja”.

Frente a la expectativa para México, la de estos últimos países en su conjunto es significativamente grave. Dice el informe: “Las proyecciones indican que estas economías crecerán escasamente a un ritmo de 0.4% este año, lo que representa una revisión a la baja de 1.2 puntos porcentuales respecto de las perspectivas de enero”.

El caso extremo es Brasil, cuya economía ya está en recesión, y que el BM estima una contracción de -4% en 2016, y agrega que la contracción seguirá en 2017, “en un contexto en el que (dicho país) intenta aplicar una política más restrictiva, aumenta el desempleo, disminuyen los ingresos reales y reina la incertidumbre política”.

Peor, imposible, para Brasil.

Finalmente, el presidente del BM, Jim Yong Kim –sudcoreano nacionalizado estadunidense–, durante la presentación de las Perspectivas, señaló que ante el bajo crecimiento que experimenta la economía mundial en su conjunto y los casos graves, de contracción, que presentan varios países, “es crucialmente importante que los países apliquen políticas orientadas a impulsar el crecimiento económico y mejorar el nivel de vida de las personas que subsisten en la pobreza extrema”.

Comentarios

Load More