Juan Gabriel deja una fortuna de 30 mdd… y problemas con el fisco

Abril de 2015. Juan Gabriel en el Auditorio Nacional. Foto: AP / Rebecca Blackwell Abril de 2015. Juan Gabriel en el Auditorio Nacional. Foto: AP / Rebecca Blackwell

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El cantante Juan Gabriel, fallecido el pasado domingo 28, logró una fortuna de 30 millones de dólares en 45 años de carrera, aunque en los diez últimos tuvo problemas con el fisco.

Según el sitio de espectáculos Celebrity Networth, el autor de “Amor eterno”, “Hasta que te conocí” y “El Noa-Noa”, entre muchas otras canciones, llegó a cobrar hasta 700 mil dólares por evento (más de 13 millones de pesos).

Uno de los números más relevantes en la historia profesional de El Divo de Juaréz, apuntó, es la venta de aproximadamente 100 millones de discos.

De acuerdo con información de la revista Forbes, Alberto Aguilera Valadez, quien murió a los 66 años de edad, contaba con varias marcas registradas ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), entre las que destacan productos para hacer jabones, bebidas alcohólicas, hotelería y servicios de espectáculos, entre otros.

Señaló, asimismo, que durante 10 años compositor de más de mil 500 canciones tuvo problemas con el fisco, dado que en diversas ocasiones dejó de pagar o reportaba ingresos por debajo de lo que realmente obtenía dentro y fuera de México.

Por esas acciones la Procuraduría General de la República (PGR) lo detuvo en el aeropuerto de Ciudad Juárez, Chihuahua en 2005, acusado del delito de defraudación fiscal por un monto de 4 millones de pesos.

Seis años después se dio a conocer que el cantante tenía un adeudo de 18 millones de dólares en Estados Unidos, situación que lo tuvo al borde de perder sus casas en Las Vegas y en Florida.

Actualmente Juan Gabriel tenía adeudos con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), pero antes de morir llegó a un acuerdo con Hacienda para pagar a plazos programados su antigua deuda.

En la página web del SAT se informa que cuando un deudor del fisco muere, las cuentas no desaparecen con él, ya que deberán ser pagadas por sus herederos.

“Los adeudos fiscales a cargo de un contribuyente no se cancelan si éste fallece, ya que la autoridad fiscal inicia diversas acciones de investigación para detectar bienes o cuentas bancarias con el objetivo de recuperar el importe de los adeudos fiscales”, se lee en el sitio del SAT.

Comentarios

Load More