Aval a bodas gay en Morelos, una bofetada al pueblo: Iglesia

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez. Foto: Benjamín Flores El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, autor de la iniciativa. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La aprobación en Morelos de los matrimonios entre personas del mismo sexo se trató de algo vergonzoso, una arbitrariedad y una bofetada a la población de esa entidad, consideró la arquidiócesis de México.

En su editorial del semanario Desde la fe, la arquidiócesis señala que los cambios al artículo 120 de la Constitución de ese estado se realizaron “bajo procedimientos legislativos ilegales y opacos”.

Acusó que estas modificaciones representan “otro atropello agraviando a la ciudadanía, vulnerando el diálogo, de espaldas al debate y a la reflexión, tan necesarios en el sistema democrático de Estados, sin duda, fallidos, sumidos y agobiados por la corrupción y la arbitrariedad”.

La arquidiócesis indicó además que el proceso de aprobación de las reformas en Morelos es un vergonzoso ejemplo de trampas y chapucerías políticas que abofetean al pueblo.

Consideró también que proceso se dio en un ambiente de ilegalidad y total opacidad.

“Al pasar a la ratificación de los ayuntamientos, el Congreso del Estado recibió el voto positivo de 12 municipios contra 15. No obstante la clara oposición, se echó mano de una ridícula positiva ficta (suponiendo la conformidad) para avalar cambios a la norma fundamental estatal por lo que, sin mediar discusión favorable o desechatoria, se aplicó la figura a cinco municipios, entre ellos, el de Cuernavaca, aprobando la controvertida norma por el voto de 17 ayuntamientos”.

La arquidiócesis lamentó asimismo “la decadencia política y legislativa en Morelos, por un lado, el reflejo de lo que la izquierda sufre y padece a nivel nacional; la otra cara de la moneda es el repudio de la mayoría ante iniciativas impopulares, como también lo es la presentada por el Presidente de la República a nivel federal sobre uniones homosexuales.

“Es lamentable cómo se quiere ver a la ciudadanía, como si fuera menor de edad, dándole la espalda, negando su derecho de consulta y opinión. Es la izquierda hipócrita y convenenciera que, en los hechos, traiciona lo que dice defender”.

Lamentablemente, agrega el editorial, el pueblo del estado de Morelos no cuenta con la revocación del mandato para anular el poder político, que ya no ve por sus intereses y bien común.

Agrega que no obstante en la gente hay madurez cívica para revirar en las urnas y demostrar que no todo lo válido legalmente es lícito, moral y justo.

Load More