Tras meses de espera, publican el reglamento de la Secretaría de Cultura

Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura. Foto: Raúl Pérez Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura. Foto: Raúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobierno de la República, encabezado por Enrique Peña Nieto, publicó hoy en el Diario Oficial de la Federación el Reglamento Interior de la Secretaría de Cultura (SC) en el cual se establece el orden administrativo de la dependencia, creada por decreto presidencial en diciembre del año pasado.

Más de 11 meses transcurrieron desde la fundación de la SC y el nombramiento de Rafael Tovar y de Teresa como su primer titular, hasta la publicación de este ordenamiento jurídico que en ocho capítulos y 35 artículos define cuales son las dependencias que conforman la institución y las atribuciones de cada una en materias como preservación y conservación del patrimonio, educación artística, publicaciones, apoyo a la creación y difusión de las artes.

Aunque Tovar declaró hace unos meses que el reglamento no era tan importante y se le estaba queriendo dar el peso de una ley, hoy dijo, a través de un comunicado, que su publicación responde “a una demanda histórica del a vida cultural mexicana” y así se “continúa con el esfuerzo, sostenido durante más de dos siglos por darse instituciones a la altura de su milenario legado cultural y de la riqueza y diversidad de su identidad”.

Añadió que el documento es resultado de un trabajo de diagnóstico, diseño y planeación realizado por las secretarías de Cultura, con la de Hacienda y Crédito Público y de la Función Pública, la Comisión Federal de la Mejora Regulatoria y con la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República.

La SC queda integrada por dos subsecretarías, la de Desarrollo Cultural, y la de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura, una Oficialía Mayor, la Unidad de Asuntos Jurídicos y las direcciones generales de Asuntos Internacionales; Bibliotecas; el Centro Nacional de las Artes; Comunicación Social; Culturas Populares, Indígenas y Urbanas; Fonoteca Nacional; Promoción y Festivales Culturales; Publicaciones; Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural; Vinculación Cultural; Administración, y Tecnologías de la Información y Comunicación.

Como órganos administrativos desconcentrados se suman los institutos nacionales de Antropología e Historia (INAH), de Bellas Artes y Literatura (INBA); de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM); del Derecho de Autor; y Radio Educación.

Cabe mencionar que el sector del cine, integrado por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), los Estudios Churubusco, la Cineteca Nacional, y el Centro de Capacitación Cinematográfica, no están enunciados en el reglamento. Se dice en el artículo 13, fracción XXX, que a la Unidad de Asuntos Jurídicos corresponderá:

“Fungir como representante de la Secretaría de Cultura en los Comités Interinstitucionales para la aplicación de los estímulos fiscales en la producción cinematográfica nacional, en la distribución de películas cinematográficas nacionales y en proyectos de inversión en la producción teatral nacional, previstos en los artículos 189, párrafo quinto, fracción I y 190, párrafo cuarto, fracción I de la Ley del Impuesto sobre la Renta.”

Desde principios de septiembre pasado comenzó a circular una versión no oficial del reglamento –reconocida por las autoridades de la SC como uno de más de veinte borradores–, que provocó el rechazo y la movilización de los trabajadores del sector cultural, agrupados en diferentes sindicatos, entre ellos de arquitectos, y docentes e investigadores de los institutos INAH e INBA, quienes pidieron se respetara su personalidad jurídica.

Y es que varias de las atribuciones en materia de monumentos que corresponden a dichos institutos se le asignaban a la Dirección General de Sitios y Monumentos, por lo cual consideraron que se estaba creando una especie de “superdirección”, en detrimento de las instituciones que operan conforme a las leyes General de Bienes Nacionales, Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos y su propia reglamentación interna.

Hubo rechazo también a la idea de que se otorgara al Centro Nacional de las Artes, las facultades de impartir estudios de licenciatura, posgrado y doctorados en materia cultural y artística, formular planes de estudios, y expedir constancias, certificados, títulos y diplomas, que corresponden por ley al INBA.

Además del sector cinematográfico, en el nuevo reglamento no se mencionan el Centro Cultural Tijuana, Educal, y Canal 22, que integraban la estructura del desaparecido Conaculta, así como el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas que se dijo estará adscrito a la nueva Secretaría de Cultura.

El reglamento entrará en vigor a partir de mañana y se espera que en breve la Secretaría de Cultura dé a conocer nuevos nombramientos.

Los trabajadores del sector cultural informaron por su parte que se encuentran analizando el contenido del documento oficial y fijarán su posición al respecto.

Comentarios

Load More