Remueven de la comandancia en Acapulco al general Alejandro Saavedra

General Ángel Saavedra. Foto: Miguel Dimayuga General Ángel Saavedra. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Dos años después de que asumiera el mando de la comandancia de la IX Región en Acapulco, que comprende las zonas militares en que se divide el estado de Guerrero –la 27 y la 35–, el general de división Alejandro Saavedra Hernández deja el cargo en medio de la peor crisis de violencia en la entidad en los años recientes.

En las últimas dos semanas hubo una ola de secuestros en San Jerónimo el Grande, así como el hallazgo de fosas clandestinas hace unos días en Zitlala, donde fueron exhumados 32 cuerpos y nueve cabezas; entre el domingo 20 y el lunes 21 se registraron 30 muertes y el jueves 24 hubo un enfrentamiento entre policías comunitarios de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero y del Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero, en Tierra Colorada.

Los padres de los 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa, señalan a Saavedra Hernández de ser uno de militares clave para saber qué ocurrió la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala.

Por esos días, el militar era comandante de la 35 Zona Militar en Chilpancingo y tenía bajo su jurisdicción al 27 Batallón de Infantería. En la línea de mando, era el superior jerárquico del entonces coronel José Rodríguez Pérez, comandante de esa unidad, cuyos integrantes fueron señalados por los estudiantes de haberlos amedrentado, golpeado y fotografiado la noche del ataque.

Nombrado en octubre de 2015 como coordinador de la nueva estrategia de seguridad en Guerrero, Saavedra poco hizo para contener la violencia que se apoderó de caminos y municipios en las regiones de Tierra Caliente, Montaña Baja y Centro de la entidad.

Las disputas sangrientas entre grupos delincuenciales por las zonas de producción y trasiego de droga –Guerreros Unidos, Los Rojos, Los Ardillos y La Familia Michoacana– tiene a los soldados como “testigos pasivos”, a decir de activistas proderechos humanos.

El cargo que Saavedra deja vacante será ocupado a partir del próximo 1 de diciembre por el general de división Germán Javier Jiménez Mendoza, quien se traslada de la comandancia de la VII Región Militar, con sede en Tuxtla Gutiérrez, y cuya jurisdicción comprende las zonas militares de Chiapas y Tabasco.

Enroques

El 1 de diciembre, cuando inicie el quinto año de su gestión como titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el general Salvador Cienfuegos Zepeda habrá hecho cambios de mando en ocho regiones militares, en la comandancia del Primer Cuerpo del Ejército y en diversas áreas del Estado Mayor de la Defensa, de acuerdo con un documento del miércoles 23 consultado por Proceso.

Los relevos incluyen dos enroques. En la I Región Militar, con sede en Palacio Nacional y que comprende la capital del país, el Estado de México, Morelos e Hidalgo, fue nombrado el general de división Uribe Toledo Sibaja, quien viene de Torreón, donde estuvo al frente de la XI Región, que abarca también Chihuahua.

Sustituye al divisionario Gerardo Rubén Serrano Herrera, quien ocupará la comandancia en la capital de Coahuila.

En la III Región Militar, que abarca los estados de Sinaloa y Durango –sede de las operaciones contra el narco donde el Ejército registró cinco bajas en una aparatosa emboscada el pasado 30 de septiembre en Culiacán– fue designado el general Juan Ernesto Antonio Bernal Reyes, quien estuvo en Oaxaca al frente de la VIII Región castrense, comandancia que será ocupada por el divisionario Alfonso Duarte Mújica, quien abandona territorio sinaloense.

De los seis militares recién ascendidos al grado de general de división el domingo 20, cuatro asumen nuevas encomiendas.

Raúl David Guillén Altúzar deja la comandancia de la 37 Zona Militar en Santa Lucía, Estado de México, y asume la titularidad del estratégico Primer Cuerpo del Ejército, con sede en el Campo Militar número uno.

Su colega José Ricardo Bárcena Rosiles, abandona la comandancia de la Segunda Zona Militar en Tijuana, a donde llegó en enero pasado en medio de la peor ola de violencia que sacude a la ciudad, para ocupar la dirección de Industria Militar.

El general Luis Alberto Brito Vázquez deja la dirección general de personal de la Sedena para ocupar el mando de la VII Región Militar en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Y Javier Cruz Rivas sale de la comandancia de la 15 Zona, en Zapopan, Jalisco, para asumir el mando de la IV Región Militar en Monterrey, con jurisdicción en Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí.

Después del de Guerrero, quizá el cambio más significativo sea el de la XII Región Militar con sede en Irapuato y con responsabilidad en los estados de Guanajuato, Querétaro y Michoacán. El general Pedro Felipe Gurrola Ramírez dejará el cargo para asumir la dirección general de personal de la Sedena. Su lugar lo ocupará el divisionario Miguel Ángel Patiño Canchola, quien se despide de la titularidad de la IV Región Militar para regresar a una zona del país que ya conoce.

Patiño Canchola estuvo al frente de la 43 Zona Militar en Apatzingán, en los meses en que surgieron los grupos de autodefensa encabezados por el doctor José Manuel Mireles, con quien tuvo una abierta disputa. Fue quien se encargó de diseñar el plan de seguridad que tiempo después puso en marcha Alfredo Castillo Cervantes cuando fue comisionado de seguridad en Michoacán.

Comentarios

Load More