Excolaborador de Cué se suma a campaña de Clinton

El exsecretario de Asuntos Indígenas en Oaxaca, Adelfo Regino Montes. Foto: Tomada de Facebook El exsecretario de Asuntos Indígenas en Oaxaca, Adelfo Regino Montes. Foto: Tomada de Facebook

OAXACA, Oax. (apro).- “Ese día negro, ese 19 de junio, lloré. Yo la verdad lloré, me sentía culpable de ese hecho, la represión en Nochixtlán. Lloré de impotencia y sentí una traición muy grande porque no es la manera de gobernar, pues Gabino (Cué) no actuó como jefe de Estado, se comportó como Ulises Ruiz”, acusa Rufino Domínguez Santos, extitular del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante.

El excolaborador de Cué Monteagudo comparte: “Ver la muerte de mis hermanos en Nochixtlán empezó a afectar mi salud porque no podía desahogarme, estaba en el gobierno y sentía mucha impotencia, entonces, decidí renunciar”.

Es por ello que el mixteco Rufino Domínguez Santos eligió el Día Internacional de los Pueblos Indígenas para renunciar al Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante, ya que “los muertos de Gabino sí tienen nombres y apellidos. Ahí, en la tierra del sol, están sus tumbas”.

Domínguez Santos confiesa que es el momento de partir. “Me siento avergonzado de haber formado parte del gabinete de Gabino Cué. Me dolió lo que le hizo a mis paisanos de Nochixtlán, y su duelo, pero también su indignación me la llevo a la lucha en Estados Unidos.

A unas horas de abandonar su tierra para continuar su lucha por los migrantes y sumarse a la campaña de la candidata demócrata a la presidencia estadunidense Hillary Clinton, Rufino, un hombre menudo pero resistente, de piel tostada por sus raíces mixtecas pero también por emular al flechador del sol en los campos de cultivo, recrimina con sus acciones y declaraciones a su exjefe por caer en la trampa del presidente Enrique Peña Nieto.

Sabedor de las críticas por abandonar el barco que naufraga, el oriundo de San Miguel Cuevas, perteneciente al municipio de Santiago Juxtlahuaca, se defiende:

“Muchos dirán eso pero yo no abandono, el gobernador nos abandonó a nosotros. Abandonó a su gente. Hizo las cosas sin pensar en las consecuencias. Lo que hizo fue sacrificar a mis paisanos”, sostiene en entrevista.

Y lo que le indigna ahora y le parece inadmisible es que a dos meses de esa brutal represión no ha habido un avance en hacer justicia. Entonces, “no quiero ser parte de este gobierno que de manera directa e indirecta es responsable de ese hecho”.

La frase “Paz y progreso” que utilizó Gabino Cué para llegar al poder le quedó grande, aclara, pues después de casi 80 años de gobernar el PRI “pensé que las injusticias iban a desaparecer, pensé que este gobierno iba a ser diferente y vino a caer en lo mismo, y no es lo correcto que nos sigan engañando los políticos. Yo me sentía mal por eso y por eso me hice a un lado”.

El mal sabor de boca lo plasmó en la carta de renuncia que le envió al gobernador, donde le confiesa que “ante la grave crisis social, política y económica que vive nuestro estado en este último año de su administración, llegando a lo más grave por el asesinato de ocho personas, 23 detenidos, 102 heridos y ocho desaparecidos, son acciones indignantes en nuestra sociedad mexicana ante el mundo los hechos ocurridos los días 19 y 20 de junio del presente año en Nochixtlán y en la ciudad de Oaxaca”. Peor aún, insiste, no ha habido impartición de justicia justa y humana en alguno de los casos.

El defensor de los jornaleros en Estados Unidos y fundador del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) fue el tercer funcionario de Cué que renunció por la represión del 19 de junio. Y este miércoles voló a Estados Unidos con un pesar más: los muertos de Nochixtlán.

Comentarios

Load More