Izquierdismo u oportunismo

Izquierdismo u oportunismo
Abelardo Villegas
En el momento en que se escriben estas líneas la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje acaba de declarar ilegal la huelga planteada por el STUNAM a la Universidad Nacional Autónoma de México El acontecimiento, como es obvio, posee una mayor trascendencia que la de un mero pleito laboral, porque el destino de este conflicto puede ser el de todos los que se planteen en el nivel universitario, por un lado Y por otro, muestra las virtudes y defectos de la participación del Partido Comunista Mexicano en el asesoramiento o manejo de sindicatos universitarios o de índole parecida
En primer término el STUNAM y las dos ramas que se integraron en él, el STEUNAM y el SPAUNAM, no han cumplido con su promesa más resonante consistente en democratizar la vida de la Universidad Las decisiones fundamentales no partieron de abajo hacia arriba, sino al revés Todos pudimos darnos cuenta de que la huelga era inducida por los delegados sindicales que muchas veces intimidaban a los empleados disidentes Incluso en ocasiones cuando una dependencia se declaraba partidaria de seguir trabajando llegaba la plana mayor del sindicato y la cerraba, como ocurrió con el Centro de Cómputo donde sólo cuatro estaban a favor de la huelga contra más de cien que estaban en contra Incluso se ha llegado a decir que es una huelga de delegados sindicales
Otro aspecto muy poco democrático ha sido el apoyo a ultranza del minoritario y desintegrado sindicato de profesores, SPAUNAM; casi se puede decir que los profesores no han participado en esta huelga El aspecto de Ciudad Universitaria ha sido desolador; en las guardias unos cuantos empleados, algunos alumnos y uno que otro profesor las concentraciones han sido multitudinarias porque han reunido varios sindicatos que persiguen propósitos diferentes y han tratado de manipular al alumnado, sobre todo el de bachillerato
Pero donde más se ha advertido el carácter antidemocrático ha sido en la manipulación de la información, sobre todo de la situación legal Ha habido una ambigüedad fundamental en la creación del nuevo sindicato: el STUNAM ha aparecido sin que hayan desaparecido ni el STEUNAM ni el SPAUNAM Se dice que el primero no existirá hasta que se firme el Contrato Colectivo, pero se hizo una reunión para fusionar los dos segundos y fue en nombre del primero que se realizó el paro
También ha sido muy ambigua la posición del sindicato frente a la Ley Federal del Trabajo Al responder a la solicitud de inexistencia de la huelga interpuesta por el abogado general de la Universidad, dijo en un desplegado atenerse al “Apartado A del Artículo 123 Constitucional y a la Ley Federal del Trabajo” (viernes 24 de junio) Pero cuando uno se pregunta si el sindicato se atuvo a lo prescrito por la Ley Federal de Trabajo resulta que dicha Ley no la entienden como ella es, sino como según ellos, debiera ser En el mismo manifiesto al que nos referimos se dice que “los registros sindicales establecidos por la Ley Federal del Trabajo, deben ser sustituidos por simples notificaciones de trámite cuando un sindicato se constituye por la voluntad de sus miembros”
A mí me parece de mala fe tratar de convencer a un trabajador de que se movimiento es legal, pero sin decirle que esa legalidad no es de acuerdo con la ley vigente sino de acuerdo con otro ordenamiento que se quisiera que existiera Y no sólo es de mala fe sino peligroso por las consecuencias reales que una situación de estas puede acarrear y de la cual se debe ser plenamente consciente
Otra de las manipulaciones de menor monta, pero que debe ser mencionada, es la que aparece en varios carteles del sindicato donde se solicitan prestaciones que ya fueron concedidas en la revisión de las condiciones de trabajo que se celebraron a principios de año con las Asociaciones Autónomas Basta una simple confrontación con las Gacetas Universitarias correspondientes para darse cuenta de la manipulación
En suma, que el autoritarismo y la manipulación típicas de la vida política mexicana lo son también de los sindicatos universitarios y del Partido Comunista que los patrocina Esto viene a confirmar una vieja verdad; que tales características no son privativas de nuestra familia oficial sino de la sociedad que la hace posible En el fondo nada tiene de extraño que también la oposición participe de ellas
Lo que sí se puede evitar es el llamar “izquierda” a este tipo de oportunismo La posición política de izquierda no proviene de un membrete Ni mucho menos de una manipulación de la información Las actitudes democráticas son en este momento, en México, las verdaderas actitudes de izquierda No es aceptable un razonamiento que proponga la sustitución de un autoritarismo perverso por un autoritarismo supuestamente benefactor Es ya una lección de la historia socialista que el carácter de las experiencias socialistas ha sido determinado por el modo como los partidos o grupos de izquierda llegaron al poder
Pero no estamos nosotros todavía en ese caso Estamos discutiendo una cuestión concreta en la que algunos grupos o partidos pretende monopolizar el epíteto de izquierda cuando sus actitudes son simplemente oportunistas Las consultas que ellos hacen a la base de los trabajadores son consultas que también el PRI maneja de manera maestra Se convoca a los interesados, se les piden sus opiniones, se les intimida si son demasiado peligrosas o disolventes y luego se acuerda lo que ya estaba decidido de antemano O sea que los dirigentes consultan para simular una democracia Cuando ya todo está decidido desde antes
Esto es muy peligroso porque arrastra a situaciones límite de violencia, cuando también de una manera fraudulenta se pide a los trabajadores que ostenten su vocación para el martirio Vocación en la que se han frustrado muchos movimientos laborales por la irresponsabilidad de los dirigentes

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso