Familiares de El Chapo confirman plagio de su hijo Iván en Vallarta

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Familiares de Joaquín Guzmán Loera El Chapo, líder del Cártel de Sinaloa y quien se encuentra preso en el Cefereso No. 9 de Ciudad Juárez, Chihuahua, confirmaron este martes que Iván Archivaldo Guzmán Salazar, de 36 años, hijo del capo, fue “levantado” junto con el grupo de hombres que fueron sacados del restaurante La Leche de Puerto Vallarta, Jalisco, la madrugada del lunes pasado.

De acuerdo con la información obtenida por esta agencia, entre los otros seis desaparecidos se encuentra José Manuel Díaz Burgos, de entre 24 y 25 años, primo de Guzmán Salazar e hijo de Emilio Díaz Guzmán. De acuerdo con la versión del familiar consultado, la hermana de José Manuel logró escapar del lugar y alertó a la familia de lo que había ocurrido la misma madrugada del lunes.

Según esa versión, el grupo de hombres y mujeres se habían reunido en el popular restaurante para celebrar la despedida de soltera de una de las mujeres que acudió al festejo. Y se confirmó que ninguna de ellas fue plagiada. La Leche es un restaurante muy conocido en Puerto Vallarta, regularmente frecuentado por políticos, artistas, gente del jet set y turistas.

Iván Archivaldo Guzmán Salazar, a quien desde el 2012 el gobierno de Estados Unidos acusa de ser parte de la red criminal del Cártel de Sinaloa, es uno de los hijos procreados por El Chapo Guzmán con su primera esposa, Alejandrina Salazar. Desde que Guzmán Loera fue detenido en 1993 su esposa y sus cuatro hijos –César, Iván, Gisele y Alfredo Guzmán Salazar– radican en Guadalajara, Jalisco.

De acuerdo con información de inteligencia del gobierno de México, desde hace años Puerto Vallarta es considerado una plaza controlada por el Cártel de Sinaloa.

El familiar, quien pidió guardar el anonimato ya que la familia se ha mantenido en silencio, señala que al interior del clan de Guzmán Loera se piensa que este evento está relacionado con el ataque perpetrado el 11 de junio pasado a la casa de Consuelo Loera, la madre de El Chapo en la ranchería de La Tuna, en Badiraguato, Sinaloa.

En esa ocasión, familiares de Guzmán Loera afirmaron al semanario Proceso que detrás del ataque a La Tuna estuvo directamente Alfredo Beltrán Guzmán, sobrino de El Chapo e hijo de Alfredo Beltrán Leyva (Proceso 2069).

Sin embargo, fuentes gubernamentales vincularon a exlíder del Cártel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero, prófugo de la justicia, en ese ataque y en el supuesto inicio de una guerra contra el Cártel de Sinaloa.

En julio pasado, en entrevista exclusiva con Proceso, Caro Quintero afirmó que él ya no estaba en el negocio de las drogas y que no tenía ninguna guerra con nadie (edición 2073).

Es más, añadió que él y El Chapo son amigos desde hace muchos años y que cuando él fue liberado en agosto de 2013 por órdenes de un tribunal, el líder del Cártel de Sinaloa le hizo una visita amistosa y quedaron en buenos términos.

“Estamos desesperados…los están buscando en Nayarit”, dijo la fuente consultada.

Apro pudo confirmar con fuentes del gobierno de Jalisco que entre los plagiados sí está Iván Archivaldo, uno de los hijos mayores de Joaquín Guzmán Loera.

Comentarios