Contraloría frena operación fraudulenta autorizada por el exgobernador oaxaqueño Gabino Cué

Gabino Cué, exgobernador de Oaxaca. Foto: Octavio Gómez Gabino Cué, exgobernador de Oaxaca. Foto: Octavio Gómez

OAXACA, Oax. (apro).- La Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental detuvo una operación fraudulenta que autorizó el gobierno anterior para la compra-venta de terrenos para vivienda en Huatulco.

Gabino Cué Monteagudo firmó el contrato a sólo cuatro días de entregar la gubernatura, en un negocio que podría haberle redituado 90 millones de pesos.

El contralor José Ángel Díaz Navarro detectó que el Fideicomiso para el Desarrollo Logístico del estado de Oaxaca (Fidelo) realizó la venta de 20 hectáreas de terrenos en Huatulco a 50 pesos el metro cuadrado, cuando el valor real es de entre 500 y mil pesos.

De acuerdo con el funcionario estatal, después de haber identificado las irregularidades en diciembre de 2016, la nueva administración del Fidelo informó a la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental que había instruido a Nafin –la fiduciaria– a detener todos los trámites de la operación mientras se analizan las condiciones de compra-venta, debido a que se detectó un valor de venta mucho menor al valor de mercado.

También se consultó a Unidades de Valuación Certificadas por la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), con lo que –apuntó– podría considerarse un valor aproximado de por lo menos 500 pesos por metro cuadrado (100 millones de pesos por las 20 hectáreas), con lo cual habría un detrimento de 90% en el patrimonio del fideicomiso en caso de concretarse la compra-venta.

Díaz Navarro explicó que el Fidelo, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Turístico, trató de vender los terrenos a la empresa Prefabricados Habitat, SA de CV, con dirección Mirador de Tequisquiapan 60, Colonia El Mirador, municipio El Marqués, en el estado de Querétaro, cuyo representante legal es Gerardo Ángeles Bustos.

Detalló que el inmueble consta de 20 hectáreas en breña dentro del sector Ampliación V2, ubicado en el Centro Integralmente Planeado de Santa María Huatulco, cuyo importe total ascendía a 10 millones de pesos, pero Fidelo sólo pagó dos millones de pesos al municipio de Santa María Huatulco por el cambio de uso de suelo de la reserva.

En enero de 2013, añadió, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) donó el inmueble al municipio de Santa María Huatulco, y en diciembre de ese mismo año se formalizó la donación de dicha propiedad a favor de Fidelo.

Tres años después, en agosto de 2016, el Comité Técnico del Fideicomiso indicó que el terreno sólo podría destinarse al desarrollo de vivienda, y contrató los “servicios profesionales” para la elaboración del avalúo (con número AVA-PART-026/2016), determinando un valor de 50 pesos por metro cuadrado.

Cinco días antes de concluir el gobierno de Gabino Cué –el 25 de noviembre de 2016–, el Fidelo autorizó la intención de compra de la empresa Prefabricados Habitat, SA de CV por la cantidad de 10 millones de pesos, y el 29 de noviembre la empresa realizó depósito por la cantidad indicada.

Sin embargo, ante las inconsistencias en el avalúo y por acuerdo en la primera sesión extraordinaria de 2017, el Comité Técnico de la nueva administración autorizó la contratación de una Unidad de Valuación certificada por la SHF para la elaboración de un nuevo avalúo, con el fin de conocer el valor real del inmueble.

Cabe mencionar que el Fidelo estuvo directamente involucrado en los trabajos de modernización del Auditorio Guelaguetza, las obras de mejoramiento vial y equipamiento urbano, la edificación del estacionamiento para 600 vehículos y la fallida construcción del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca (CCCO) en el cerro del fortín.

A raíz de esos negocios que favorecían al amigo del exgobernador y entonces secretario de Turismo, José Zorrilla, los pintores Francisco Toledo y Sergio Hernández denunciaron el “pernicioso maridaje entre políticos, empresarios y hombres de negocios”.

Asimismo, señalaron que los “juniorciques” (hijos de caciques) llegaron al gobierno para “chingarse el dinero del pueblo” con negocios irregulares como la construcción del Centro de Convenciones que pretendán edificar a un costado del Hotel Victoria, del que es accionista el exsecretario de Turismo.

Tras las denuncias, los artistas fueron amenazados, hostigados y descalificados mediante una campaña de linchamiento mediático por oponerse a la “mole” en el Cerro del Fortín.

Finalmente, Cué Monteagudo tomó la determinación de cambiar la sede del Centro Cultural y de Convenciones que beneficiaba a José Zorrilla y que le generó una confrontación directa con Toledo y Hernández.

Comentarios

Load More