CNDH, a la espera de “la respuesta oficial” sobre violencia en Nochixtlán

Policías y maestros se enfrentan en Nochixtlán, Oaxaca. Foto: AP / Luis Alberto Cruz Hernandez Policías y maestros se enfrentan en Nochixtlán, Oaxaca. Foto: AP / Luis Alberto Cruz Hernandez

OAXACA, Oax. (apro).- A dos días de que venza el plazo que dio la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a las autoridades estatales y federales para que rindan un informe sobre los hechos de violencia en Asunción Nochixtlán que dejaron por lo menos ocho muertos, más de 100 heridos y dos desaparecidos, “no tenemos una respuesta todavía”.

Así lo reconoció el segundo visitador general del organismo, Enrique Guadarrama López, quien agregó que siguen a “la espera de la respuesta oficial” para embonar o entablar las evidencias de la investigación, hacer el señalamiento de los derechos humanos violados e ir concatenando el tema de la responsabilidad.

El funcionario manifestó que el próximo viernes vence el plazo de 15 días hábiles que dio la CNDH para que las secretarías de Seguridad Pública, General de Gobierno y de Salud, así como la Fiscalía General de Oaxaca, además de la Procuraduría General de la República (PGR), Comisión Nacional de Seguridad (CNS) e Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), entreguen la información solicitada.

Aunado a estas solicitudes, agregó que se les ha enviado un nuevo oficio donde han hecho solicitudes de ampliación de información.

Lo que significaría la presentación de “un informe pormenorizado de las acciones que ha realizado la CNDH” en el caso de Nochixtlán, terminó por convertirse en un solo reporte de su presencia donde se recaban evidencias, testimonios, peritajes y al final, una postura respecto a lo que pasó ese 19 de junio en la región mixteca.

En la conferencia de prensa, Guadarrama López se negó a dar datos del número de muertos o heridos. Lo único que reconoció es que dos personas permanecen desaparecidas tras los enfrentamientos ocurridos entre opositores a la reforma educativa y policías federales y estatales.

Sin embargo, desconoció si los desaparecidos Inocencio Pinacho y Juan Velasco Méndez estaban en el lugar de los hechos, aunque aclaró que no son maestros.

Inicialmente, la Defensoría de los Derechos Humanos del Estado de Oaxaca emitió medidas cautelares por seis desaparecidos, sin embargo, cuatro ya fueron localizados y quedan pendientes de saber su paradero dos más.

“Tenemos identificados como ya localizadas a Ángel Santiago Hernández, Benito Cruz López, María Carrillo Rodríguez y Daniel Sánchez Medina. Quedan pendientes por localizar Inocencio Pinacho y Juan Velasco Méndez”, precisó.

Llama a construir acuerdos

Antes, la CNDH reconoció el reinicio del diálogo entre el gobierno de la República y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

También exhortó a las partes para que con responsabilidad, civilidad, patriotismo y respeto a la dignidad de las personas hagan el mayor esfuerzo posible para lograr la construcción efectiva de acuerdos, en el marco de la ley, que permitan superar los diferendos existentes.

Y reiteró la necesidad de que la autoridad tenga la sensibilidad para oír y atender los legítimos reclamos sociales que se le presenten, conforme a derecho, pero de igual modo, las personas deban respetar las leyes y preservar las condiciones que permitan la convivencia pacífica entre la sociedad.

“El reclamo de un derecho o la reivindicación de cualquier interés, por legítimo que sea, no puede realizarse haciendo uso de la violencia, afectando derechos de terceros o desconociendo la ley y las instituciones democráticas de nuestro país”, puntualizó.

La CNDH explicó que personal a su cargo mantiene una presencia permanente en Nochixtlán y ha acudido a diversas localidades para hablar con personas que estuvieron en el lugar de los hechos. Asimismo, ha realizado diversas diligencias vinculadas a los hechos del 19 de junio, tales como una inspección ocular del lugar de los hechos, de donde se recabaron indicios de evidencia y balísticos, que fueron fijados fotográficamente, georreferenciados, así como distintos testimonios.

Diligencias

Entre las diligencias realizadas por personal de la CNDH, mencionó que se presenciaron tres necropsias y se corroboraron los datos relativos a otras tres que se realizaron a las personas fallecidas.

Adicionalmente, se dio atención y contención psicológica a familiares de ocho víctimas mortales, hasta ahora identificadas, así como otros servicios de atención psicológica a familiares de personas lesionadas y pobladores afectados por los hechos.

Del mismo modo, se inspeccionó ocularmente la colonia 20 de Noviembre de Nochixtlán, donde habitan personas que se desplazaron al auditorio municipal de Sinaxtla, acondicionado como albergue para 27 familias. También proporcionó acompañamiento a su lugar de residencia a 28 menores de edad, conjuntamente con personal de la Defensoría de los Derechos Humanos del Estado de Oaxaca.

También ubicó en las comunidades de Santa Rosa Panzacola y San Pedro Ñumí a familiares de dos personas fallecidas.

Asimismo, brindó acompañamiento jurídico y atención psicológica al padre de Salvador Olmos García, del comentarista fallecido en Huajuapan, quien laboraba en una radiodifusora, así como a sus dos hermanas, a quienes también se entrevistó. La muerte de este comentarista es imputada a policías municipales.

Según la CNDH se han levantado 357 actas circunstanciadas, entre quejas y testimonios, en Nochixtlán, Sinaxtla, San Pedro Ñumí, Tamazulapan y Huajuapan de León.

Finalmente, el organismo reiteró el llamado a ambas partes para que se respeten los derechos humanos de periodistas y de defensores de derechos humanos.

Y adelantó que continuará con las investigaciones del caso y, en su momento, emitirá la resolución que conforme a derecho corresponda, reiterando la convicción que ha expresado sobre la necesidad de que se anteponga el diálogo, el entendimiento y la construcción de acuerdos, en el marco de la ley, como vía para la solución de diferendos entre las personas y grupos, a cualquier opción que contemple el uso de la fuerza o el ejercicio de la violencia.

Load More