Padres de los 43 exigen a la PGR investigar vínculos del director de la AIC con Guerreros Unidos

Omar García Harfuch, nuevo secretario de Seguridad Ciudadana de la CDMX. Foto: Especial Omar García Harfuch, extitular de la Agencia de Investigación Criminal. Foto: PF

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Padres de familia de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en septiembre de 2014, exigieron a la Procuraduría General de la República (PGR) que abra una indagatoria contra el director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Omar Hamid García Harfuch, señalado de tener nexos con líderes de Guerreros Unidos (GU).

Al convocar a una manifestación frente a la PGR, los padres de los estudiantes desaparecidos retomaron lo publicado en la edición 2089 de Proceso, que revela los presuntos vínculos de García Harfuch con Sidronio Casarrubias, identificado por la PGR como líder de GU, cuando el funcionario fungía como coordinador estatal de Seguridad Regional de la Policía Federal en Guerrero, de diciembre de 2012 a octubre de 2014.

Los padres de los 43 elevaron su “más enérgica protesta” y exigieron una investigación de García Harfuch. “De otra forma no vemos cómo obtendremos verdad y justicia en el caso de los 43 normalistas y miles de desaparecidos en el país, si al frente de la Policía están funcionarios que conducen en la opacidad y corrupción”, señalan los padres en su convocatoria a la movilización.

Al invitar a un mitin político que se realizará este miércoles a las 11:00 horas frente a las instalaciones de la PGR, los padres cuestionaron:

“¿Cómo investigará con imparcialidad Omar Hamid García si es señalado de tener nexos con uno de los responsables de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa? ¿Qué confianza dará a las víctimas?”, cuestionaron.

Como lo informó Proceso, en el número en circulación, el nombre de García Harfuch y su teléfono, está inscrito como contacto en una libreta asegurada a Casarrubias Salgado, cuando fue detenido en octubre de 2014, y que forma parte del expediente integrado por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) por delincuencia organizada y portación de armas de uso exclusivo del Ejército.

Dicha información fue ocultada al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para el caso Ayotzinapa, creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la situación está siendo “analizada” por el Mecanismo de Seguimiento del órgano interamericano, de acuerdo con datos obtenidos por Proceso y una breve declaración de su presidente James Cavallaro, durante su visita a México para instalar el mecanismo de monitoreo del cumplimiento de las recomendaciones del GIEI.

García Harfuch fue nombrado al frente de la AIC, en sustitución de Tomás Zerón de Lucio, quien fue designado como secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, pese a ser señalado por el GIEI de realizar diligencias que no fueron incluidas en el expediente del caso Ayotzinapa, y estar bajo investigación de Visitaduría General de la PGR.

El presunto involucramiento de García Harfuch con Casarrubias se advierte en una resolución judicial a favor del líder de GU, emitida el 2 de septiembre pasado, por el juez segundo de Distrito de Procesos Penales en el Estado de México, Oscar García Vega, por la cual concede el auto de libertad “por falta de elementos para procesar” por delincuencia organizada, no así por portación de armas de fuego.

Entre la descripción de los objetos asegurados a Casarrubias, destaca una libreta negra estampada con los rostros de los Beatles, de 240, con diversas anotaciones, entre ellas una de la página 14 con la siguiente leyenda: “Omar García Harfuch, El Comisario de Gro. 5526-73-81-10”.

El ahora director de la AIC fue también mencionado al menos por su cargo por el depuesto gobernador Ángel Aguirre Rivero y el exfiscal de Guerrero, Iñaki Blanco, como uno de los integrantes del Grupo de Coordinación Guerrero que estuvo al tanto de la operación de los cárteles en la entidad, como GU y Los Rojos, y de su presunta colusión con autoridades municipales, como fue el caso del exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, en cuya gestión hubo cerca de 200 desapariciones denunciadas, de acuerdo con el GIEI.

Ante la relevancia del Grupo de Coordinación Guerrero, los padres y madres de los 43 pidieron a la entonces procuradora Arely Gómez en febrero pasado que se llamara a declarar a quienes integraron dicha instancia, entre ellos García Harfuch, diligencia que no se ha llevado a cabo.

Comentarios

Load More