Banxico decidirá mañana aumento a tasa de interés para detener volatilidad del peso

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. Foto: Germán Canseco El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Junta de Gobierno del Banco de México decidirá mañana en cuánto sube la tasa de interés de referencia –que hoy está en 4.75%– para detener la extrema volatilidad del tipo de cambio, que hoy cerró en casi 20.34 pesos por dólar al mayoreo (interbancario) y en 20.72 en ventanillas bancarias.

El gobernador del banco central, Agustín Carstens, ya había anunciado desde el miércoles 9 –al día siguiente del triunfo electoral de Donald Trump, ya presidente electo de los Estados Unidos– que en la próxima reunión de la Junta de Gobierno de la institución que dirige la política monetaria del país, este jueves 17 sesionaría “para consideraciones de política monetaria”.

Ningún especialista, de dentro y fuera del país, duda que Banxico subirá la tasa de interés mañana. La duda es en cuánto. Los pronósticos van desde 50 puntos base hasta los 200; es decir, desde medio punto hasta dos puntos porcentuales, lo que implica que la tasa de fondeo bancario quedaría en un rango de entre 5.25% y 6.75%.

Según la ortodoxia económica, la subida de los tipos de interés es necesaria para retener capitales por la vía de ofrecer un mayor rendimiento. Es decir, se busca frenar la demanda de dólares para que baje el tipo de cambio y no tenga un impacto fuerte en los precios.

Sin embargo, los efectos del alza en la tasa de interés pueden ser graves para la economía nacional. La calificadora internacional Moody’s Investors Service hizo hoy esta consideración:

“El golpe que recibió el peso mexicano desde la elección (de Trump, en Estados Unidos) puede generar inflación y provocar que el banco central tenga que endurecer aún más su política monetaria. La combinación de tasas más elevadas y un sentimiento más negativo de los inversionistas, generará vientos en contra adicionales para la economía”.

También: “La expectativa de un incremento en las tasas de interés en medio de un entorno económico de bajo crecimiento también podría afectar la capacidad de los deudores para pagar sus deudas, incrementando así el riesgo de activos de los bancos. Específicamente, esto afectaría al segmento minorista de rápido crecimiento, el cual representa alrededor de 35% del total de la cartera de créditos”.

Este miércoles el grupo financiero Citibanamex también pronosticó que el Banco de México subirá mañana su tasa de interés a 5.75% (50 puntos base), “ante la incertidumbre que azota a los mercados financieros tras la victoria electoral de Donald Trump”.

La de mañana será la cuarta subida de la tasa de interés en el año. En febrero, Banxico la subió de 3.25% a 3.75%; en junio, a 4.25%, y en septiembre a 4.75%.

Y, sin embargo, los ataques contra el peso no cesaron gran cosa. El 4 de enero el dólar interbancario cerró en 17.3310 pesos, y ayer en 20.3380, un aumento de 3.007 pesos en lo que va del año, que quiere decir una depreciación del peso de 17.35%.

La semana pasada, durante y después de los comicios presidenciales en Estados Unidos, el tipo de cambio experimentó una gran volatilidad. En algún momento de la jornada cambiaria del pasado viernes 11, el dólar se cotizó hasta en 21.27 pesos, aunque al cierre terminó en 20.95 pesos.

Habrá que ver mañana en cuánto sube la tasa de interés el Banco de México que, por otra parte, cualquiera que sea ese aumento quedará en niveles cercanos a los de 2009, el año de la gran crisis financiera internacional.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso