Pese a tormenta, Hacienda mantiene pronóstico de crecimiento de 2.3%

Meade se pasea por el Centro Histórico de la CDMX. Foto: Octavio Gómez Meade se pasea por el Centro Histórico de la CDMX. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Secretaría de Hacienda no cede. No se resigna a reconocer lo que todo mundo da por hecho: que la economía mexicana sigue en picada.

En efecto, mientras todos los especialistas, de dentro y fuera del país, han estado ajustando a la baja sus pronósticos para el crecimiento económico de México en este año –la mayoría anda sobre el 2.1%; los más bajos, el Banco de México, con 2.05, y BBVA Bancomer con 1.8%–, la dependencia se mantuvo hoy en el rango que estableció desde el 1 de agosto pasado, de entre 2 y 2.6%, para un promedio de 2.3%.

En cambio, este mismo miércoles, el Banco de México bajó su intervalo de junio pasado, de entre 1.7 y 2.5% –promedio de 2.1%–, a otro de entre 1.8 y 2.3%, con un promedio de crecimiento económico de 2.05% para este año.

Hacienda y el banco central reaccionaron así a la información definitiva del Producto Interno Bruto, que difundió desde las 8 de la mañana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en la que señala que en el tercer trimestre de este año el PIB creció 1% respecto del trimestre anterior, y 2% en relación con el tercer trimestre de 2015. En el primer caso, con datos desestacionalizados; en el segundo, en su serie original, es decir, sin considerar efectos de calendario y estacionales.

Poco más de dos horas después de la información del Inegi, la Secretaría de Hacienda ofreció su habitual conferencia de prensa sobre la “Evolución económica reciente y pronósticos del PIB”.

La subsecretaria del ramo, Vanessa Rubio Márquez, repitió los datos que había dado el Inegi: crecimiento del PIB a tasa anual de 2% y trimestral de 1% en el global; por actividades: primarias, 5.3% anual y 2% trimestral; secundarias (industria), -0.8% anual y 0.1% trimestral; terciarias (servicios y comercio), 3.4% y 1.4%, respectivamente.

“De esta manera, la economía mexicana creció 2.3% real durante el periodo enero-septiembre”, dijo Rubio Márquez.

A pregunta expresa sobre por qué la SHCP no modificó su estimado de crecimiento para este año, cuando en los últimos días y semanas todas las instituciones financieras y los expertos en análisis macroeconómico, nacionales y extranjeros, han estado bajando sus proyecciones, la subsecretaria rechazó, primero, que la SHCP esté siendo “optimista”. Más bien, dijo, “estamos siendo realistas”.

Argumentó:

“No tenemos ningún elemento que nos haga, hoy por hoy, pensar en una posición distinta respecto de la expectativa de crecimiento de este año.

“Tenemos un crecimiento acumulado de 2.3% en lo que va del año. Crecimos más este trimestre que el trimestre anterior. Entonces realmente no hay nada materializado (respecto de los efectos por el triunfo de Donald Trump en las recientes elecciones presidenciales de Estados Unidos) por lo cual nosotros tuviéramos que modificar esta expectativa en estas circunstancias, en esta coyuntura”.

En suma, dijo, “no tenemos ningún otro indicador tangible ni material que nos haga que revisemos estas expectativas de crecimiento. Por el contrario, reitero, estamos creciendo durante lo que va del año a 2.3% y hemos crecido más este trimestre que el trimestre anterior. Entonces, las expectativas, por lo pronto, se mantienen como las planteamos”.

Muy distinta fue la posición del Banco de México, en la presentación de su informe trimestral sobre inflación, este miércoles. Argumentó así su revisión a la baja de su pronóstico de crecimiento económico para este año:

“Si bien se continúa anticipando una recuperación de la economía global, las perspectivas de crecimiento y de comercio a nivel mundial han continuado revisándose a la baja.

“Además, el resultado del proceso electoral de Estados Unidos incrementó el riesgo de instrumentación de políticas que obstaculicen el comercio exterior y la inversión extranjera en nuestro país. Por otra parte, en el ámbito interno, las previsiones de producción de petróleo crudo se ajustaron a la baja. Lo anterior sugiere que el crecimiento del PIB de México en los próximos trimestres podría ser menor a lo previsto en el Informe anterior.

“No obstante, cabe señalar que el escenario central de crecimiento económico presentado en este Informe considera que, en buena medida, prevalecerá el buen funcionamiento de la relación comercial entre México y Estados Unidos y que el ajuste en los mercados financieros continuará siendo relativamente ordenado.

“Así, se prevé que para 2016 en su conjunto, el PIB de México crezca entre 1.8 y 2.3% (entre 1.7 y 2.5%% en el Informe precedente)”.

Y para 2017, Banxico también revisó a la baja su intervalo de pronóstico de crecimiento del PIB a uno de entre 1.5 y 2.5%, con un promedio de 2%, desde el intervalo previo de entre 2 y 3% –2.5% en promedio– del informe anterior, el pasado 31 de agosto.

Pero Hacienda ve la tormenta y no se hinca: tampoco para 2017 cambió su pronóstico de crecimiento y lo dejó en el mismo intervalo de agosto: entre 2 y 3%.

Comentarios

Load More