Aunque OMS detectó primeros casos de Guillain-Barré en México, en Chiapas ya reportan muertos

Bebés con microcefalia por brote de zika en Brasil. Foto: AP / Felipe Dana Bebés con microcefalia por brote de zika en Brasil. Foto: AP / Felipe Dana

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) registra los primeros cinco casos del Síndrome de Guillain Barré (SGB), provocado por el virus del zika, uno de ellos en Chiapas, familiares y amigos de pacientes reportaron que son más los casos detectados en la entidad y que algunos ya fallecieron.

En julio pasado, Susana López Estrada fue la primera que expuso en redes sociales que su hermano Richard Irving López Estrada, contagiado con el virus, sufrió los primeros síntomas de lo que más tarde le fue confirmado como Guillain-Barré, un síndrome neurológico que ataca el sistema nervioso, paraliza los músculos y, en algunos casos, puede detener la respiración.

Richard estuvo en la cama número 4 del Hospital “Chiapas Nos Une, Dr. Jesús Gilberto Gómez Maza”. Dos semanas antes de que empezara a sufrir parálisis en todo el cuerpo, empezó con zika. Fue a tres médicos diferentes, pero el último en el Hospital Malibú, le dijo que su enfermedad no tenía cura, que era SGB.

También le advirtió que si quería salvar su vida, debía comprar un medicamento llamado Octagam, con un costo de al menos 10 mil pesos cada frasco. Necesitaría 27 de ellos. También debía pagar 18 mil pesos diarios por la terapia intensiva.

Susana empezó una campaña de recaudación de fondos, mientras que su familia organizó rifas de manualidades donadas. Hasta ahora su hermano sigue en cama.

Otro caso de SGB derivado del zika fue el de Homero Samayoa Resinos, un exbibliotecario de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), quien estuvo en el Hospital del ISSSTE, “Dr. Belisario Domínguez”. Tras varios reclamos, su familia logró que lo atendieran, pero cuando llegó se enteró que ya había ahí otros pacientes con el mismo padecimiento.

Su hermana Nelly Samayoa Resinos contó: “Es preocupante que la Secretaría de Salud en Chiapas no alerte al pueblo. Ahí mismo en el ISSSTE hay otra paciente, es originaria de Villaflores, se llama Reynol, desconozco el apellido. Cuando Homero ingresó, ella ya estaba ahí. Y el jueves pasado (29 de septiembre), cuando fuimos por otra cita, aún seguía en piso”.

La mujer comentó que “muchos desconocen los síntomas de ese síndrome y por esa razón no se atienden rápido. El medicamento cuesta seis mil 500 pesos el frasco y se requiere de cinco para terminar el tratamiento. Lo siento por los pacientes que no cuentan con servicio médico gubernamental”.

Dolor y muerte

Hace tres meses falleció la señora María C. Jiménez García, a quien el SGB le complicó su salud, de por sí deteriorada por otros malestares. Estuvo cuatro días en el Hospital “Chiapas Nos Une”, donde fue atendida por el médico internista Ángel Suárez Camacho. No obstante, no logró superar su estado crítico. Sus familiares comentaron que su muerte era la tercera registrada en ese nosocomio por la misma causa.

“El zika le empezó el 26 de mayo. El 4 de junio le fue diagnosticado el SGB y el 22 de junio falleció. En verdad es una enfermedad muy dura, los medicamentos son de muy alto precio y en verdad no recibimos ningún tipo de apoyo de ninguna institución, a pesar de solicitarlo en instancias como el DIF y el Hospital ‘Dr. Gómez Maza’, lo peor en salud en Chiapas”, afirmó su hijo Arturo De Jesús Martínez Jiménez.

Carlos Oliva dijo a apro que su hermano apenas se recupera del SGB detonado por el zika, después de dos meses de estar hospitalizado con un respirador artificial.

Tras el tratamiento, les sobraron tres botellas de inmunoglobulina humana de seis gramos que puso a la venta. “El tratamiento es muy caro y aún hay que aplicar medicamentos después de eso… Necesitamos recuperar un poco para poder mantenernos con los gastos que siguen”, agregó.

Blanca O. Aguilar relató el caso de su tía, también fallecida a causa del SGB. Originaria de Jaltenango, la víctima sufrió parálisis en todas sus extremidades y sus órganos internos.

Contó: “Empezó con mucho dolor y terminó perdiendo la movilidad de su cuerpo, primero sus extremidades inferiores, después sus brazos. Perdió control intestinal (se le paralizaron los intestinos y estómago) hasta que finalmente subió y se fueron paralizando sus pulmones y corazón”.

La tía de Blanca estuvo internada en un hospital privado y cuando tuvo una ligera mejoría la dieron de alta para que se recuperara en su casa. Los médicos le diagnosticaron neuropatía diabética, aunque ese padecimiento ya lo tenía, pero no era grave. En poco tiempo, el deterioro fue inminente y progresivo. “Fue muy rápido, en 48 horas. Ella murió antes de ser trasladada de nuevo a un hospital”, explicó su sobrina.

Según la mujer, “por ver el dolor de mi tía, mis primos ya no quisieron saber nada, pero yo me dediqué a buscar explicaciones con los doctores que la habían atendido. Uno de ellos sugirió que podía haber sido el síndrome de Guillain Barré, porque presentó todas las sintomatologías y al no tener manejo hospitalario, la llevó al doloroso desenlace”.

Diana Caldera narró el caso de su cuñado Ubel Ovando Hipólito, habitante de Tonalá, quien padeció zika en enero de este año y se le paralizó la parte media del cuerpo. “Estuvo una semana en urgencias y nunca le pudieron dar un diagnóstico”, lamentó.

Su familia lo llevó al hospital “Gómez Maza”, donde le detectaron el síndrome, pero tuvieron que conseguir tres vacunas en hospitales privados, cada una con un valor aproximado de 10 mil pesos. “Si se hubiera quedado en Tonalá, hubiera fallecido porque si no se atiende le da paro respiratorio o cardiaco”, expuso.

En pleno paro magisterial de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) –que duró 125 días–, el profesor de primaria Ramiro Alonso Ramos Borraz empezó con la parálisis en el cuerpo luego de padecer zika.

Ahora vive con incapacidad y difícilmente podrá volver al salón de clases. Sus familiares no han revelado si es o no el SGB, pero todo sus males se derivaron del virus.

El SGB puede ser confundido con la esclerosis múltiple, dicen médicos que conocen bien esta enfermedad.

Como estos casos, muchos otros han sido reportados a apro en Chiapas con el nombre y apellido de los afectados. Sin embargo, la Secretaría de Salud informó que sólo tiene el registro del caso de una niña de cinco años originaria de Palenque.

La menor es atendida por el IMSS en esa localidad, aunque estuvo por varias semanas internada en el Hospital del Niño y la Niña de Villahermosa, Tabasco, el más próximo a esa ciudad chiapaneca.

La Secretaría de Salud explicó que no tienen más reportes, ya que muchos casos se quedan en el sector privado. Sin embargo, los casos reportados a esta agencia estuvieron internados en el ISSSTE y el hospital “Gómez Maza”, ambos del sistema de salud pública.

Comentarios

Load More