México, segundo mayor receptor de Inversión Extranjera Directa en Latinoamérica

Joseph Hinrichs, presidente para América de Ford, le obsequia a Peña un coche a escala. Foto: Presidencia Joseph Hinrichs, presidente para América de Ford, le obsequia a Peña un coche a escala. Foto: Presidencia

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— México se convirtió en el país con mayor dinamismo en captar Inversión Extranjera Directa (IED) entre los países de Latinoamérica, luego de que en el 2015 este flujo se disparó 18%, alcanzando los 30 mil 285 millones de dólares, de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En un contexto donde el total de la IED en la región se desplomó 9.1% anual durante el 2015, acumulando un total de 179 mil 100 millones de dólares, el nivel más bajo desde 2010; en México este flujo se elevó y representó el segundo mayor receptor después de Brasil, que captó 75 mil 75 millones, sin embargo, dicha cifra representó una caída del 23% respecto al 2014, en el país carioca.

De hecho, el organismo encabezado por Alicia Bárcena recalcó que “gran parte de las fusiones y adquisiciones transfronterizas que se verificaron en América Latina y el Caribe se completaron en México”.

El sector manufacturero es el principal destino de las entradas de IED en México, con un 50% del total. A su vez, el segmento más importante es el sector automotor, responsable del 43% de la IED manufacturera.

La Cepal señaló que en los últimos años, las principales marcas de vehículos del mundo, sobre todo de los Estados Unidos, el Japón y la Unión Europea, han anunciado una gran cantidad de nuevas inversiones.

De entrada, la empresa coreana Hyundai anunció en 2015 inversiones por 800 millones de dólares para instalar dos nuevas plantas. De igual modo, el fabricante japonés Toyota anunció una inversión de mil millones de dólares para construir una nueva planta en Guanajuato, donde se comenzaría a ensamblar el modelo Toyota Corolla. El ensamblador estadounidense Ford Motors, por su parte, anunció inversiones por 2 mil 500 millones de dólares para levantar dos nuevas plantas, una de ellas también en Guanajuato.

Otras industrias manufactureras con la misma dinámica fueron los subsectores de alimentos y vidrio. En este último se destaca la compra de Vitro por parte de la estadounidense Owens-Illinois en dos mil 150 millones de dólares. En tanto, la empresa danesa LEGO anunció su voluntad de ampliar la capacidad de producción en México, para lo que invertiría unos 800 millones de dólares.

El sector de telecomunicaciones tuvo particular protagonismo durante 2015, especialmente como resultado de la ambiciosa estrategia de adquisiciones de la empresa estadounidense AT&T.

Sin embargo, la Cepal apuntó que “hasta la aprobación e implementación de las recientes reformas al sector, el mercado mexicano de las telecomunicaciones ha mantenido fuertes restricciones a la entrada de nuevos jugadores internacionales y a la convergencia entre diferentes plataformas tecnológicas (telefonía fija, telefonía móvil, banda ancha y televisión de pago”.

En este contexto, durante el 2014, AT&T vendió su participación en América Móvil (cercana al 8%) en 5 mil 566 millones de dólares, lo que le permitió completar la compra del proveedor de televisión satelital DirecTV, medida que se tradujo en una desinversión de 4.038 millones de dólares en México.

Eso no es todo, en 2015, según datos de Bloomberg, AT&T completó la compra de Iusacell y Nextel por 2 mil 500 millones de dólares y mil 875 millones de dólares, respectivamente. Asimismo, anunció inversiones por unos 3 mil millones de dólares para mejorar los servicios de ambas compañías.

La reforma energética impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto también abrió el apetito de grandes trasnacionales para invertir en el país.

“Si bien es cierto que esto aún no se ve reflejado en las cifras oficiales de IED, en los últimos tiempos se han verificado múltiples anuncios donde empresas internacionales han manifestado su interés por invertir en México”, señaló el organismo regional.

Tal es el caso de la española Abengoa, que antes de presentar dificultades financieras, anunció varios proyectos tanto tradicionales como en energías renovables no convencionales, por varios miles de millones de dólares.

Además, México también es atractivo para la italiana ENEL que ha mostrado interés por invertir en la floreciente industria energética mexicana y anunció la construcción de dos parques eólicos de 100 MW y 129 MW, con inversiones de 220 millones de dólares y 250 millones de dólares, respectivamente. Por último, la española Iberdrola anunció la construcción de una central de 53 MW, para lo que invertiría unos 84 millones de dólares en conjunto con la empresa química Dynasol.

Con este panorama, Estados Unidos se posicionó nuevamente como el principal país inversionista en el territorio mexicano al tener el 52% del total del pastel, le sigue España con el 10%) y Japón (5%).

La Cepal destacó el retroceso de Canadá como principal inversionista en México, ya que del 2014 al 2015 los flujos provenientes de ese país norteamericano pasaron del 12% al 4% del total de la IED, producto del agudo estancamiento de la inversión en minería.

Por el lado de las empresas mexicanas que invierten en el extranjero, estas tuvieron un repunte del 62% y se ubicó en 12 mil 126 millones de dólares, la mayor parte de inversión corresponde a América Móvil.

En el sector de alimentos, algunas empresas mexicanas con amplia presencia internacional continuaron expandiendo sus operaciones. El Grupo Bimbo adquirió la canadiense Saputo Bakery en 103 millones de dólares y Sigma, perteneciente al grupo Alfa S.A.B., compró el 37% de la firma española Campofrío Food Group en 354 millones de dólares.

Load More