Crisis en Guerrero, escenario complicado para elecciones del 2018: Córdova

Integrantes de la Ceteg bloquean Autopista del Sol. Foto: José Luis de la Cruz Integrantes de la Ceteg bloquean Autopista del Sol. Foto: José Luis de la Cruz

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, advirtió que la crisis de violencia, impunidad, corrupción y pobreza que persiste en Guerrero  representa un escenario complicado para la democracia y el proceso electoral de 2018.

No obstante, dijo que espera que en las próximas elecciones no se registren incidentes graves como ocurrió en el proceso electoral de 2015 cuando, a pesar del escenario adverso por el conflicto político-social generado tras la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, los comicios “llegaron a buen puerto”, indicó.

Incluso, afirmó que la elección del 2015 –realizada bajo un operativo policiaco-militar–, dejó grandes lecciones para los funcionarios electorales y partidos políticos  porque “no hubo derramamiento de sangre”.

En el mismo tono que el presidente Enrique Peña Nieto, el presidente del INE acusó a los medios de comunicación de apremiar “la estridencia y el catastrofismo”.

Ello, a pesar de que el proceso electoral pasado en Guerrero se caracterizó por constantes señalamientos de que el narco impuso candidatos y la violencia ligada a la delincuencia desplazó el conflicto político-social.

Para muestra, la ejecución de un funcionario del INE en la región de Tierra Caliente, así como las de los candidatos a alcaldes de los municipios de Chilapa y Ahuacuotzingo.

En la ciudad de Tlapa, días antes de la jornada electoral, agentes federales asesinaron a tiros al estudiante Antonio Vivar. En Tixtla fueron masacrados cuatro guardias comunitarios en la víspera de la elección de junio de 2015.

Lorenzo Córdova Vianello estuvo en esta capital para participar en la toma de protesta del nuevo presidente del INE en Guerrero, Dagoberto Santos Trigo, quien sustituyó en el cargo a David Alejandro Delgado, en el auditorio de la unidad académica de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro).

En su discurso, Córdova señaló que esta entidad “condensa los grandes problemas nacionales de nuestro tiempo: pobreza, desigualdad, marginación, impunidad, inseguridad, los agravios históricos para los pueblos originarios”.

El funcionario consideró que las elecciones en Guerrero destacan porque es un estado que adolece y refleja las grandes paradojas de nuestro tiempo. Y remató:

“Por un lado una riqueza natural, una generosidad de su gente como pocas. Y, por otro lado, simboliza y refleja, por desgracia, lo que son los grandes problemas nacionales de nuestro tiempo: pobreza, desigualdad, marginación, impunidad, inseguridad y los agravios históricos para los pueblos originarios”.

El presidente del INE consideró que este será el escenario de las elecciones de 2018 y anunció que nuevamente el sistema electoral del país se pondrá a prueba como el año pasado.

“No quiero generar una sensación de catastrofismo pero en 2018 instalaremos el número más grande de casillas de la historia, porque serán 154 mil. Habrá elecciones en 29 estados y necesitaremos un millón de funcionarios”, expresó Córdova.

Llama a “protesta factible”

El nuevo vocal ejecutivo de la Junta local del INE en Guerrero, Dagoberto Santos Trigo –quien ocupó el mismo cargo en Morelos–, consideró que la ausencia de autoridad en la entidad ha propiciado la violencia e impunidad.

Dijo que “la atrofia del Estado evoca los momentos más dramáticos de la humanidad”. Por ello, consideró urgente el liderazgo gubernamental, así como una sociedad actuante y movimientos sociales de avanzada que mejoren sus métodos de lucha y “pasen de la protesta violenta a la protesta factible”.

Santos Trigo es ampliamente conocido en la entidad pues ocupó el mismo cargo en Guerrero antes de ser trasladado a Morelos donde permaneció los últimos 11 años.

Al respecto, dijo que durante su ausencia física de Guerrero no dejó de percibir los complejos problemas de la entidad y mencionó los agravios que han marcado a la sociedad guerrerense desde la masacre de Aguas Blancas hasta la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala “con sus secuelas de dolor e impunidad”.

El funcionario dijo que es la hora de la sociedad “para despertar de su letargo pero no por vías violentas que solo destruyen los espacios alcanzados”.

Recordó que los retos en la entidad son los mismos: “La marginación, inseguridad generada por la delincuencia, la desigualdad social extrema, la pobreza de capacidades, el sistema de justicias arcaico, la deserción escolar galopante. Factores todos que mantienen postrado a nuestro estado”.

El funcionario electoral concluyó al decir que “se requiere construir un cambio de paradigma en la niñez para inculcar valores por el respeto a la legalidad y la paz porque en el 2018 está en juego el sistema de país”.

Comentarios

Load More