Rescatan a 51 víctimas de explotación sexual en 2 bares de la Cuauhtémoc

La Fiscal Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas, Juana Camila Bautista Rebollar. Foto: PGJCDMX La Fiscal Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas, Juana Camila Bautista Rebollar. Foto: PGJCDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Procuraduría General de Justicia capitalina realizó un operativo en los bares “La Tirada” y “By Latino”, en la delegación Cuauhtémoc, de donde rescató a 51 mujeres que eran explotadas sexualmente y detuvo a siete presuntos responsables.

En un comunicado, la dependencia informó que por una denuncia anónima y labores de investigación, elementos de la Policía de Investigación (PDI) llegaron a los establecimientos ubicados en las calles Colón en la colonia Centro, y Pedro Moreno en la Guerrero, respectivamente, donde se cometía este delito.

Uno de los detenidos, agregó, es dueño de ambos establecimientos mercantiles.

Tras la detención, el agente del Ministerio Público de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas inició la averiguación previa contra Francisco Javier Soto González, el propietario, de 50 años; y el administrador Gerardo Pánfilo Guerrero Hernández, de 60 años.

Además fueron detenidos el capitán de meseros Rubén López Hernández, de 52; los encargados Germán Bolaños Carrera, de 42, y Juan Carlos Rodríguez García, de 37; el empleado de seguridad José de Jesús Echeverría Leal, de 46 y el mesero Hugo César Cubillos Bravo, de 38 años, quien también cobraba los bailes privados.

Según la PGJ, las mujeres eran “enganchadas” por los encargados de los establecimientos. Las contrataban como bailarinas eróticas, pero luego las obligaban a desnudarse, a inducir a los clientes a consumir bebidas alcohólicas y a conseguir que las invitaran a su mesa.

De acuerdo con la dinámica descrita por las autoridades, un porcentaje del costo de las copas consumidas era para ellas y el resto, para el establecimiento. Al consumir tres copas seguidas, el cliente adquiría el derecho de tener relaciones sexuales con las mujeres en un cuarto privado, en tanto que el pago por el sexoservicio se establecía entre la mujer y el solicitante.

El trato podía incluir el tener relaciones en hoteles cercanos, pero el costo ya era acordado por los encargados y dependía de la persona solicitada.

La PGJ informó que las víctimas identificaron a través de la cámara de Gesell a sus victimarios, por lo que estos fueron consignados al Reclusorio Preventivo Oriente, por el delito de trata de personas, en su modalidad de explotación por prostitución ajena.

En tanto, las víctimas recibieron apoyo psicológico, médico y orientación jurídica. Según el dictamen de psicología forense, tienen afectación y alto grado de vulnerabilidad. Por ello, la Subprocuraduría de Atención a Víctimas del Delito y Servicios a la Comunidad les brindó apoyo integral.

La PGJ agregó que los dos inmuebles asegurados serán propuestos para la aplicación de la Ley de Extinción de Dominio.

Comentarios

Load More