Sindicalizados de VW México rechazan cambio de esquema laboral

La sede de Volkswagen en Puebla. Foto: Rafael Durán La sede de Volkswagen en Puebla. Foto: Rafael Durán

PUEBLA, Pue. (apro).- Cerca del 92% de los obreros sindicalizados de la planta Volkswagen Puebla rechazaron en un referéndum el esquema Punto de Equilibrio que propuso la automotriz alemana para incorporar en la negociación contractual de este año por la crisis que enfrenta a causa del llamado diéselgate.

Ante la controversia y protestas que generó entre los trabajadores esta propuesta, el Sindicato Independiente para Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw) convocó a un referéndum este miércoles en el que participaron siete mil 159 trabajadores.

En su cuenta Twitter, el Sitiavw informó que al concluir las votaciones la madrugada de este jueves, seis mil 624 se pronunciaron contra el esquema propuesto por la empresa, el cual es también conocido como “banco de horas” y ha sido criticado por especialistas y trabajadores, ya que afecta el derecho al pago de horas extras o días de descanso laborados.

Apenas 504 obreros votaron a favor de la propuesta Punto de Equilibrio y 31 de ellos anularon su voto.

En rueda de prensa, el secretario general del Sitiaw, Rey David García Avendaño, dijo que este día notificará a la parte empresarial la decisión tomada por los trabajadores.

Consideró que la negativa a esta propuesta, no debe ser argumento para que la empresa niegue a sus trabajadores un aumento salarial superior al índice de inflación durante la revisión contractual o para que se recurra al despido de personal de planta.

Señaló que además de este, las negociaciones de este año incluyen otros 14 puntos que serán discutidos en las negociaciones que se lleven a cabo en los próximos días.

Este 18 de agosto, vence el emplazamiento a huelga por revisión del contrato colectivo entre el sindicato y la empresa, cuyas negociaciones han sido calificadas por expertos como el investigador de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Huberto Juárez Núñez, como la “más difícil de la historia” de esta planta productora que tiene más de cinco décadas instalada en Puebla.

Esto, debido a la crisis que enfrenta la automotriz alemana por la caída de ventas a partir de que el año pasado fue demanda en Estados Unidos y otros países por incorporar a sus unidades de motor diésel un software que alteraba sus emisiones de contaminantes a fin de aprobar las pruebas ambientales.

“Esquema regresivo”

Cabe señalar que esta misma propuesta llamada banco de horas ya se ha tratado de incorporar sin éxito al contrato colectivo de la VW en negociaciones anteriores, pero ahora existe el argumento de la caída que han tenido las ventas de la firma a partir del diéselgate.

En el caso de la armadora Audi, que operará en San José Chiapa a partir de este año, perteneciente a la misma compañía alemana, el contrato firmado desde 2012 ya contempla este esquema laboral con el cual los trabajadores aceptan someterse a las necesidades de producción de la empresa.

En un principio, la propuesta  de la armadora indicaba que cuando exista un paro de producción en la planta, derivado de las demandas del mercado, los trabajadores podrán cobrar su semana completa y esos días no laborados se computarán en una carpeta a nombre de cada obrero como “negativos”.

“Cuando se trabaje en sábados o festivos bajo el concepto de “punto de equilibrio”, el trabajador cobra su semana completa más un día de salario tabulado y la prima correspondiente según sea el caso y se computa un día en positivo en su carpeta personal”, detallaba la propuesta de Volkswagen.

Este esquema señalaba que en la carpeta de los trabajadores se podrían computar un máximo de 25 días tanto en positivo como en negativo y que la aplicación sólo se podría acordar de manera colectiva por segmento, línea de producción, turno o por paralización total de labores.

Sin embargo, la Comisión Revisora del Sindicato hizo observaciones a la propuesta de la empresa entre las cuales se enlista que además de ser una petición unilateral, obligaba a los obreros a trabajar días festivos, se reduciría el pago por sábados (día de descanso) laborado y al acumularse en positivo 25 días, afectaría directamente el pago de tiempo extra.

A partir de esto, se conformó un nuevo esquema que se llamó “Equilibrio Verdadero”, que fue la propuesta que se sometió a votación este miércoles y que fue rechazada por los obreros.

En este nuevo esquema se marca que en caso de que la empresa tenga que detener la producción parcial o total de la planta, los trabajadores que hayan agotado su saldo de vacaciones, descansarán y recibirán el pago completo de su salario, mientras que los días se computarán en una carpeta individual.

En esta propuesta, el máximo de días acumulados como pagados y no laborados sería de 20 y no se incluirían los días festivos para compensar el trabajo.

Los obreros compensarán los días pagados y no laborados en sábados y sexto día, cuando la empresa así lo requiera según las necesidades de producción, y se pagarán a 185% por ciento del sueldo de tabulador.

Además, indica que se continuará con el pago de tiempo extra al prolongarse la jornada entre semana, cuando se trabaje en domingos y días festivos y cuando se trabaje en sábados sin que haya días que compensar.

Esta propuesta fue rechazada por los trabajadores, explicó el académico Juárez Núñez, porque representa un retroceso en sus derechos laborales, ya que el trabajo en sábados y el tiempo extra están contemplados con un pago superior en el actual contrato colectivo de trabajo que el día y medio que se les pretende pagar con este esquema.

Según los trabajadores, con este esquema Volkswagen busca que sean los obreros los que asuman el costo de la crisis que se derivó de decisiones tomadas por directivos de la empresa en la implantación de un software “tramposo” y de lo cual la planta productiva estuvo ajena.

Conflicto en Audi

Igual, este miércoles, proveedoras subcontratadas en la construcción de la planta Audi de San José Chiapa bloquearon las instalaciones de la automotriz por más de siete horas para exigir el pago de los contratos que fueron suspendidos desde el pasado mes de mayo.

A dos meses de la fecha programada para el arranque de operaciones, trabajadores de las empresas Aldesa, Rubau y Topisa denunciaron que el automotriz acumula ya un adeudo de pagos por más de 21 millones de pesos.

Tras ocho horas de bloqueo de la planta donde se producirá la camioneta de lujo Q5, la protesta fue levantada bajo la promesa de la empresa alemana de cubrir el 50% del adeudo antes del 25 de julio.

Comentarios

Load More