Duelo y fiesta en Bellas Artes por Juan Gabriel

La urna con la cenizas de Juan Gabriel en Bellas Artes. Foto: Miguel Dimayuga La urna con la cenizas de Juan Gabriel en Bellas Artes. Foto: Miguel Dimayuga

La siguiente crónica fue solicitada para nuestros lectores al periodista César Muñoz Valdés, presente en el homenaje que el pueblo de México le tributó como despedida al ídolo musical Juan Gabriel, ante la urna fúnebre en el Palacio de Bellas Artes el lunes 5 de septiembre de 2016. *

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con entrega y devoción, miles de personas se dieron cita a las afueras del Palacio de Bellas Artes para dar el último adiós a Juan Gabriel, mientras esperaban para poder acceder a la urna fúnebre de Juanga y “observar” por última vez a su ídolo.

Sobre el Eje Central multitudes se extendían desde las 14:00 horas para esperar la llegada del cortejo fúnebre que llevaría las cenizas de El Divo de Juárez a su homenaje.

En dicha avenida, un fuerte dispositivo de elementos de Seguridad Pública comandó el recibimiento multitudinario, cuyos miembros al momento de arribar la carroza a eso de las 16:40 horas al Palacio de Bellas Artes se arrodillaron en un acto de honor y a su vez, para permitir que el pueblo pudiese ver el vehículo de color negro.

La entrada fue a un costado del foro cultural, mientras se postraba un coro de jóvenes vestidos de blanco, todos cargando ramos de flores y entonando sus éxitos Siempre en mi mente y ¿Por qué me haces llorar?, para librar un ramillete de solemnes sentimientos.

Un ambiente de fiesta se vivía en las calles, donde el principal himno de duelo fue el tema Amor eterno, el cual cantaban miles de almas que también hacían filas que llegaban hasta la Alameda Central.

Caso especial el de Corina Jiménez, de 65 años, la primera en arribar para asistir al acto, quien desde las 8:30 horas del día de ayer domingo 4 de septiembre ya estaba formada.

O como Eleana Jordan, que desde Colombia llegó a tierra azteca el domingo 28 de agosto cuando murió “nuestro Juanga, alguien muy querido en todo Latinoamérica”. La joven sudamericana señaló:

“Desde niña crecí con las canciones de Juan Gabriel, deben sentirse contentos en México con tanto talento que tienen, para mí el más querido es Juanga, por eso estoy aquí, porque él significa un hombre de lucha para nuestros pueblos, además sus canciones son eternas”.

También se podía ver a personas caracterizando al cantante –que murió a los 66 años de un paro cardiaco en Santa Mónica, California–, vestidos de trajes de lentejuelas y zapatos de charol, algunos imitando su estilo interpretativo a capela.

Poetas callejeros como el señor Luis Piedra, de 70 años, quien viajó de la célebre Ciudad Juárez, Chihuahua para regalar hojas pletóricas con sus versos dedicados a Alberto Aguilera Valadez (nombre real del cantautor), que a la letra enunciaba como gran fan de Juanga:

Ya no sabemos cómo pedirle a Dios el que sus ojos nunca se cerraran…

El homenaje inició a las 16:47 horas, cuando apareció el mariachi Gama Mil, al tiempo que el tenor Fernando de la Mora, vestido con luto oscuro y elegancia, cantó inconfundible en estilo y pasión Amor eterno, seguido de Aída Cuevas con Te lo pido por favor, acompañándose del mariachi Nuestra Tierra, para después dar paso al público en general quienes a las afueras del Palacio de Bellas Artes tenían, además, un escenario con grupos en vivo, para predicarle su propio “amor eterno, inolvidable”.

Así, las visitas de fans se prolongarían por miles tras la lluvia y al caer la negra noche…

Comentarios

Load More