Gobierno de Astudillo culpa a administraciones perredistas de situación en Guerrero

El secretario de Gobierno, Florencio Salazar Adame, y el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo. Foto: José Luis de la Cruz El secretario de Gobierno, Florencio Salazar Adame, y el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo. Foto: José Luis de la Cruz

CHILPANCINGO, Gro., 28 de julio (apro).- El secretario de Gobierno, Florencio Salazar Adame, responsabilizó a las administraciones pasadas del PRD por el grave problema de impunidad, inseguridad, violencia y falta de recursos para atender las demandas sociales que se viven en Guerrero.

La administración del gobernador Héctor Astudillo Flores justificó su inacción argumentando que el gobierno interino de Rogelio Ortega Martínez y el periodo de Ángel Aguirre Rivero dejaron una administración quebrada y adeudos que superan los 25 mil millones.

No obstante, a la fecha, ningún exfuncionario ha sido sancionado a pesar de las irregularidades que han sido exhibidas públicamente como los casos documentados por Proceso donde destaca un informe de la Auditoría Superior de la Federación que detectó un desvío de más de 19 millones de pesos del Fondo federal para combatir la violencia ejercido en 2014 y 2015.

También, el gobierno de Astudillo reprochó a los alcaldes y acusó directamente al presidente municipal perredista de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, de evadir su responsabilidad ante la situación que prevalece en la entidad y que por ello el gobierno estatal y federal han tenido que suplir esta grave omisión.

Por ello, exhortó a Evodio Velázquez que “asuma con plenitud sus responsabilidades, muchas de ellas atendidas por el gobierno estatal”, aseveró.

Luego, dijo que hasta en la promoción turística el ayuntamiento de Acapulco está ausente, “excepto para tergiversar dentro de su partido declaraciones del ejecutivo estatal, quien señaló que la delincuencia organizada no ha victimado visitantes”.

De esta forma, Salazar Adame matizó la expresión del gobernador Astudillo, quien frente a empresarios calificó de segura la entidad porque las personas asesinadas “no son turistas ni famosos”.

El funcionario, remató diciendo que “ojalá pronto Acapulco deje de ocupar el primer lugar nacional en el índice de violencia”.

De esta forma, Astudillo a través del secretario de Gobierno respondió a la postura que asumió el edil porteño ante la reciente ejecución de su homólogo de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte.

A través de un desplegado difundido en medios locales que fue titulado Guerrero vive las consecuencias de las administraciones del PRD, Salazar Adame atribuyó la ineficiencia gubernamental para revertir los efectos de la narcoviolencia a “la insuficiencia de recursos económicos”.

Esta causa, señala el documento, ha evitado incrementar el número de elementos policiales y su equipamiento para que disminuyan los índices delincuenciales, generados por las bandas delincuenciales que operan impunemente y controlan territorios completos en la entidad.

Luego, el funcionario estatal se queja que en los ocho meses que lleva la administración de Astudillo, han enfrentado “innumerables problemas como el paro laboral en los días previos a su toma de posesión, el vandalismo aunado a la protesta social, y como consecuencia del abandono en la acción de gobierno de las administraciones emergidas del PRD, la ingobernabilidad en Guerrero”.

Salazar Adame afirma que en los hechos, el gobierno de Astudillo ha asumido la responsabilidad de la seguridad pública de los municipios “ante el incumplimiento de las responsabilidades de las autoridades edilicias, como es el caso de Acapulco”, indicó.

Enseguida, acusó al alcalde perredista de Acapulco de haber sido omiso y no cumplir lo que le corresponde a pesar de que se han realizado cuatro reuniones de seguridad de alto nivel en el puerto donde se han establecido compromisos para revertir los efectos de la narcoviolencia, que no especificó.

“Por lo tanto, es una inconsecuencia del alcalde Evodio Velázquez, descalificar la coordinación de las diferentes instituciones que contribuyen a la seguridad pública”, soltó el secretario de Gobierno.

Dijo que el gobierno estatal y los ayuntamientos carecen de recursos económicos, “porque el perredismo entregó una administración quebrada, con adeudos que sobrepasan los 25 mil millones de pesos, y que a partir del 2014 fue omisa sobre los actos delictivos que se han incrementado y que tienen su origen cuando este partido gobernó Guerrero”.

Enseguida, expuso cifras del INEGI donde se han registrado un promedio de más de dos mil homicidios dolosos anuales de 2011 a 2015, pero omitió señalar que en este año la cifra de asesinatos en los primeros siete meses supera las mil 500 ejecuciones, es decir, la tendencia sigue estando igual.

A pesar de ello, Salazar Adame dijo: “En otras palabras Guerrero vive las consecuencias de las administraciones del PRD en esos años”.

Comentarios

Load More