Mueren cada año 6.5 millones de personas en el mundo por la contaminación: AIE

La CDMX en contingencia vista desde la torre Latinoamericana. Foto: Xinhua / Pedro Mera La CDMX en contingencia vista desde la torre Latinoamericana. Foto: Xinhua / Pedro Mera

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cada año, la contaminación del aire es responsable de la muerte de 6.5 millones de personas en el mundo; el fenómeno es la cuarta amenaza más grave a la salud humana, detrás de la presión sanguínea alta, las malas dietas alimentarias y el consumo de tabaco, según un estudio que publicó hoy la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

En México, donde la mitad de la población vive expuesta a niveles de partículas mayores a 10 microgramos por metro cúbico, la contaminación del aire sería responsable de 12 mil 500 muertos por año. Una cifra muy por debajo del millón de chinos o indios que mueren cada año, envenenados por el aire que respiran.

La AIE señaló que las partículas finas, los óxidos de sulfuro y los óxidos de nitrógeno resultan los contaminantes aéreos más dañinos para la salud humana. Todos tienen un punto en común: más del 85% de ellos deriva de la producción de energía –sobre todo de la combustión de hidrocarburos– o de las industrias.

Cada año, estos sectores de actividad humana expulsan millones de toneladas de partículas en la atmósfera, que terminan en el cuerpo humano a través de la respiración y pueden causar cáncer del pulmón, enfermedades respiratorias crónicas o cardiacas, así como tuberculosis o cánceres de la garganta.

Otras partículas reaccionan con las demás y forman nuevos contaminantes, como el ozono o el ácido sulfúrico. Al dispersarse, pueden afectar plantas y animales e ingresar en el cuerpo humano a través de la comida.

Ocho de cada diez de los tres mil 900 millones de urbanos del mundo vive en un entorno donde los niveles de toxicidad del aire rebasan los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre todo debido a la combustión de gasolina en los motores de los automóviles.

En México, este problema resultó particularmente preocupante en los años 90, cuando en la capital se respiraba el aire de peor calidad del mundo. Pese a las políticas de reducción de contaminantes emprendidas en las últimas dos décadas, el aire de la Ciudad de México y Monterrey contiene, en promedio, el doble de partículas que el máximo establecido por la OMS.

Contrario a lo que se podría pensar, el aire de mala calidad no sólo se concentra en las urbes sobrepobladas o en las zonas industriales alimentadas por centrales de carbón, sino también en las casas de las comunidades rurales donde se quema leña para cocinar y gasolina para alumbrase, lo que llena el ambiente del hogar de partículas finas y causa cada año 3.5 millones de muertes prematuras.

La AEI estimó que más de seis millones de mexicanos utilizan leña o carbón para cocinar, aunque cada año se reduce esta cifra en un 1.9%.

El organismo internacional sostuvo que al incrementar en un 7% la inversión en el sector energético hasta 2040 –sobre todo en tecnologías de control de contaminantes y en la transformación del sector–, la humanidad reduciría en tres millones el número de muertes por la contaminación.

Comentarios

Load More