Entregan Premio La Catrina en memoria de Naranjo en la FIL

GUADALAJARA, Jal. (proceso.com.mx).- Como un acto de homenaje al caricaturista Rogelio Naranjo, colaborador de Proceso, quien falleció el pasado 11 de noviembre, se entregó en su memoria el Premio La Catrina, otorgado por la Feria Internacional del Libro (FIL) y el Centro Universitario de Arte Arquitectura y Diseño (CUAAD), del cual ya había sido merecedor en 2008.

“Para hacer el trabajo que hacía Rogelio Naranjo se necesitaba tener valentía (…) Él causó muchos enojos, muchos berrinches a los presidentes de México (…) una acción política necesaria para el país, Naranjo abrió ese camino”, expresó el caricaturista Bulmaro Castellanos, mejor conocido como Magú, en un emotivo discurso.

Castellanos, ganador de La Catrina en 2011, expresó también su afecto por el trabajo de Naranjo, en especial el realizado en el libro Los presidentes en su tinta (1998), un compendio de su obra publicada a lo largo de 1445 números en la revista fundada por Julio Scherer.

Por su parte, Rafael Barajas Durán El Fisgón, Premio Nacional de Periodismo en México, y acreedor de La Catrina en 2010, dijo en entrevista exclusiva: “(Naranjo) deja un obra importante, pero además un espíritu crítico muy fuerte (…) todo eso es tangible”.

Posteriormente, se mostró en video una semblanza del fallecido caricaturista, situación que provocó los aplausos del público asistente y se hizo entrega del reconocimiento a Ericka Martínez, viuda del caricaturista, quien, al borde de las lágrimas, subrayó: “Rogelio no tenía una vena humorística, tenía la sangre llena de humor y mala leche, la transpiraba por cada poro de su piel”.

Del trabajo realizado por Naranjo, Carlos Monsiváis dijo en 1998 durante la presentación de Los presidentes en su tinta: “nos acerca de nuevo a la fantasía, los presidentes, desgraciadamente, son reales, pero Naranjo, al no reconocerles mérito alguno, les envía a un espacio equidistante del gobierno y de la sociedad”.

Otros caricaturistas reconocidos con el galardón han sido Francisco Paco Calderón, Maitena y Quino.

Comentarios