Alerta roja en China, ante el peor episodio de contaminación del año

Una mujer que lleva una mascarilla camina en un puente peatonal de Beijing mientras la capital de China está envuelta por una gruesa nata de esmog. Foto: AP / Andy Wong Una mujer que lleva una mascarilla camina en un puente peatonal de Beijing mientras la capital de China está envuelta por una gruesa nata de esmog. Foto: AP / Andy Wong

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Gran parte de China cumplió este miércoles su sexto día en alerta debido a una nube tóxica, lo que obligó al cierre de empresas contaminantes y la circulación controlada de vehículos para mejorar la calidad del aire.

Según las autoridades ambientales, este es el peor episodio de contaminación atmosférica del año.

Más de 40 ciudades, la mayoría en el noreste del país asiático, permanecen en alerta por la fuerte polución en el aire, según la agencia estatal de noticias Xinhua, citada por Notimex.

De esas localidades, 22 están en alerta roja al haber superado con creces los límites considerados seguros para la salud.

Beijing, la capital, entró hoy en el sexto día en alerta roja, tras haber emitido la semana pasada la advertencia por contaminación del aire y la grave niebla tóxica que invade la ciudad.

Los habitantes que salieron a las calles lo hicieron con mascarillas, ante un intenso y penetrante olor a carbón.

En el caso de Beijing, se han cerrado 700 industrias pesadas, incluyendo una refinería de la petrolera estatal Sinopec, para controlar sus humos tóxicos.

Cientos de inspectores del gobierno patrullaron Beijing el miércoles para hacer cumplir las prohibiciones temporales y asegurarse de que los autos con matrículas pares sean los únicos en circulación.

Con la neblina tóxica que afecta a la capital, la ciudad costera de Tiajin, y la provincia de Hebei, el Ministerio del Medio Ambiente hizo un llamado para coordinar las medidas contra la emisión de gases tóxicos así como detener la producción industrial y la circulación de autos.

De acuerdo con Notimex, muchos rascacielos de Beijing simplemente desaparecieron en la bruma gris, mientras los pasajeros que llevaban máscaras se dirigían a sus trabajos.

El índice de calidad del aire (AQI) en el principal distrito de producción de acero de Fengnan en la ciudad de Tangshan, provincia de Hebei, seguía siendo tan alta como 578 el miércoles por la mañana.

Las alertas rojas se emiten cuando se prevé el AQI superará los 200 durante más de cuatro días seguidos, 300 durante más de dos días o 500 durante al menos 24 horas.

La concentración de PM 2.5, considerado el más peligroso para la salud humana, llegó a 423 microgramos por metro cúbico en el centro de Beijing a partir de las 13:00 horas locales, de acuerdo con el Centro Municipal de supervisión de entorno de Beijing.

Eso es más de 16 veces el nivel recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en una exposición durante un periodo de 24 horas.

Un indicador en la embajada de Estados Unidos mostró el nivel de contaminación en 396 a partir de las 13:00 horas locales y tan alto como 490 ayer martes.

Se espera que los cierres de emergencia de las centrales eléctricas, fábricas de acero y los puertos para reducir la contaminación presionen a los precios del carbón. China es el mayor consumidor mundial de carbón y el invierno es la temporada de alta demanda.

Desde lo alto de una colina en el parque de Jingshan, usualmente un lugar perfecto para contemplar las vistas de la Ciudad Prohibida, una multitud de turistas con mascarillas intentan divisar el palacio imperial, que quedó oculto bajo el intenso esmog.

La alerta roja por contaminación del aire en Beijing entró en vigor el 15 de diciembre, al igual que las restricciones para la circulación de vehículos privados (sólo se permite que circulen días alternos dependiendo de si el número de la matrícula es par o impar).

Según reportes de Xinhua, se prevé que Beijing suspenda la alerta roja por contaminación esta noche pues el aire frío comenzó a dispersar el esmog que ha afectado a la ciudad durante varios días.

Comentarios

Load More