Telenovelas de Argos en Imagen TV

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Imagen TV, como era previsible, ofrece en su señal más de lo visto en las televisoras del Ajusco y de Chapultepec. Y con la misma impudicia inserta largos cortes publicitarios frecuentes, para seguir con la tradición que ha bajado la audiencia de la señal abierta entre 8 y 15 puntos, especialmente entre los jóvenes. Lo importante es vivir de los anuncios comerciales o señalar esa fuente de ingresos como la principal. Oculto tras el velo de lo informativo puede quedar todo lo demás. Lo sobrante se va a alguna empresa off shore para “inversión patrimonial” (Bahamas Leaks 2016).

Carta fuerte que logró poner a TV Azteca en el ánimo del público en los años 90, la casa productora Argos estrena en Canal 3 dos telenovelas. Éstas no son sólo responsabilidad de Argos, pues detrás de éstas están las compañías estadunidenses Fox y Telemundo. Ocupan el horario de la noche. Se siguen una de otra. Se trata de Vuelve temprano y Dos lunas, ambas grabadas en México.

Las innovaciones que Argos introdujo con Nada personal y Mirada de mujer ya han sido rebasadas, aunque su huella persiste en el enfoque cinematográfico que deja más libres a los actores para moverse. En materia de contenidos, las series de las empresas OTT superan por mucho las truculencias de los mafiosos de, por ejemplo, La Reina del Sur o Fortuna, también realizadas por la empresa de Epigmenio Ibarra. Así que en otra vuelta de tuerca se trata de intensificar los efectos, hacer secuencias rápidas, editar de tal modo que aumente el suspenso. Los lugares sórdidos han pasado a ser elementos destacados de las imágenes fuera del set, las discotecas ruidosas, las casas a medio derruir, sin pintura, las calles estrechas y las avenidas llenas de grafiti.

Y entre los personajes sobresalen por un lado los narcos y del otro los policías. En medio, y atrapada sin salida, la ciudadanía que rodea a los protagonistas. Esta sensación de violencia soterrada, de sordidez calza muy bien con la idea de introducir elementos realistas a las tramas melodramáticas.

La telenovela Vuelve temprano se enmarca dentro de este cuadro. Sin embargo aquí Argos perdió lo avanzado. Los sets son abigarrados: una pared de cada color, muchos muebles, adornos, tomas cerradas con lo cual el agobio aumenta. Los actores recitan parlamentos repetidos de antiguas obras y su desempeño es exagerado. La historia refleja la pérdida de contacto entre padres e hijos adolescentes. Estos toman drogas, alcohol, las venden. Dicen que estudian, pero no lo hacen. Y los padres no se enteran hasta que uno muere y el otro cae en la cárcel.

El nuevo producto les salió fallido.

Comentarios