Encapuchados bloquean Insurgentes y vandalizan Metrobús por violencia en Oaxaca

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por segundo día consecutivo, en la Ciudad de México se realizaron protestas contra los hechos violentos del pasado domingo en Nochixtlán, Oaxaca; esta vez a cargo de un grupo autodenominado anarquista en la avenida Insurgentes Sur.

Durante unas cuatro horas, este grupo bloqueó la vialidad y dañó una unidad del Metrobús y mobiliario urbano.

Ayer por la mañana, otro grupo de personas se manifestó frente a la sede de Oaxaca en la capital, ubicada en la zona de Polanco, contra lo que llamaron represión de la Policía Federal a los maestros disidentes. Cuando los inconformes se retiraban, fueron encapsulados y algunos golpeados por granaderos. Alrededor de 40 personas fueron detenidas y presentadas ante el juzgado cívico.

La protesta de este martes inició poco antes de las cinco de la tarde, cuando un grupo de aproximadamente 50 jóvenes, todos con el rostro cubierto, bloqueó la circulación de la avenida Insurgentes Sur en ambos sentidos, a la altura de la rectoría de la UNAM, en Ciudad Universitaria.

Una de las participantes en el bloqueo comentó que los inconformes eran estudiantes y que fueron convocados por redes sociales para realizar la protesta por los hechos violentos contra el magisterio de Oaxaca.

Con piedras, tubos, pedazos de madera y bombas molotov, los encapuchados destrozaron algunos parabuses. Además, colocaron una especie de barricada a la que prendieron fuego, igual que a algunos botes de basura y en mobiliario vial pintaron “Oaxaca ingobernable”.

También atacaron una unidad del Metrobús a la que le escribieron con pintura blanca: “MUERTE AL ESTADO BURGUES” y marcaron consignas en la zona del estadio olímpico universitario y hasta en el pavimento.

Cámaras de la Secretaría de Seguridad Pública captaron cuando los jóvenes saquearon un camión que pasaba por el lugar y transportaba refrescos de cola, con cuyas botellas fabricaron las bombas molotov. En su protesta, los manifestantes lanzaron algunos objetos a los periodistas y fotógrafos que llegaron a la zona a reportar lo que sucedía.

La movilización provocó el cierre de al menos cuatro estaciones de la Línea 1 del Metrobús –Ciudad Universitaria, Centro Cultural Universitario, Perisur y Villa Olímpica–, además de la desviación de la circulación para cientos de automovilistas.

A los pocos minutos del bloqueo a la vialidad, más de 300 granaderos de la policía capitalina llegaron al lugar, aunque se apostaron a distancia de los manifestantes. Más tarde llegaron otros 100 más como refuerzo. Sin embargo, ahí se mantuvieron hasta que éstos se retiraron alrededor de las 20:00 horas, sin que se reportaran detenidos.

La secretaria de Gobierno local, Patricia Mercado, descartó que la violencia vivida en Oaxaca entre la Policía Federal y los maestros de la CNTE se replique en el centro del país. Agregó que ante las manifestaciones que se presenten, el gobierno de Miguel Ángel Mancera buscará el diálogo y la liberación de vialidades “con protocolos de intervención que no provoquen enfrentamientos”.

En tanto, al interior del campus universitario, cientos de estudiantes y académicos realizaron una asamblea general en la que plantearon apoyar a los maestros que se oponen a la reforma educativa del gobierno federal. (Con información de Diana Ávila)

Comentarios