Muere Elie Wiesel, sobreviviente del Holocausto y Nobel de la Paz

Eliezer Elie Wiesel. Foto: Bebeto Matthews / AP Eliezer Elie Wiesel. Foto: Bebeto Matthews / AP

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El premio Nobel de la Paz 1986 y sobreviviente del Holocausto, Eliezer Elie Wiesel, murió el sábado a los 87 años en su casa en Manhattan.

Wiesel, un sobreviviente de Auschwitz que se convirtió en elocuente testigo de los 6 millones de judíos que fueron asesinados en la Segunda Guerra Mundial, nació el 30 de septiembre de 1928 en Sighet, Rumania.

A los 15 años fue deportado al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, en Polonia. Allí perdió a su madre y a su hermana. Su padre murió ante sus ojos en el campo de Buchenwald, donde habían sido transferidos.

Tras salir del campo de concentración, en 1945 fue acogido en Francia por una organización de beneficencia y pudo reunirse con sus dos hermanas que seguían vivas. En ese país comenzó a colaborar con diversos diarios israelíes, entre ellos Yediot Ahronot.

Luego de estudiar filosofía en la Universidad de la Sorbona, se dedicó a las letras, convirtiéndose en periodista y en un reconocido escritor.

Por más de 10 años no quiso escribir sobre lo vivido en el Holocausto, pero fue decisivo el encuentro con el también Premio Nobel Francois Mauriac y de allí nació su libro de memorias Noche.

Dicha obra Noche, basada en su experiencia en Auschwitz, es una de las narraciones más importantes sobre el Holocausto.

La Noche fue seguida por dos obras, El alba y El día, que formaron una trilogía sobre el holocausto, pero Wiesel alzó también su voz contra genocidios como el de Ruanda o Bosnia, el apartheid sudafricano o la “guerra sucia” en Argentina.

Wiesel, autor de 57 libros y activista por los derechos humanos, es conocido en todo el mundo por la promoción de la educación y la memoria sobre el Holocausto.

Cuando le fue asignado el premio Nobel en 1986 fue definido como “mensajero de la humanidad” y su trabajo por la causa de la paz un poderoso mensaje precisamente de “paz, de expiación y de dignidad humana” a la propia humanidad.

En 1955 se fue a vivir a Nueva York como corresponsal en Naciones Unidas y ocho años después adoptó la nacionalidad estadunidense, la primera que tuvo desde que comenzara la persecución nazi de los judíos.

No se tienen detalles sobre el fallecimiento de Wiesel ni sobre quién lo acompañaba en el momento del deceso. Estaba casado con la austriaca Marion Rose, sobreviviente de Auschwitz como él.

La noticia del deceso fue difundida inicialmente en Israel por el primer ministro Benjamin Netanyahu, quien calificó a Wiesel como un “artista de la palabra”.

En 2003, tras la ola de indignación internacional provocada por las declaraciones del expresidente rumano Ion Iliescu minimizando el Holocausto, Bucarest decidió poner en marcha una comisión internacional de expertos para esclarecer el papel (negado hasta el momento) de Rumania en el exterminio de judíos durante el nazismo. Elie Wiesel fue nombrado presidente de esa comisión.

“Con la desaparición de Elie Wiesel hemos perdido una de las voces más fuertes contra el olvido y el negacionismo”, afirmó el presidente rumano Klaus Iohannis en un comunicado, citado por la agencia AFP.

“Elie Wiesel era más que un escritor venerado. También fue un maestro para muchos de nosotros”, dijo en un comunicado Ronald S. Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial (CJM), con sede en Nueva York.

Comentarios

Load More