Clases por tv contra el sindicalismo

Clases por tv contra el sindicalismo
Froylán M López Narváez
La televisión mercantil ha intentado, en las últimas semanas, hacer política explícita La que ha acostumbrado es la que surge del sigilo muy enmascarado, hipócrita, encubierto bajo la capa de la “diversión” Pero a través del programa Nuestras Realidades y de la falaz programación y transmisión de “clases” universitarias, se han desembozado
Ya se debiera saber suficientemente que todo centro de comunicación social es un emisor y productor político No existe la neutralidad, ni mucho menos
La política usual en la televisión fenicia ha correspondido a la divulgación de la ideología y los intereses de las corporaciones financieras y mercantiles de los Estados Unidos y México Presentan, divulgan y ensalzan a sus dirigentes Proponen como modelo de vida y de trabajo a la sociedad dividida en clases
Propagan los “héroes” de las guerras norteamericanas; el robo y el homicidio son el núcleo de sus series detectivescas; la vida familiar vertical y enajenada es fuente de presentación de “conflictos”; el deporte profesional, lucrativo y envilecido es agencia de arrebatos mistificados y engañadores, repetidos “campeonato” tras “campeonato”; todo “patrocinado”, inducido, por la venta de bienes y servicios superfluos, para las clases medias y las ricas
Todo esto se sabe y se padece, pero no ha habido acción gubernamental y popular eficaces para frenar el mal uso de una concesión La contaminación del espacio aéreo prosigue, sin solución de ilegibilidad Aunque se avizora el freno legislativo o al menos la discusión y presunto control menor de este atraco ya antañón
En dos programas recientes de Nuestras Realidades, se ha dado lugar a participaciones cortas a voceros de la mayoría de los partidos políticos que tienen reconocimiento oficial y de quienes lo buscan
Se han dicho verdades Tanto algún público como los dirigentes han podido externar preguntas y asertos Todos menoscabados por la brevedad, sin posibilidad de réplicas y duplicas, sin explicaciones, sin datos, sin antecedentes Se trata de divulgar quejas, dudas, confusiones Se incluyeron dibujos del cartonista que necesita de explicaciones para hacer entender sus gráficas Es decir, se interponen “chistes” para bajar el presunto tenor belicoso o irritado de las también presuntas polémicas y discrepancias
No obstante, se debe reconocer, han comparecido ciudadanos que desde siempre debieron tener acceso a los medios que son propiedad nacional y popular
La otra injerencia notoria en los últimos días ha sido la utilización engañadora de varias horas de programación para difundir “clases” Mentirosamente se quiere hacer creer que se puede equiparar una cátedra con un programa de televisión; se miente diciendo que se reanudarían labores en medias horas, y frente a las siete mil y tantas asignaturas, “poner” a los estudiantes frente a un televisor, incluso a la medianoche, para recoger “enseñanzas” No es raro el cinismo, en estos días
Se querría cambiar el lema de Vasconcelos: “Por la raza de Soberón, hablará el espíritu de Televisa”
El trasfondo se vislumbra Se asocian las líneas duras, los partidarios del antisindicalismo —lo que se teme es el crecimiento, por lo demás inevitable, de la lucha obrera independiente; les preocupa nada más, el conflicto laboral en las escuelas e institutos de ciencias y artes superiores
Enésima manipulación: impedir la toma de conciencia crítica, informada, por la expresión apresurada, corta, de las ideas, los programas, las causas políticas; tratar de romper movimientos reivindicadores, haciendo gala de una increída disposición académica, difícil, menesterosa de diálogos, laboratorios, administración
El intento engañador es de suyo fallido La información y la crítica políticas proseguirán en sindicatos, talleres y calles, en lecturas, mítines y discusiones
El aprendizaje universitario también subsistirá Los estudiantes y los profesores vienen conociendo de los conflictos sociales En la propia academia sabrán de los negocios, las alianzas, las maldades y la intransigencia de los tecnócratas, de los secuaces del imperio y de sus semejantes operando en México
La televisión pudiendo ser ilustrativa, estímulo para pensar y saber inicialmente, se emplea, con dolo, como substituto En vez de imágenes para pensar, imaginación roma, para inhibir la meditación El engaño será efímero e inútil

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso