Indígenas zoques alistan defensa agraria en Los Chimalapas; no esperarán ya la intervención del gobierno

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Indígenas zoques de Santa María Chimalapa advirtieron hoy que no aguardarán más la intervención del gobierno federal o de los de Chiapas y Oaxaca para resolver el problema agrario que enfrentan, por lo que asumirán decisiones en defensa del territorio que, aseguraron, les pertenece.

En un extenso documento firmado por los líderes e integrantes del cabildo de bienes comunales de Santa María Chimalapa, Oaxaca, los inconformes indicaron que por acuerdo de asamblea general de comuneros decidieron no esperar más a que las autoridades resuelvan el conflicto agrario que viven desde 1967.

“Ustedes, como funcionarios y personas preparadas deben conocer de nuestra historia agraria y de las grandes riquezas naturales que existen en nuestro territorio comunal, lleno de inmensas montañas, la mayoría cubiertas todavía de diferentes tipos de selvas y bosques, donde viven diferentes plantas, árboles y animales y de donde nacen y corren manantiales, arroyos y ríos de agua pura, y también en donde se produce el oxígeno que respiramos”, dice la carta.

Luego señalan que todas esas montañas, con inmensos bosques y selvas, aún existen gracias a la ancestral lucha que han venido dando los chimas por defender ese territorio, que es la herencia que les dejaron sus antepasados y que será la herencia para sus hijos, hijas y nietos.

“Los chimas somos indígenas zoques y por eso nuestro sentimiento por la defensa de nuestro territorio comunal y el amor por la Madre Tierra nos viene desde nuestros más antiguos antepasados, los olmecas, y así lo hemos aprendido de generación en generación, de padres y madres a hijos e hijas durante miles de años, sobreviviendo como chimas a la conquista y pagando con oro a la corona española por nuestras propias tierras”, exponen los comuneros.

En el documento, que lleva la firma de los líderes comunales Armando López González, Edgar Mendoza Hernández, Raciel Francisco Carrazco y Guillermo López Zárate, presidente del comisariado, secretario, tesorero y miembro del consejo de Vigilancia, respectivamente, también explican que sobrevivieron a las haciendas extranjeras invasoras hasta lograr los decretos de reconocimiento y titulación de bienes comunales de Los Chimalapas en 1967.

“Pero ustedes deben saber también que mientras estaban en trámite nuestros decretos agrarios, desde el año 1950 el vecino gobierno del estado de Chiapas, con el apoyo del gobierno federal y con el silencio cómplice del gobierno de Oaxaca, se metió a invadir 160 mil hectáreas de nuestro territorio comunal chimalapa, ubicadas además dentro del estado de Oaxaca, utilizando para esta invasión a empresas madereras, a las que, cansados de denunciarlas ante los gobiernos, tuvimos que correr con la justicia en nuestras manos en 1977.

“Luego llegaron latifundistas ganaderos, como el cacique Ernesto Castellanos Domínguez, a quien detuvimos, tomando otra vez la justicia en nuestras manos en 1986, siendo hermano del general Absalón Castellanos Domínguez, gobernador chiapaneco”, se resalta en la misiva.

De igual forma recordaron cuando echaron de sus tierras a los “narcoganaderos” de San Isidro la Gringa, encabezados por el entonces gobernador chiapaneco y luego secretario de Gobernación, Patrocinio González Garrido, “a quienes con largas gestiones, presiones y apoyo de la sociedad civil forzamos a desalojar y a que el gobierno federal nos devolviera en papel las 40 mil 945 hectáreas de selvas invadidas, en septiembre de 1994”.

Por todo lo expuesto, “advertimos que nuestro pueblo chima decidirá pronto qué acciones tomará en el futuro, para directamente y por justicia, salvar nuestro ancestral territorio y no permitir más daño a nuestra Madre Tierra.

“Públicamente los hacemos a ustedes responsables directos de lo que por esta decisión comunal pueda llegar a ocurrir, pues eso será debido a la burla, incapacidad o mala fe con la que por 66 años han venido actuando ustedes los funcionarios, supuestamente responsables de ejercer la justicia, en contra de nuestros derechos como pueblo indígena y en contra de los derechos de la madre naturaleza”, concluyen.

Comentarios