Caen otros 5 del Cártel del Noreste, acusados de secuestrar a universitaria en NL

Los presuntos integrantes del Cártel del Noreste. Los presuntos integrantes del Cártel del Noreste.

MONTERREY, NL. (proceso.com.mx).- Cinco presuntos secuestradores, calificados por el gobierno de Nuevo León como brazo ejecutor del Cartel del Noreste (CDN), que cometieron homicidios en municipios del área metropolitana, fueron detenidos este viernes por autoridades estatales, en posesión de armas y droga.

Esta célula criminal es identificada como la que el pasado miércoles 28 secuestró a una estudiante de 20 años, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, a la que abandonaron ilesa ese mismo día en el municipio de Apodaca.

La fuente del gobierno estatal dio a conocer que los detenidos son Jorge Geobanny García Gallegos, El Negro, de 34 años, jefe de los pistoleros; José Guadalupe Rodríguez Chavez, Tostón o El Cincuenta, de 30, encargado de logística y operador de sicarios.

Bryan Ricardo Pacheco Cubillos, El Yambra o Ricky, de 19, sicario; Jahir Alberto Hurtado Gallegos, Macaco, de 22, halcón y sicario; David Alejandro Tinajero Parras, Bruno, de 25; halcón y sicario.

Según los primeros reportes, sus objetivos principales eran vendedores de droga rivales del Cártel del Golfo.

De acuerdo a la información proporcionada, el miércoles los sicarios pretendían asesinar a un vendedor de drogas, pero como no lo encontraron, secuestraron a su hija, la estudiante universitaria, con el propósito de presionar a su padre.

Sin embargo, el jefe del CDN ordenó que la liberaran, por lo que dejaron a la mujer abandonada en la casa de seguridad.

El viernes por la tarde, los cinco fueron detenidos cuando circulaban por calles del municipio conurbado de Apodaca, en coches Tsuru Azul y un Camaro verde, en posesión de dos tres pistolas, 168 dosis de cocaína, 2 kilos de mariguana, 2 básculas y 900 pesos en efectivo.

En la investigación posterior al arresto, se reveló que estarían relacionados con ejecuciones recientes en los municipios de Monterrey, Cadereyta, Guadalupe y San Nicolás.

Los pistoleros recibían órdenes de su líder por Whatsapp, donde se les indicaba el nombre y la ubicación de su objetivo, así como el motivo por el que debían privarlo de la vida.

Los detenidos quedaron a disposición del centro de Operaciones Estratégicas, donde se les investiga por posesión de droga con fines de venta, mientras en la PGR se les abrió una carpeta por la posesión de las armas.

Comentarios

Load More