Cué desbarrancó transición democrática, acusan partidos en sexto informe

Gabino Cué, exgobernador de Oaxaca. Foto: Octavio Gómez Gabino Cué, exgobernador de Oaxaca. Foto: Octavio Gómez

OAXACA, Oax. (apro).- El gobierno de Gabino Cué fue un fracaso que desbarrancó la transición democrática en la entidad, aseguraron legisladores de PRI, PT, Verde y Morena durante la entrega del último informe del gobernador aliancista.

Los partidos de oposición cuestionaron el que Cué Monteagudo “no diera la cara y asumiera personalmente la responsabilidad social, moral, política y legal por el estado de desastre en que entregará a Oaxaca dentro de tan sólo 15 días”.

Mientras que los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), que abanderaron a Cué para ganar la gubernatura en 2010, se limitaron a decir que no harán juicios sumarios.

La diputada de Morena, María de Jesús Melgar Vázquez, afirmó que a Cué “le quedó grande la silla, pareciera que cada gobernador de los últimos que hemos tenido, compite por pasar a la historia como el peor, y que los oaxaqueños nos vamos acostumbrando a decirles que es mucho pueblo de Oaxaca para tan poco gobernador”.

Y cuestionó que Cué haya enviado su informe por escrito y se haya refugiado en palacio de gobierno para recibir los afectos fingidos de sus funcionarios.

También aseguró que se olvidó el cambió prometido, que no estableció paz ni mucho menos progreso, un gobierno que llegó con una considerable legitimidad, la necesaria para lograr la recomposición del tejido social, sin embargo “muy rápido olvidó Gabino el discurso que pronunció en su toma de protesta, prometiendo que no habría impunidad para los funcionarios del gobierno corrupto que terminaba, y hoy es el que pide y pacta impunidad”.

Melgar Vázquez afirmó que la entidad vive una de las peores crisis en materia de seguridad pública, pues los constantes casos de ejecutados en la entidad así lo indican, mientras que la salud pública está padeciendo la voracidad de sus funcionarios y socios, quienes ahora son los nuevos ricos de Oaxaca.

Y fue más allá, al afirmar que el saqueo a las arcas de Oaxaca no es menor, debido que existe un escenario similar al de Veracruz con Javier Duarte, o de Sonora con Guillermo Padrés.

A su vez, el diputado del PT, Jesús Romero López, aseguró que Oaxaca no cambió aun cuando se gasten millones de pesos en campañas publicitarias.

El otrora impulsor de Cué ahora le recrimina el “fracaso de la alternancia que no se alcanzó para lograr la transición democrática, esperanza prometida tantas veces a los oaxaqueños pero que terminó representada por la permanente y acrecentada corrupción, ineficacia, ineficiencia, herencias de un pasado priista”.

En conclusión, fustigó, “el resultado catastrófico de Gabino Cué también es responsabilidad de toda nuestra clase política, hoy desorientada, anclada en una visión facciosa, en las cuotas de poder y no en un proyecto que todos debemos empujar para unir Oaxaca”.

También dijo que no hay cambio, y tan no lo hay que “el PRI regresó, y regresó dando impunidad a Gabino Cué, que para cualquier ciudadano queda claro que entregó el poder”.

Antes, la diputada del PVEM, Nallely Hernández García, denunció que en materia de deuda pública, de manera inaudita, el crecimiento de ésta en los últimos seis años fue de casi de 170%, mientras que la economía sólo aumentó 2.6%.

Además, Oaxaca se convirtió en la séptima entidad con más observaciones de la Auditoría Superior, las cuales sumaron un impacto económico de casi 9 mil millones de pesos, de acuerdo con la última revisión de la cuenta pública.

Por el PRI, la diputada Sofía Castro Ríos resaltó que “las cifras y datos duros del informe no sólo acreditan lo que la sociedad sabe: corrupción, opacidad, falta de resultados y falta de congruencia”.

También refirió que existe 66.8% de pobres en Oaxaca, lo que significa que predominó el reparto del poder y de la bolsa del dinero. “Hoy todos los oaxaqueños sabemos que ustedes llegaron al gobierno para repartirse el dinero del pueblo”.

Lugo dijo que en el “gobierno de la mezcolanza” de Cué Monteagudo predomino la corrupción, el endeudamiento, el reparto de los cotos y cuotas de poder, así como la opacidad.

En el caso del caso del proyecto del Metrobús, dijo que fue un fraude porque en el informe se reportan mil 129 millones de pesos para construir 8.2 kilómetros, un puente y 27 estaciones, sin embargo, aquél no se ha concluido.

Último informe

En su mensaje, Cué resaltó que “su gobierno nunca buscó imponerse por la fuerza y el autoritarismo; que privilegió siempre el diálogo, el consenso y la búsqueda de acuerdos, con la convicción de atender a todas y todos, sin condicionamientos ni exclusiones”.

Sin embargo, no mencionó los hechos del 19 de junio de Nochixtlán, donde un desalojo violento dejó al menos ocho muertos y más de 100 heridos.

Y presumió que a seis años de distancia y después de consolidarse como el primer gobierno de la alternancia, Oaxaca sí cambió, y él cumplió a cabalidad su compromiso de promover la paz y el desarrollo, “obedeciendo sin reserva alguna el mandato supremo del pueblo”.

En un mensaje en cadena estatal difundido a través de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión (Cortv), Cué reseñó los principales logros y acciones realizados a lo largo de los últimos seis años en materia de gobernabilidad, seguridad y procuración de justicia, desarrollo económico, turismo, infraestructura, desarrollo social, salud y educación.

Cué Monteagudo precisó que, a seis años de distancia, el gobierno de la alternancia cumplió con 96% de las metas y acciones plasmadas en el Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016, contando con la asesoría, el aval y la certificación de personal técnico del Banco Mundial, sin dar mayores detalles.

Sin mencionar obras, dijo que durante estos seis años se llevó a cabo “la mayor tarea constructiva de nuestra historia, llevando a todas las regiones de Oaxaca la infraestructura social y productiva, lo que ha impulsado el desarrollo económico y la generación de empleos”.

“A seis años de distancia, podemos afirmar con profundo orgullo que Oaxaca sí cambió”, afirmó el Ejecutivo estatal.

No obstante, Gabino Cué reconoció que seis años no bastan para resolver los profundos rezagos que han obstaculizado el progreso de nuestro estado, “sin embargo, podemos afirmar con certeza que con el esfuerzo de todos hemos logrado construir nuevos cimientos para el desarrollo social y económico de Oaxaca”.

Un ejemplo lo constituye, abundó, la posición del estado entre las diez entidades más seguras de México, como lo certifica el Sistema Nacional de Seguridad Pública; además del manejo responsable y transparente de las finanzas públicas, esta última dada a conocer por la prestigiada empresa calificadora internacional Standard & Poor’s.

Asimismo, el estado de Oaxaca se encuentra entre las entidades del país con mayor transparencia en el manejo y fiscalización de los recursos públicos, de acuerdo con evaluaciones realizadas por el Banco Mundial, por el Instituto Mexicano para la Competitividad, así como por las secretarías de la Función Pública y de Hacienda del gobierno federal.

Sin mencionar su ruptura con la sección 22 de la CNTE, Cué hizo énfasis en la gratitud a la administración del presidente Enrique Peña Nieto, por el respaldo solidario y generoso que a lo largo de su mandato ha dispensado a Oaxaca.

Finalmente, Gabino Cué deseó al gobernador electo Alejandro Murat Hinojosa el mayor de los éxitos, ya que “tengo una fe inquebrantable en el futuro del Oaxaca, porque conozco su potencial; y porque sé del enorme talento y capacidad que distingue a nuestra gente, a quienes reitero mi gratitud y amistad por su alta contribución al proyecto de transformación que juntos impulsamos”.

Comentarios

Load More