Choferes de Uber piden intervención de Mancera ante supuestos abusos de la empresa

La página web de Uber La página web de Uber

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Conductores de taxis de la empresa Uber denunciaron una serie de irregularidades, incluyendo el alza desmedida de las comisiones por parte de los directivos de la trasnacional y pidieron la intervención del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera para frenar los “abusos” de que son víctimas.

En una carta dirigida al mandatario local, al secretario de Movilidad Héctor Serrano (Semovi) y al director del Instituto de Verificación (INVEA) Meyer Klip, y firmada por Carlos Castañeda, de la Unión de Socios Uber, describieron las “promesas modificadas en beneficio de Uber de forma arbitraria y unilateral”.

Por ejemplo, contaron la experiencia de Antonio Herrera, socio de la empresa desde 2015:

“Al principio podías meter casi cualquier coche, las comisiones eran más moderadas y la demanda del servicio permitía trabajar y ganar lo suficiente para tener utilidad y amortizar los gastos”.

Explicaron que cuando la empresa llega a una localidad, hace promoción para que los posibles socios se incorporen a la aplicación y den el servicio a nombre de Uber, pero con sus autos con ciertas características que luego cambian.

“Para empezar la factura de origen tiene que ser de más de 200 mil pesos, tener frenos ABS, bolsas de aire y estar en perfectas condiciones”.

Los inconformes se quejaron de que deben ser “mayordomo para los usuarios, so pena de además, ser mal calificado y dado de baja de la plataforma”.

Y es que explicaron que el “mínimo de calificación es de 4.67. Los usuarios no saben esto. Pueden poner cuatro estrellas y destruir el promedio del conductor. Uber simplemente da de baja al conductor hasta que vuelva a capacitarse”, según Claudia González, dueña de un auto Toyota Corolla que compró para aspirar a un mejor ingreso.

“Invertí mis ahorros en el coche. Es un servicio de chofer ejecutivo con autos limpios y en buenas condiciones, no de limusina”, criticó.

En la misiva a las autoridades capitalinas agregaron que cuando Uber comienza a generar “socios”, las reglas del juego cambian a su favor. “Para empezar, insisten en su política de no tener representantes a nivel directivo en las localidades en las que operan. Saben que los “socios” buscarán con quién dialogar y simplemente niegan la oportunidad”.

Cuando los “socios” se endeudan con los vehículos, “saben que tendrán que aceptar sus condiciones para poder solventar la deuda y obtener alguna utilidad. La verdad es que los ‘socios’ se están ‘tragando sus coches’ en el servicio”, añadieron.

Según los quejosos, Uber apuesta a que los “socios” no se organicen para “salirse con la suya”, por ello, dicen que los atienden uno a uno. “Nunca ha tenido interés por los ‘socios’, salvo para engancharlos y cobrar una comisión de entre 25% o de 30% para integrarlos a la aplicación (app).

Las quejas siguieron: “Cuando el socio suma el gasto de gasolina, mantenimiento y depreciación del vehículo, comisión del chofer, aguas, placas, tenencia y refrendo, verificación, seguro de servicio público, contabilidad, impuestos, multas, mordidas y por supuesto, la comisión de Uber, el negocio es para Uber, las gasolineras y el gobierno”.

Y se fueron directo: “Uber ha apostado a la desorganización y egoísmo de los socios. Ya ha habido varios conatos de inconformidad con esta empresa extranjera que no es una alternativa más de movilidad, es una empresa abusiva que ha mentido al cambiar las condiciones comerciales en su beneficio a su libre albedrío, siendo siempre ella la beneficiada”.

Por tales razones, consideraron “reprobable e inaceptable que las autoridades regulen en el sentido del mejor postor y no en función del beneficio social que representan más y mejores alternativas de transporte para la ciudadanía”.

Y aunque no mencionaron directamente a Mancera Espinosa, sí usaron su lema de gobierno: “Una verdadera política para ‘decidir juntos’ implicaría, además de dejar de extorsionar a los conductores por el Invea”.

En su carta, los inconformes expusieron cinco demandas: realizar un análisis de las tarifas, reestructurar las comisiones a 15%, crear una “Unión de Socios” para tener equilibrio entre Uber y los “socios” y obligar a la empresa a tener los canales para atender sus demandas.

También solicitaron frenar de “inmediato” a los 44 mil vehículos que ya hay en la plataforma, regresar a la calificación de 4.5 estrellas para el mantenimiento del chofer en la aplicación y que la Semovi sancione a la empresa si hay represalias por interponer quejas.

Los conductores informaron que para abonar a su causa abrieron una petición en la plataforma change.org

Comentarios

Load More