“Comadre” del gobernador Márquez tiene 2 denuncias por violar derechos humanos  

Márquez Márquez y Sánchez Navarro en un acto público en Guanajuato. Foto: Kuali Márquez Márquez y Sánchez Navarro en un acto público en Guanajuato. Foto: Kuali

LEÓN, Gto. (apro).- La directora del Laboratorio Estatal de Salud Pública del estado, María del Rosario Sánchez Navarro, quien se ostenta como comadre del gobernador Miguel Márquez Márquez, ha sido denunciada por lo menos en dos ocasiones ante la Procuraduría de Derechos Humanos del estado.

La primera fue por impedir el acceso a las instalaciones de la dependencia a reporteros que indagaban sobre una licitación para ampliaciones, mismos a los que se ha bloqueado la información de dicha instancia.

Y la otra queja fue presentada por cuatro trabajadores del laboratorio estatal por hostigamiento y actos discriminatorios, particularmente contra empleados de mayor edad, a quienes ha tachado de “viejos que no sirven para nada”. A otro de los trabajadores lo llamó “mugroso” por usar el cabello largo.

Los reporteros Rocío Martínez y Carlos Alberto Juárez, del portal informativo e impreso Hora 24, han indagado y publicado varias denuncias contra la funcionaria. Entre éstas se cuenta una relacionada con una licitación para obras de ampliación del laboratorio, mismas que, según datos proporcionados por escrito a los periodistas por la Unidad de Acceso del Poder Ejecutivo, “son inexistentes”.

Personal del laboratorio informó a los reporteros que la directora estaría simulando la licitación para favorecer a una empresa en particular, denominada Servicios Especializados en Diagnóstico.

Cuando ambos buscaron a Sánchez Navarro para pedirle una entrevista al respecto, ésta se negó a atenderlos y a hablar del asunto, dijo a Apro Rocío Martínez.

Los reporteros la abordaron afuera de las instalaciones del laboratorio para insistir sobre la entrevista, pero Sánchez Navarro entró al edificio sin permitirles el paso y posteriormente por teléfono les dijo que no hablaría con ellos.

En esa ocasión, desde el exterior los guardias del laboratorio les impidieron tomar fotografías del edificio público, argumentando que recibían órdenes de la directora.

Por este motivo, ambos acudieron a la Procuraduría Estatal de Derechos Humanos, donde se abrió el expediente de queja 134/2016-A, por el que la PEDH sugirió a los periodistas reunirse con la funcionaria del gobierno del estado para una conciliación.

La cita se llevó a cabo no en las oficinas de la dependencia ni en el laboratorio estatal, sino en un café, donde acompañada por el coordinador de Comunicación Social, Mario de Alba, la funcionaria ofreció dar información, pero ante la petición de los periodistas de que eso se efectuara en la dependencia, no aceptó.

La servidora pública informó a la PEDH por escrito que había cumplido con los términos de la conciliación, lo cual no fue aceptado por los periodistas de Hora 24.

Más tarde, recibieron una llamada del director de Comunicación social del estado, Enrique Avilés, quien según señaló la reportera, “dijo que tenía pruebas de que estábamos organizando una protesta de los trabajadores y que eso no se valía”.

Comentarios

Load More