Economía se desaceleró en cuarto trimestre de 2016: Inegi

José Antonio Meade, titular de la SHCP. Foto: Octavio Gómez José Antonio Meade, titular de la SHCP. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el cuarto trimestre de 2016, la economía mexicana se desaceleró: apenas creció 0.6%, en cifras desestacionalizadas, respecto del tercer trimestre, lapso en que el Producto Interno Bruto (PIB) creció casi 1% en relación al trimestre previo.

Así lo dio a conocer hoy el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) al difundir la estimación oportuna del PIB al cuarto trimestre de 2016. El dato definitivo lo dará a conocer el próximo 22 de febrero.

También informó que en su serie original, es decir, sin considerar efectos estacionales o de calendario, el PIB creció 2.2%, en términos anuales, en el cuarto trimestre del año pasado.

Con esa cifra se confirma el comportamiento errático, pero predominantemente a la baja, que había estado experimentando la economía nacional desde el primer trimestre del 2015. En ese periodo, la economía creció 2.8% anual; en el segundo trimestre de 2015 aumentó 2.5% anual; en el tercero se recuperó a 2.8% y en el cuarto cayó a 2.4% anual.

Para el primer trimestre de 2016, la actividad productiva del país repuntó de manera magra: 2.6% anual; en el segundo trimestre se estancó en la misma cifra: 2.6%; en el tercero, una caída de casi media punto porcentual: creció 2% anual; y, por último, en el último trimestre de 2016, otro repunte marginal: creció 2.2% anual.

Sin embargo, la misma información desagregada del Inegi, contenida en su página electrónica, señala que si a la serie original anual, se le quitan todos los efectos estacionales y de calendario, el crecimiento de la economía en el cuarto trimestre fue de 2.2% anual, pero si a este dato se le suman los registrados en los otros tres trimestres del año –2.3% anual el primero; 1.5% el segundo y casi 2% el tercero–, da un crecimiento promedio en el año de 2%.

Es decir, casi tres décimas menos que el crecimiento que se observa si sólo se toma la serie original, sin desestacionalizar. En este último caso, que es la forma en que la Secretaría de Hacienda publicita el dato de crecimiento del PIB –es la cifra más alta y más vistosa–, para llegar a la cifra de un crecimiento anual de 2.3% del PIB en 2016, hay que tener en cuenta que en el primer semestre del año pasado la economía creció 2.6%; en el segundo, también 2.6%, en el tercero 2% y en el cuarto, 2.2%.

Pero aquí vale la pena apuntar el significado del término “desestacionalizar”, y su importancia –porque Hacienda lo omite para dar cifras más optimistas– con palabras del propio Inegi, el cual define así los “efectos estacionales”:

“Son efectos periódicos que se repiten cada año y cuyas causas pueden considerarse ajenas a la naturaleza económica de las series, como son las festividades, el hecho de que algunos meses tienen más días que otros, los periodos de vacaciones escolares, el efecto del clima en las diferentes estaciones del año, y otras fluctuaciones estacionales como, por ejemplo, la elevada producción de juguetes en los meses previos a la Navidad provocada por la expectativa de mayores ventas en diciembre.

“Las cifras desestacionalizadas también incluyen el ajuste por los efectos de calendario (frecuencia de los días de la semana y, en su caso, la Semana Santa y año bisiesto)”.

Así, entonces, la cifra más realista del comportamiento de la economía el año pasado es la de 2% y no la de 2.3% que festinó ayer la Secretaría de Hacienda.

Su titular, José Antonio Meade, en la plenaria de los senadores del PRI, sólo hizo mención de ese 2.3%. “Es una buena cifra”, “alentadora”, “en promedio un poco por arriba de lo que esperaban los analistas”, dijo.

Comentarios

Load More