La brutalidad llegó de Rusia a la Eurocopa

Un aficionado inglés quedó en peligro de muerte tras los disturbios en Marsella. Foto: AP / Darko Bandic Un aficionado inglés quedó en peligro de muerte tras los disturbios en Marsella. Foto: AP / Darko Bandic

La noticia más importante de la Eurocopa no proviene de las canchas: los hooligans rusos decidieron que este año serían reconocidos como los fanáticos más bestiales del continente. Con entrenamiento y tácticas paramilitares, organizaron combates y cacerías de rivales ingleses y franceses. El fenómeno trasciende al futbol. De hecho, es un signo del auge de la ultraderecha europea, y los fanáticos ya se han involucrado, incluso, en la guerra entre Ucrania y Rusia.

PARÍS (Proceso).- El asesinato de dos policías perpetrado por un “soldado del califato”; amenazas; combates callejeros entre fanáticos ingleses, franceses y rusos; y enfrentamientos entre manifestantes radicales y policías al margen de marchas de protesta contra la reforma de la ley laboral…

Lo que se temía ocurrió. La Eurocopa empezó en un ambiente de violencia polifacética y los observadores más pesimistas vaticinan que lo peor aún no llega.

Fueron los fanáticos británicos y marselleses quienes abrieron el baile el pasado viernes 10 en el barrio del Viejo Puerto de Marsella. Al día siguiente los rusos se lanzaron a la batalla, primero en las calles de la ciudad y luego, por la noche, en el estadio mismo, al final del partido que disputaron su equipo y el de Inglaterra.

En pocas horas los “ultras” rusos, menos numerosos que sus pares ingleses pero organizados casi militarmente, lograron su cometido: imponer su dominio en el escenario europeo del hooliganismo y, sobre todo, restarle “prestigio y fama de duros” a los ingleses.

También, de paso, destrozaron el prestigio de las fuerzas policiacas francesas, que quedaron rebasadas por la situación, y el de los dirigentes de la Unión de Federaciones de Futbol Europeas (UEFA), que tienen bajo su responsabilidad la seguridad dentro de los estadios.

Saldo de los enfrentamientos: 35 heridos, cuatro de gravedad y uno que osciló entre la vida y la muerte durante cuatro días.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2068, ya en circulación

Comentarios

Load More