El control de los puertos, un “regalo” para la Semar

El secretario de la Marina Armada de México, el almirante Vidal Soberón Sanz. Foto: Benjamín Flores El secretario de la Marina Armada de México, el almirante Vidal Soberón Sanz. Foto: Benjamín Flores

Después de ocho meses de cabildeo, la Secretaría de Marina tendrá el control de las capitanías portuarias del país. El miércoles 23, el Senado aprobó en comisiones la iniciativa presidencial que traspasa esa potestad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a la Armada. Los legisladores que se oponen a esa propuesta –que aún no valida el pleno– critican la maniobra y exponen que los marinos no han controlado la llegada y salida de drogas y contrabando; y ahora tendrán que proteger a las naves de las corporaciones trasnacionales que arriben al país.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El miércoles 23, Día de la Armada de México, el Senado decidió hacerle un regalo especial a la Secretaría de Marina (Semar): por 18 votos a favor y sólo uno en contra, las comisiones de Comunicaciones y Transportes, la de Marina y la de Estudios Legislativos Segunda aprobó la iniciativa del Ejecutivo federal para que las 110 capitanías de puerto pasen de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) al control de la Armada.

Pero detrás de esta aparente reorganización administrativa por razones de seguridad, está no sólo el componente militar, sino una condición de las empresas trasnacionales que firmaron contratos con Pemex para que las blinden contra los eventuales ataques de los grupos del crimen organizado.

Representantes del sector marítimo, opuestos al traspaso de la operación de los puertos mexicanos de la SCT a la Semar, aseguran que si realmente quisiera combatir la llegada y salida de cargamentos de drogas y contrabando, la Marina hubiera pedido que les asignaran el control de las aduanas y no de las capitanías de puerto.

Prueba de ello, es que en los puertos de Manzanillo, Colima, y Lázaro Cárdenas, Michoacán, sigue entrando y saliendo mercancía ilícita, a pesar de que desde hace dos años son operados por miembros de la Marina.

“Por si fuera poco, la deficiente operación de los capitanes de puerto, los contralmirantes Antonio Vargas Aguirre, de Lázaro Cárdenas, y Marcelino Tapia Minjares, de Manzanillo, provocó que –de acuerdo con cifras de la SCT–, en 2015 el arribo de barcos extranjeros bajara 12%; contrario a Altamira, Tamaulipas, y Coatzacoalcos, Veracruz, operados aún por civiles, en donde se incrementó”.

En ello coinciden el secretario general de la Orden de Capitanes y Pilotos Navales de la República Mexicana, Ismael García Muñoz, y el representante de la Unión Nacional de Transportes Campesinos, Salvador Rivera, quienes en entrevistas por separado exponen los abusos que ha cometido la Marina en la operación de esos puertos.

En ambos, además, la Administración Portuaria Integral (API) también es ejercida por marinos: en Lázaro Cárdenas por el almirante Jorge Luis Cruz Ballado, mientras que en Manzanillo está el contralmirante Alejandro Miranda Oceguera.

(Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2091, ya en circulación)

Comentarios

Load More