Yishai Jusidman en el MUAC

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) exhibe una muestra individual del pintor mexicano radicado en Los Ángeles, California, Yishai Jusidman (1962), con el título Azul de Prusia.

Bajo la curaduría de Cuauhtémoc Medina y Virginia Roy, la exposición reúne una serie de trabajos que abordan el tema del Holocausto y de la propia práctica pictórica.

A partir de las imágenes fotográficas tomadas por los ejércitos de los aliados que liberaron los centros de concentración, el artista decide reproducir cámaras de gas, pasillos de los campos de concentración, paisajes donde se ubicaron estos centros, sin intención subjetiva, solamente reproducir sin interpretar.

El propósito: hablar no sólo del Holocausto sino de la práctica pictórica de su contemporaneidad y su capacidad para seguir avanzando. Es una interrogante frente a la práctica pictórica en acontecimientos de esta envergadura.

A través de la elección de uno de los primeros pigmentos desarrollados en 1704 por el químico Heinrich Diesbach en Berlin, azul de Prusia, Jusidman propone elaborar conceptualmente su discurso y unir la utilización de este color a la historia del Shoá, evidenciando las contradicciones que los seres humanos han cometido.

Por un lado, usa el color azul de Prusia en la pintura que, en tiempos pasados, se asoció con el perfeccionamiento y que por sus cualidades técnicas enalteció el arte, y al mismo tiempo pudo ser utilizado en los pesticidas de las cámaras de gas para cometer crímenes contra los seres humanos.

Las obras presentadas en está ocasión son imágenes casi fotográficas, cuadros monocromáticos de gran formato pintados con azul de Prusia y varios trapos utilizados por el artista en el proceso pictórico montados sobre bastidores.

Además muestra algunas fotografías de gran formato que el artista ha titulado Manchas (registro de las manchas que se han quedado sobre la pared después de haber pintado las obras).

Los curadores subrayan que esta serie muestra “las relaciones y las tensiones entre color e historia, percepción y materialidad, imagen y pintura”.

Se ha dicho que los residuos del color azul de Prusia en las cámaras de gas de los campos de concentración pueden evidenciar la utilización de éste en los pesticidas, realizado con Zyklon B o ácido cianhídrico o prúsico compuesto que se asemeja al compuesto químico del azul de Prusia.

A partir de estas evidencias que aún se han quedado registradas, el artista desarrolla su discurso; un evento histórico detona su discurso conceptual y pictórico para nombrar lo innombrable.

Se interroga la dinámica que se establece de la condición política de una imagen y su relación con su representación pictórica. Elegir el color azul de Prusia para transitar y explorar la historia del Holocausto; abordar la representación y su materialidad también subraya la capacidad del color para despertar emociones y guardar en la memoria el latir de un acontecimiento, en este caso; el exterminio de los judíos en manos de poder nazi en 1933.

Jusidman es también crítico de arte contemporáneo. Realizó estudios en la New York University de Estados Unidos, así como en el New York Studio School of Drawing, Painting and Sculpture de la misma ciudad, en el California Institute of the Arts y en el Art Center College of Design, de Pasadena. De 1973 a 1980 fue aprendiz de Carlos Orozco Romero. Cuenta en su haber con varias exposiciones individuales y colectivas en México y en el extranjero.

La muestra permanecerá abierta al público hasta noviembre del 2016. El museo está ubicado en el Centro Cultural Universitario en a

Comentarios