Revisión del TLCAN será prioridad; Trump “no va a esperar”, reitera vocero

Sean Spicer, portavoz de Trump. Foto: AP / Cliff Owen Sean Spicer, portavoz de Trump. Foto: AP / Cliff Owen

WASHINGTON (apro) – La revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) será una de las primeras acciones ejecutivas que llevará a cabo Donald Trump, inmediatamente después de asumir la presidencia de Estados Unidos, confirmó el equipo de comunicaciones del todavía mandatario electo.

“Está el compromiso, la revisión del TLCAN será una de las primeras acciones ejecutivas que tomará (Trump)”, declaró Sean Spicer, el próximo secretario de Prensa de la Casa Blanca.

Trump, quien este viernes 20 tomará juramento como el presidente número 45 de los Estados Unidos en las escalinatas del Congreso federal, podría emitir una orden ejecutiva para iniciar la revisión del acuerdo comercial norteamericano firmado con México y Canadá.

“No va esperar, la orden la emitirá muy pronto”, adelantó Spicer, en su primera conferencia de prensa en Washington, antes de asumir formalmente el papel de vocero presidencial.

Desde que era candidato presidencial, Trump prometió a su base electoral que una de sus prioridades como jefe del ejecutivo sería la renegociación del acuerdo comercial con México, al que califica de ser el más desfavorable para los intereses económicos de su país.

En caso de no estar de acuerdo con el resultado de la revisión, Trump amenaza incluso con abrogar el compromiso tripartita.

“Necesitaremos del apoyo de los demócratas en el Congreso, pero (Trump) firmará la orden ejecutiva para iniciar pronto el proceso” de revisión y eventual negociación, acotó Spicer.

El todavía presidente electo responsabiliza al TLCAN de la fuga de empleos y capitales estadunidenses a México. En semanas recientes Trump amenazó a empresas manufactureras y de la industria automotriz con imponerles mayores impuestos fronterizos (aranceles) si no desistían de sus proyectos de abrir plantas en territorio mexicano.

Algunas multinacionales estadunidenses del sector automotriz, como General Motors y Ford Motor Company, claudicaron ante las amenazas de Trump y anunciaron la cancelación de proyectos de expansión en México.

Comentarios

Load More